Nuestros periodistas recomiendan de forma rigurosa e independiente productos y servicios que puedes adquirir en Internet. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos al texto, EL PAÍS recibe una comisión. Lee aquí nuestra política comercial.

Los mejores hornos pizzeros para preparar ricas pizzas en casa

Gracias a estos cuatro hornos pizzeros que ponemos a prueba, disfrutarás mucho más de la experiencia de degustar una buena pizza

Originaria de Italia, la pizza es uno de los platos más consumidos en todo el mundo por grandes y pequeños, pues sus múltiples elaboraciones permiten combinar una gran variedad de ingredientes entre sí. Además de los restaurantes y las cadenas especializadas, puedes degustarla en casa adquiriendo en el supermercado las precongeladas o comprando la masa ya hecha (tal vez prefieras elaborarla tú mismo) y añadir los alimentos que más te gusten.

Aunque tradicionalmente se cocina en el horno, existe otra alternativa: son los hornos pizzeros, conocidos también como pizzeras o máquinas para hacer pizza en casa de forma sencilla y en muy poco tiempo.

¿Cómo se usa un horno pizzero?

Su utilización es muy fácil. Este tipo de electrodoméstico funciona conectado a la toma de corriente eléctrica. Así, una vez enchufado hay que precalentarlo durante unos minutos de forma que, una vez transcurrido ese tiempo, introduces tu pizza para que se cocine. Cada marca específica detalla en su manual de instrucciones los tiempos que conviene respetar.

¿Cuál es el mejor horno para hacer pizzas? Comparativa

Los hornos pizzeros elegidos para esta comparativa son los siguientes: Create Ikohs Pizza Maker (9), G3 Ferrari G10006B (8,5), Princess 115001 (8,5) y Tristar PZ-2881 (8,25). Cada uno ha recibido una valoración media a partir del análisis de los siguientes criterios:

- Diseño: en concreto, la calidad de su fabricación y elección de los materiales que garanticen su durabilidad.

- Cocinado: ¿cómo quedan las pizzas que preparan?, ¿la cocción es uniforme?, ¿están crujientes?, ¿se queman?...

- Adherencia: si la pizza durante el proceso de elaboración se pega o no a la base donde se cocinan cuando nos disponemos a sacarla para colocarla en el plato y llevarla a la mesa.

- Limpieza: si se limpian de manera fácil o no una vez que se han utilizado siguiendo las recomendaciones de cada fabricante.

Así hemos probado los hornos pizzeros

Al menos, hemos preparado con cada uno de ellos tres pizzas: una congelada, otra con una masa hecha por nosotros mismos y la tercera con la masa ya comprada a la que luego añadimos los ingredientes. Esto nos ha permitido comprobar cómo se desenvuelven con las diferentes elaboraciones, su funcionamiento, comparar tiempos de cocinado, su limpieza y, lo más importante, qué tal saben y cómo quedan las pizzas.

Todas son una opción idónea para preparar pizzas en casa, pero la propuesta Create iKohs Pizza Maker ha obtenido la mejor calificación media. Es un modelo que no sólo destaca por la calidad de sus acabados (los mejores en nuestra opinión) sino por cómo de crujientes quedan las pizzas y lo sabrosas que resultan. Además, es la única que incorpora una ventanilla de cristal termorresistente, y eso le da un punto importante a su favor.

Horno pizzero Create Ikohs Pizza Maker

*

FICHA TÉCNICA

 

Potencia: 1.200 vatios

Control: analógico

Diámetro: 31 cm

Dimensiones: 350 x 350 x 190 mm

Temperatura de cocción: 350º. Incluye regulación de temperatura con cinco niveles de potencia.

Otros: función de autoapagado, temporizador, placa de piedra refractaria antiadherente con dos asas, ventanilla de doble cristal termorresistente

Se trata de un horno para pizzas que nada más sacarlo de su caja de embalaje ya transmite buenas sensaciones por sus materiales y acabados. Con unas dimensiones de 350 x 350 x 190 mm y un peso cómodo de transportar, se eleva sobre cuatro puntos de apoyo y, al igual que sus adversarios, tiene un diseño en formato concha: cuando levantas la tapa superior, se mantiene en un ángulo de 90º respecto a la base principal. En esta tapa superior, además del termostato regulable que alcanza una temperatura de hasta 350º (cuentas con cinco niveles de potencia) se ubica un temporizador y el piloto de encendido. Sin embargo, lo más sobresaliente es la presencia de una ventanilla de cristal termorresistente (es la única pizzera que la integra de las cuatro) que resulta útil para controlar cómo se desarrolla la preparación.

Su funcionamiento es similar al de otras máquinas para hacer pizza. Para precalentar, pusimos el temporizador 10 minutos a máxima temperatura (nivel 5) y tras ese tiempo (emite una señal acústica) la introducimos y programamos nuevamente. La cantidad de calor que concentra es tan alta que en otros 10 minutos aproximadamente estuvo lista. Aunque todos los hornos pizzeros participantes cumplen con su función, si comparamos resultados, este de Create iKohs nos parece el mejor. La masa de la pizza queda supercrujiente (sobre todo por los bordes) mientras que los ingredientes quedan con un delicioso toque esponjoso.

*

Lo mejor: la masa queda supercrujiente y ofrece una óptima adherencia.

Lo peor: es la segunda opción menos económica.

Conclusiones: Sus materiales de construcción denotan calidad y durabilidad. La masa de pizza supercrujiente queda muy rica, ofrece una altísima antiadherencia y el detalle de la ventanilla de cristal termorresistente es acertado.

Nuestra elección

Se cocina sobre una placa refractaria que destaca por su antiadherencia y por incorporar dos prácticas asas que vienen fenomenal para limpiarla de manera mucho más cómoda.


Horno pizzero G3 Ferrari G10006B

Se trata de un horno pizzero con unas dimensiones relativamente compactas (335 x 200 x 350 mm) y un diseño con toque futurista. La calidad de sus acabados es buena e incluye dos especies de palas de aluminio que vienen bien para preparar sobre ellas la masa de la pizza con los ingredientes escogidos. También cuando la sacas tras cocinarla y la vas a servir a la mesa.

Se calienta en 10 minutos (la potencia de calentado se regula a través de uno de los controles situados en la parte superior y llega a alcanzar los 400º). Pasado este tiempo, la abres (el calor que desprende es bastante molesto) y colocas la pizza sobre el plato de piedra reflectante incluido que tiene un diámetro de 31 cm. Aun teniendo una potencia inferior a otras propuestas, trabajar con temperaturas tan altas le permite reducir en muchos minutos el tiempo de espera para que la pizza esté lista.

El detalle de incluir un temporizador resulta muy práctico, así como las dos asas que ha añadido el fabricante a ambos lados a la hora no solo de abrir la tapa para sacar la pizza sino también para echar un vistazo rápido a su evolución.

La alternativa

Las pizzas con masa muy fina quedan especialmente crujientes y no se pegan mucho. Mientras, los ingredientes se preparan igual de bien y consiguen un tono dorado que resulta de lo más apetecible.


Horno pizzero Princess 115001

Luce un llamativo color rojo que enseguida llama la atención. En su fabricación se ha empleado plástico y aluminio, incorpora dos pequeños puntos de apoyo sobre su base y dispone de una zona recogecables donde enrollar el cable (como mide 0,75 cm hay que estar cerca de la toma de corriente eléctrica) una vez se ha usado.

Su utilización es muy sencilla, ya que está provisto de dos pilotos indicadores en la parte superior que informan al usuario de que el electrodoméstico se está precalentando. Ha sido equipado, para ello, con un termostato regulable que ayuda a alcanzar la temperatura necesaria y que, de este modo, esté listo para funcionar: durante este proceso, que apenas lleva unos minutos, logra una temperatura próxima a los 220º. Se sabe que podemos empezar a cocinar la pizza cuando el piloto verde se apague; en el manual de instrucciones, todo se explica de manera clara y detallada. Admite tanto una masa de pizza fresca como congelada, y el diámetro no debe ser mayor de 30 cm.

La resistencia de la que ha sido provista le permite distribuir el calor de una manera bastante uniforme tanto por la parte superior como inferior; es recomendable, no obstante, que la masa no sea demasiado fina porque corremos el riesgo de que se queme un poco.

Mejor relación calidad-precio

Hace un buen uso de sus 1.450 vatios de potencia y cocina bien la pizza, sobre todo las congeladas, con un punto crujiente que sorprende. Su limpieza no reviste de ninguna dificultad.

Horno pizzero Tristar PZ-2881

Junto al horno pizzero de Princess son las dos propuestas más económicas, perfilándose como una opción a tener en cuenta si tu presupuesto es ajustado. Ambas comparten un diseño prácticamente idéntico y solo se diferencian en el color. Tienen en común también otras características como la potencia (1.450 vatios), la presencia de un termostato regulable; luces indicadoras que recuerdan que la máquina está encendida y que ha alcanzado la temperatura necesaria para utilizarse; y una buena adherencia.

Con un diámetro de 30 cm, la hemos probado con masa de pizza casera comprada y también echa por nosotros, así como congelada, y luego hemos añadido diferentes ingredientes según lo que nos apetecía: tomate natural, champiñón, bacon, pollo, maíz, salchichas, pimiento, carne picada, albahaca… El tiempo que hay que esperar para que alcance la temperatura óptima apenas son unos pocos minutos y luego, cuando la introduces, son otros 20 aproximadamente. Como no incorpora temporizador- la de Princess tampoco- tienes que estar más pendiente de los tiempos para que la pizza ‘coja’ el punto que más te guste: el grosor de la masa es importante, pues no es lo mismo cocinar una pizza con una masa muy fina que otra más gruesa.

Económico

¿Qué tal la experiencia? Ha sido muy positiva. El calor que se concentra en el interior se reparte bien, la masa queda crujiente, los ingredientes se deshacen en el paladar… Eso sí, hay que tener cuidado con no tocar el exterior por accidente si no quieres quemarte (tiende a calentarse mucho).

*

¿POR QUÉ DEBES CONFIAR EN MÍ?

 

Llevo en el periodismo tecnológico casi dos décadas. En todo este tiempo, he tenido el privilegio de comprobar cómo avanza la tecnología para hacer que el día a día sea más fácil y contarlo en diferentes medios. Aunque ya he perdido la cuenta de cuántos productos han pasado por mis manos, confieso que las ganas y las sensaciones siguen siendo las mismas. Portátiles, tabletas, teléfonos, cámaras de fotos, pulseras de actividad, relojes inteligentes... No me pongo límites a la hora de elegir un dispositivo y exprimir al máximo sus posibilidades como buena consumidora de tecnología.

*Todos los precios de compra incluidos en este artículo están actualizados a 9 de junio de 2021.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS