La imagen
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Una pesadilla

Un camión con ataúdes pasa junto a una pancarta del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega y su esposa, Rosario Murillo, colocada en una clínica móvil, en de noviembre de 2021 en Masaya.
Un camión con ataúdes pasa junto a una pancarta del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega y su esposa, Rosario Murillo, colocada en una clínica móvil, en de noviembre de 2021 en Masaya.Oswaldo Rivas (AFP)

Lo de Daniel Ortega y su señora, Rosario Murillo, en Nicaragua, tiene, como todas las historias de terror, un lado cómico. Un lado cómico siniestro, claro, porque la mayor parte de las risas son de carácter pánico. El azar ha querido que coincidieran en el tiempo y en el espacio un camión cargado de féretros, una valla publicitaria de la fatal pareja y un fotógrafo. El resultado es el que observan: los aciagos cónyuges parecen despedir a los muertos con una alegría incontenible. A los muertos que matan ellos, se entiende, y, por extensión, a los exiliados, a los encarcelados, a los torturados y represaliados por su régimen. Significa que al azar, con frecuencia, le gusta el sentido. El azar construye historias un poco al modo en el que las construyen los sueños: tomando de aquí y de allá materiales que en principio no tienen nada que ver entre sí, pero una vez armados explican la vida con una eficacia sorprendente.

No son pocos los novelistas y directores de cine que han intentado levantar sus historias con materiales extraídos del universo onírico. Pero la metodología del sueño se resiste a funcionar en la vigilia. La lógica significativa del lado de allá resulta intranscendente en el de acá. Sin embargo, hay ocasiones (raras) en las que uno, incluso hallándose despierto, vive la realidad como si estuviera dormido. Sucede en los momentos más inesperados: en el metro, en el autobús, al atravesar una calle, o al abrir un periódico y tropezar con esta instantánea que mueve al mismo tiempo a la carcajada y al espanto. Daniel Ortega y Rosario Murillo, ahí los tienen, felices.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS

Sobre la firma

Juan José Millás

Escritor y periodista (1946). Su obra, traducida a 25 idiomas, ha obtenido, entre otros, el Premio Nadal, el Planeta y el Nacional de Narrativa, además del Miguel Delibes de periodismo. Destacan sus novelas El desorden de tu nombre, El mundo o Que nadie duerma. Colaborador de diversos medios escritos y del programa A vivir, de la Cadena SER.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS