Nuestros periodistas recomiendan de forma rigurosa e independiente productos y servicios que puedes adquirir en Internet. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos al texto, EL PAÍS recibe una comisión. Lee aquí nuestra política comercial.

Las mejores placas de inducción portátiles para llevar de viaje

Estos cinco modelos se caracterizan por sus reducidas dimensiones y peso ligero, pudiéndose llevar en los desplazamientos de forma cómoda

Ponemos a prueba y elegimos la mejor placa de inducción portátil del mercado.
Ponemos a prueba y elegimos la mejor placa de inducción portátil del mercado.

Hay usuarios que a la hora de cocinar prefieren las placas de gas, otros las de vitrocerámica y un tercer grupo se decanta por las de inducción. Este último tipo funciona a través de corrientes que son inducidas por un campo electromagnético: en concreto, la corriente eléctrica transita a través de una bobina de alambre de cobre que es la encargada de generar dicho campo. Una de las ventajas más destacadas de esta clase de cocina es que sus placas se calientan muy rápido. Además, reconocen automáticamente el recipiente utilizado y su limpieza es mucho más rápida. Pero estos aparatos también tienen su versión mini: hablamos de las de inducción portátiles.

¿Cómo funciona una placa de inducción portátil?

Reciben el nombre de placas de inducción portátil ya que su tamaño compacto y peso reducido invitan a su transporte en los desplazamientos, resultando una opción ideal para segundas viviendas, vacaciones en un camping, viajes en caravana… Funcionan como sus hermanas mayores, solo que conectadas a una toma de corriente eléctrica y poseen una única zona de cocinado.

¿Qué placas de inducción portátil hemos elegido?

Estas son las protagonistas de nuestra comparativa para elegir la mejor cocina de inducción portátil del mercado: Aigostar Set Bluefire (8,25), Cecotec Full Crystal (9), Create iKohs Pro-Pirax (8,75) Jata VIN145 (8,75) y Taurus Darkfire (9). A la hora de analizarlas y ponerlas nota, se han teniendo en cuenta los siguientes aspectos:

- Diseño: no solo desde el punto de vista estético, sino también de la calidad y los acabados acordes a su precio. También debemos fijarnos en su tamaño, ¿son placas de inducción portátiles de 28, 32 o 40 mm?

- Potencia: si la placa de inducción portátil aprovecha bien la potencia que ofrece al cocinar los diferentes alimentos.

- Uso: todas ellas funcionan a través de controles táctiles. ¿Cómo son estos controles?, ¿son cómodos de utilizar? ¿responden con precisión al toque sobre su superficie?

- Rendimiento: si la placa de inducción portátil cumple con su función, si dispone de programas predeterminados, funciones adicionales como programador, función de temporizador, medidas de seguridad… ¿Se limpia de forma fácil? También se ha valorado dentro de este apartado si el nivel de ruido que emiten estas placas mientras funciona es elevado o no.

Comparativa mejores placas de inducción portátil: así las hemos probado

A lo largo de varios días hemos tenido la ocasión de probar cada una de estas cinco placas de inducción portátil para comprobar cómo funcionan y cómo se cocinan en ellas. Hemos utilizado una sartén y una olla preparadas para utilizarse con este tipo de cocina, una característica que debe tenerse en cuenta porque no todos los utensilios de cocina son válidos las placas de inducción. Algunas de las elaboraciones que hemos hecho han incluido carne a la plancha, tortilla francesa, salteado de verduras, pasta

Tras la realización de estas pruebas, hemos quedado muy satisfechos con todas ellas y esto se refleja en las puntuaciones recibidas. Sin embargo, se desmarcan ligeramente las vencedoras: Taurus Darkfire y Cecotec Full Crystal. Ambas destacan por su diseño y comodidad a la hora de cocinar y también por saber aprovechar de manera óptima la potencia de cocinado en cada momento y conseguir unos resultados muy buenos.

Placa de inducción portátil Taurus Darkfire

Junto a la propuesta Aigostar Set Bluefire, son las únicas que no incorporan programas predeterminados de cocina, por lo que, si este tipo de electrodomésticos se caracterizan por su facilidad de uso, en este caso mucho más si cabe porque los controles entre los que elegir se reducen a la mínima expresión. En concreto, se controla a través de una barra slide control que ayuda a escoger entre dos tipos de cocción: potencia o temperatura, ambas ajustables en función de nuestras necesidades y tipos de alimentos escogidos.

En el primero de los casos, partimos de una temperatura de 60ºC y vamos escalando hasta los 240ºC máximo. Ya en el segundo, esta potencia oscila entre los 400 y los 2.000 vatios. Esta barra se siente comodísima y responde perfectamente al toque sobre su superficie. Pasta, filetes a la plancha, sandwiches, salteado de verduras o tortilla francesa son algunas de las elaboraciones que hemos preparado y el nivel de satisfacción ha resultado muy alto.

Como características adicionales la placa de inducción portátil Taurus Darkfire ofrece: función de mantenimiento del calor de los alimentos, bloqueo de seguridad, protección frente al sobrecalentamiento y función de temporizador de hasta tres horas máximo. En lo referente a la calidad y acabados, transmite una buena impresión. Posee un tamaño de 290 x 395 x 45 mm y se puede utilizar con sartenes y cazuelas con diámetros entre los 12 y los 24 mm.

Nuestra elección I

La experiencia de uso es muy sencilla y el aparato se controla mediante una barra de control deslizante, que permite elegir entre potencia o temperatura, totalmente regulables según nuestras preferencias.

Placa de inducción portátil Cecotec Full Crystal

Disponible en varias versiones, nosotros hemos probado la de color granate que responde al nombre de Scarlet. Se trata de una placa que estéticamente luce una apariencia bonita y elegante gracias al cristal esmaltado de alta resistencia que cubre toda su superficie (la de cocinado posee un diámetro máximo de unos 18 centímetros).

Tampoco faltan los cuatro puntos de apoyo sobre los cuales se levanta toda la estructura; unos puntos que la elevan unos centímetros más por encima de otras propuestas como la Jata VIN145. El cable que la conecta a la corriente eléctrica es bastante largo, lo que se agradece. Al utilizarla, te sientes cómodo porque sus controles táctiles son fáciles de manejar y rápidamente te haces a ellos. Ofrece cinco modos de uso: uno específico para café, otro para sopa, arroz, mantener caliente y modo manual que es el que se activa por defecto.

El que más hemos usado ha sido este último porque es posible escoger la potencia de cocinado, que se refleja en su display digital. Dicha potencia se representa a través de una escala que va del 1 al 10: lógicamente, el nivel 10 es el más alto y se corresponde con 2.000 vatios. Permite activar la función programador (salvo en modo manual): esto significa que le podemos decir cuando queremos que empiece a calentar el recipiente, de modo que cuando la cuenta atrás haya concluido (emite un pitido) comenzará a cocinar.

En la placa de inducción portátil Cecotec Full Crystal también existe una función de temporizador digital (hasta 180 minutos) aplicable a los modos sopa, arroz y café. A nivel de seguridad, proporciona protección contra el sobrecalentamiento, apagándose al cabo de un minuto si hemos pulsado el botón de ON pero no detecta que se esté utilizando.

Nuestra elección II

El aparato ofrece cinco modos de uso diferentes, entre ellos, el modo manual. Este nos permite escoger la potencia de cocinado que se representa mediante una escala que va del 1 al 10.

Placa de inducción portátil Create iKohs Pro-Pirax

Nada más sacarla de su caja, percibes que las dimensiones de la placa de inducción iKohs Pro-Pirax son ligeramente superiores al resto (300 x 385 x 45 mm). También su peso (3 kg). Sin embargo, esto no impide que se pueda trasladar de un sitio a otro de forma cómoda cuando las circunstancias lo requieran. Hay disponibles dos versiones, una en color verde y otra en color marrón suave que es la que hemos tenido la oportunidad de probar.

Sus funciones giran en torno a seis programas establecidos y para seleccionar uno u otro hay que dirigirse al control que está situado al lado de la opción Bloqueo para niños, representado con un candado.

Este control muestra las opciones disponibles entre las que elegir según la elaboración que queremos preparar; el único inconveniente es que este menú se encuentra en inglés, por lo que las primeras veces es probable que nos despistemos un poco hasta aprenderlas de memoria, aunque siempre nos queda la opción del manual de instrucciones. Podemos elegir entre estofar, sofreír, freír, hervir, sopa y calentar.

Únicamente con las tres primeras tenemos la posibilidad de ajustar la potencia (2.200 vatios máximo) o la temperatura (hasta 240ºC) de cocinado, pues con el resto tendremos que trabajar con las integradas por defecto. Comparte, por otro lado, con otros modelos de su categoría una función de temporizador que podemos aplicar con los modos estofar, freír y sofreír.

La placa se desenvuelve perfectamente con distintas potencias y temperaturas, y garantiza que los platos queden ricos, sin que sea necesario invertir en muchos casos demasiado tiempo, ya que es una de las que más rápido calienta. Como es más grande que el resto, la superficie de cocinado también lo es. ¿Y la limpieza? Se mancha un poco más que otros modelos, pero esto no impide que la suciedad se desprenda con dificultad. Es, por otro lado, la menos ruidosa de todas.

La alternativa

La placa calienta muy rápido su superficie y dispone de seis programas establecidos de antemano. Una superficie de cocinado más amplia que la media y, sin embargo, un aparato que emite un bajo nivel de ruido en funcionamiento.

Placa de inducción portátil Jata VIN145

Toda la estructura se sostiene sobre cuatro puntos de apoyo que le confieren una buena estabilidad, incorpora protección contra el sobrecalentamiento y puede utilizarse con utensilios de entre 120 y 260 mm de diámetro.

Esta es la carta de presentación de la placa de inducción portátil Jata VIN145, un modelo que, como sucede con sus adversarias, permite su cómodo desplazamiento gracias a sus compactas dimensiones y peso adecuado (1,85 kg). Asimismo, comparte con ellas la incorporación de varios controles táctiles, un display LED y que la limpieza es sencilla.

Uno de sus aspectos más destacados es la integración de ocho programas que vienen por defecto. Se accede a ellos desde el botón Selección y son los siguientes: potencia máxima, potencia mínima, caldo, vapor, hervir, saltear, freír y estofar. Ahora bien, no todos funcionan por igual. Por ejemplo, con los tres últimos es posible ajustar en función de nuestras necesidades —con buenos resultados— tanto la potencia (o temperatura) como el tiempo de cocinado a través de una barra deslizadora que en uno de sus extremos tiene el control - y en el otro +.

El ajuste de la potencia (máximo 2.100 vatios) o la temperatura (máxima 240º) resulta muy intuitivo y se controla de manera fácil. En cambio, cogerle el punto al ajuste del tiempo de cocinado nos costó un poco más. Con los programas de caldo, vapor, hervir y potencia mínima no tenemos opción de controlar manualmente ni la temperatura ni el tiempo de funcionamiento, aunque sí es posible programar cuándo queremos que empiece a funcionar la placa. Esta opción es válida también para la función de potencia máxima.

Aunque resulta un poco ruidosa, al final te acabas acostumbrando como sucede con el resto. Esta es una placa de inducción que cumple con su función, aprovecha de manera óptima la potencia que suministra en cada momento y distribuye bien el calor que genera para cocinar los alimentos.

La de mejor relación calidad-precio

De tamaño compacto, es una placa que administra muy bien la potencia según las necesidades de cocinado del momento. Integra ocho programas en su menú, los cuales son: potencia máxima, potencia mínima, caldo, vapor, hervir, saltear, freír y estofar.

Placa de inducción portátil Aigostar Set Bluefire

Resistente a los arañazos, se trata de una placa de vidrio pulido válida para sartenes y ollas con un diámetro de entre 130 y 240 mm. En este caso, viene además con una cazuela. Como suele ser habitual en esta clase de productos, todos los controles táctiles se sitúan en la parte inferior y en el centro de esta zona hay un display digital que muestra diferentes datos de interés.

Alcanza una potencia máxima de 2.000 vatios seleccionables a través de 10 niveles entre los que elegir, en función de los alimentos que cocinamos: el más bajo son 200 vatios y a partir de aquí vamos incrementando este valor. Asimismo, es posible ajustar la temperatura a la que cocinamos. La mínima es de 60º y la más alta 240º. La presencia de un temporizador cuenta atrás programable —hasta un máximo de 180 minutos— es una de las características que le proporciona un valor añadido.

Los ajustes referidos al temporizador, así como a la potencia y la temperatura, se controlan con los indicadores + y -. Como la seguridad es importante, el fabricante ha incorporado en la placa de inducción portátil Aigostar Set Bluefire diferentes funciones como un modo de protección para niños y protección contra el sobrecalentamiento y cambios extraños en la corriente o la tensión.

Se agradece, por otra parte, la función de mantenimiento del calor. La limpieza de la placa no es complicada. Como aspecto a mejorar, el sonido que emite su sistema de ventilación llega a ser un poco molesto, pero te acabas acostumbrando.

Incluye temporizador

De entre las ventajas que supone cocinar con este aparato, sobresalen dos de ellas: la función de mantenimiento del calor y la posibilidad de usar su temporizador: con hasta un máximo de 180 minutos.

*

¿POR QUÉ DEBES CONFIAR EN MÍ?

Llevo en el periodismo tecnológico casi dos décadas. En todo este tiempo, he tenido el privilegio de comprobar cómo avanza la tecnología para hacer que el día a día sea más fácil y contarlo en diferentes medios. Aunque ya he perdido la cuenta de cuántos productos han pasado por mis manos, confieso que las ganas y las sensaciones siguen siendo las mismas. Portátiles, tabletas, teléfonos, cámaras de fotos, pulseras de actividad, relojes inteligentes... No me pongo límites a la hora de elegir un dispositivo y exprimir al máximo sus posibilidades como buena consumidora de tecnología.

*Todos los precios de compra incluidos en este artículo están actualizados a 29 de julio de 2021.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción