Víctimas, verdugos y perdón: el complejo asunto de la justicia restaurativa

El perdón es muy complicado, y por eso, en muchos casos, es un acto revolucionario. También sana y libera como ocurrió en el caso de la estadounidense Katie Kitchen y de Maixabel Lasa

Luis Carrasco y Maixabel Lasa, fotografiados en junio en Lasarte-Oria (Gipuzkoa).
Luis Carrasco y Maixabel Lasa, fotografiados en junio en Lasarte-Oria (Gipuzkoa).Pablo Lasaosa

Robert Hans Kaim fue asesinado a los 77 años, en 1991. Ocurrió en el garaje de su casa en un barrio adinerado de Texas, cuando un ladrón le disparó para robarle la billetera. Días después detuvieron a Joseff Deon White, un afroamericano de 20 años. White se declaró inocente en el juicio y alegó que fue un amigo quien disparó mientras él lo esperaba en el coche. Pero nunca se encontró a esa otra persona y hoy se sospecha que no existió. No había pruebas ni testigos. White, que hoy afirma no recordar con claridad los hechos, fue condenado a pasar el resto de su vida en la cárcel. Pero Katie Kitchen, la hija del hombre asesinado, empezó a luchar para liberar al supuesto asesino de su padre. Y lo consiguió.

“Soy tan privilegiada que no puedo quejarme de nada. Todos perdemos a nuestros padres, ¿no? El mío murió a causa de un crimen violento, pero eso solo demuestra que formó parte de este mundo. Si seguimos colocando a los blancos viejos y ricos en pedestales cada vez más altos, tarde o temprano el resto de gente derribará la pared que nos separa”, dijo Kitchen en un reportaje exhaustivo que firmó Eren Orbey en The New Yorker. Debido a su situación económica, Kitchen, ahora septuagenaria, no ha necesitado tener un trabajo remunerado en toda su vida. Podía haber contratado al mejor abogado de EE UU para conseguir sacar a Joseff Deon White de la cárcel y estaba dispuesta a hacerlo, pero no hizo falta porque solo necesitó hacer algunas llamadas. La ley de Texas establece que la libertad condicional de un asesino es posible si, después de que hayan cumplido cierto tiempo de condena, los miembros de la familia de la víctima lo permiten. Kitchen consideró que, tras haber pasado más de 20 años en la cárcel, el supuesto asesino de su padre merecía una oportunidad. Llegó a esa reflexión después de haber tomado un curso de desarrollo personal. La revelación de que tenía que ayudar a ese hombre, al que perdonaba, transformó su vida, dándole la oportunidad de ser congruente con sus ideales progresistas. Joseff Deon White fue liberado en 2017, después de pasar 26 años en la cárcel.

El perdón es muy complicado y por eso, en muchos casos, es un acto revolucionario. También sana y libera. Así ocurrió en el caso de Joseff Deon White / Katie Kitchen y así ocurrió en el de Maixabel Lasa. Así lo planteó, de hecho, Iciar Bollain en su película Maixabel. En ella abordaba el encuentro entre Maixabel Lasa (que fue directora general de la Oficina de Atención a las Víctimas del Terrorismo) y Luis Carrasco Aseginolaza, uno de los etarras que en 2000 asesinaron a su marido, el ex gobernador civil de Gipuzkoa Juan Mari Jáuregui. “Lo hice en homenaje a Juan Mari, porque siempre fue dialogante, luchó por tender puentes”, explicó Maixabel Lasa.

A diferencia del suceso protagonizado por Deon White, aislado y producto de la voluntad de la hija de la víctima, este encuentro formaba parte del proyecto de encuentros restaurativos entre víctimas y presos de ETA que inició el Gobierno vasco en 2011. El caso ejemplifica el poder de la justicia restaurativa; brindar otra oportunidad incluso a aquellos que han cometido un dolor irreparable, dándoles conciencia de la magnitud y las repercusiones que su crimen ha causado. Condenar, pero también reinsertar, teniendo en cuenta que esa conciencia que deviene de la comunicación con las víctimas puede ser el peor castigo y conllevar a una restauración de la moral. Ofrecer el diálogo como forma de deslegitimar la violencia.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS