La promesa sostenible de los cosméticos sin agua

Las fórmulas ‘waterless’ se convierten en una alternativa para generar menor impacto ambiental. Productos que utilizan menos envases y menos conservantes

Las Coleccionistas

El acceso al agua potable es un derecho humano reconocido en 2010 por Naciones Unidas, entidad que calcula que unos 2.000 millones de personas —aproximadamente uno de cada cuatro habitantes del planeta— no lo pueden ejercer actualmente. El agua es un bien esencial y también escaso. “Muchos expertos aseguran que se trata del recurso que más se revalorizará en el futuro, ya que su oferta es limitada y su demanda únicamente puede aumentar”, asegura Marina Cerdá, directora de comunicación de Germaine de Capuccini. En la mayoría de los cosméticos, el agua es el componente mayoritario e influye en la estabilidad del producto. Aun así, en el sector de la belleza, que está inmerso en un proceso de búsqueda de soluciones para mejorar la sostenibilidad del sector, empiezan a destacar nuevas fórmulas sin agua (los waterless en su denominación inglesa).

Una crema o emulsión puede contener entre un 50% y un 70% de agua; los geles de ducha, de un 60% a un 70%, y una loción, hasta un 95%. Este hecho no solo provoca que la huella de carbono aumente debido a que son más pesados de transportar, sino que también precisan de más conservantes, ya que las bacterias y hongos proliferan más en ambientes húmedos. Además, “la mayoría de las fórmulas que tienen H2O apenas cuentan con entre un 5% y un 20% de principios activos”, afirma Mar Sieira, farmacéutica, experta en botánica y CEO de la firma Sarah Becquer.

El reto es desarrollar productos que generen un menor impacto ambiental sin renunciar a la eficacia. Y otro elemento importante en esta ecuación son los envases. Se calcula que actualmente se acumulan casi 8,5 millones de toneladas de plástico en el planeta, y las firmas de belleza son uno de los responsables debido al envasado excesivo de sus productos a base de este material. Numerosas marcas están en vías de realizar una transición hacia recipientes mejor reciclables y, a pesar de que el movimiento de la cosmética sin agua ha sido impulsado principalmente por marcas independientes más pequeñas, algunas de las grandes empresas están apostando también por soluciones anhídridas. Los datos revelan que el público busca cada vez más alternativas más ecológicas en sus productos de higiene: “El último estudio realizado por IMCD España determina que el 15% de los españoles están interesados en jabones, geles de ducha y champús de uso en seco, porcentaje que sube al 24% en el caso de personas de 16 a 24 años”, apunta Cerdá.

La categoría waterless surgió en Corea y comenzó a expandirse por el resto del mundo a partir de 2015, con alternativas para el cuidado de la piel, el pelo e incluso el maquillaje. Hoy se centra en encontrar una formulación más limpia para el medio ambiente y también apta para llevar los productos cosméticos más cómodamente de viaje al no llevar líquidos. Otra ventaja que tienen es que, “al tratarse de fórmulas concentradas de activos, permiten utilizar menos cantidad”, añade Sieira. “Se pueden observar efectos muy eficaces sobre la piel y los resultados son inmediatos”, sostiene. Sin embargo, Raquel González, socia fundadora de la distribuidora Pure SkinCare Cosmecéutica, advierte de que hay más variables que se deberían evaluar, ya que también “existen productos sin agua que incluyen en sus formulaciones ingredientes que no son sostenibles”.

1. Shampooing Solide Nourrissant, de Clarins. Champú en pastilla con aceites de argán y camelia que limpia, hidrata, suaviza y abrillanta el cabello. 16 euros. 
2. Make My Day, de Alice in Beautyland. Crema facial hidratante y regeneradora, formulada sin agua (se sustituye por hidrolatos de flores) y con un 99% de activos. 59 euros. 
3. Poudre Exfoliante Eclat Ultra Fine, de Dior. Al contacto con el agua, estos polvos se transforman en una espuma fina que limpia el rostro, lo exfolia ligeramente y lo ilumina. 45 euros. 
4. Elixir Absoluto de Nutrición, de Germaine de Capuccini. Aceite facial en seco con ingredientes nutritivos y rejuvenecedores, como cera esencial de jazmín y aceites vegetales de rosa de invierno, ámbar, almendra y maíz. 39,90 euros. 
5. Soin d’Arôme a la Rose, de Darphin. Elixir facial de aceites esenciales con triple concentrado de rosa y con omega 3 y 6 que nutre, suaviza y fortalece la barrera cutánea. 51 euros. 
6. Arcilla Calm, de Sarah Becquer. Arcilla rosa, sin conservantes ni colorantes, con propiedades calmantes, que ayuda a aliviar y reforzar las pieles sensibles. 30 euros. 
7. Desodorante Bálsamo Pieles Sensibles 24H, de Nuxe Bio. Ofrece una eficacia desodorante durante 24 horas y la suavidad de un tratamiento gracias al polvo vegetal absorbente y al aceite de almendra dulce calmante. 15 euros.
1. Shampooing Solide Nourrissant, de Clarins. Champú en pastilla con aceites de argán y camelia que limpia, hidrata, suaviza y abrillanta el cabello. 16 euros. 2. Make My Day, de Alice in Beautyland. Crema facial hidratante y regeneradora, formulada sin agua (se sustituye por hidrolatos de flores) y con un 99% de activos. 59 euros. 3. Poudre Exfoliante Eclat Ultra Fine, de Dior. Al contacto con el agua, estos polvos se transforman en una espuma fina que limpia el rostro, lo exfolia ligeramente y lo ilumina. 45 euros. 4. Elixir Absoluto de Nutrición, de Germaine de Capuccini. Aceite facial en seco con ingredientes nutritivos y rejuvenecedores, como cera esencial de jazmín y aceites vegetales de rosa de invierno, ámbar, almendra y maíz. 39,90 euros. 5. Soin d’Arôme a la Rose, de Darphin. Elixir facial de aceites esenciales con triple concentrado de rosa y con omega 3 y 6 que nutre, suaviza y fortalece la barrera cutánea. 51 euros. 6. Arcilla Calm, de Sarah Becquer. Arcilla rosa, sin conservantes ni colorantes, con propiedades calmantes, que ayuda a aliviar y reforzar las pieles sensibles. 30 euros. 7. Desodorante Bálsamo Pieles Sensibles 24H, de Nuxe Bio. Ofrece una eficacia desodorante durante 24 horas y la suavidad de un tratamiento gracias al polvo vegetal absorbente y al aceite de almendra dulce calmante. 15 euros.Las Coleccionistas

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS