Nuestros periodistas recomiendan de forma rigurosa e independiente productos y servicios que puedes adquirir en Internet. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos al texto, EL PAÍS recibe una comisión. Lee aquí nuestra política comercial.

Los mejores kits de robótica para niños con los que programar divirtiéndose

Hemos reunido cuatro propuestas que demuestran que se puede programar a través del juego. Son ideales para niños a partir de ocho años

Ponemos a prueba los mejores kits de robótica infantiles disponibles en Amazon.
Ponemos a prueba los mejores kits de robótica infantiles disponibles en Amazon.Freepik

*

Nuestra experta ha elegido el modelo de robot educativo para niños Edison V2.0 por su creatividad, niveles de programación y relación calidad-precio.

Una mayor motivación y creatividad, ayudar a que desde edades tempranas los niños desarrollen un pensamiento crítico o estimular su capacidad lógica para resolver los problemas a los que tienen que enfrentarse. Estos son algunos de los beneficios que aporta la robótica educativa, una disciplina que poco a poco se ha ido introduciendo en las aulas.

La respuesta de los estudiantes ha sido tan positiva que muchos de ellos no solo la eligen como actividad extraescolar para seguir aprendiendo mientras se divierten. También piden a sus padres que les compren uno de los muchos kits presentes en el mercado para continuar disfrutando en casa, bien solos o en compañía de algún familiar o amigo que les ayude.

Robots para niños ¿Qué modelos hemos elegido?

La siguiente selección está formada por cinco kits de robótica educativa que por sus características son ideales para niños a partir de ocho años. Gracias a ellos, descubrirán que es posible aprender a programar de una manera sencilla y divertida. Son los siguientes: Apitor SuperBot (7,75), Clementoni Robomaker (8,75), Edison V2.0 (9,25) y Makeblock mBot Ranger (9). Se han analizado y valorado teniendo en cuenta los siguientes aspectos:

- Piezas: como sucede con un juguete normal, el diseño de las piezas es importante, su calidad, acabados, seguridad si hay que manipularlas.

- Funcionamiento: para que estos robots educativos funcionen, hay que utilizar un tipo de lenguaje de programación en concreto. ¿Cómo es este lenguaje? ¿Es sencillo de entender? También suele ser habitual que los fabricantes incluyan una aplicación móvil que se comunique con el robot.

-Manuales e instrucciones: lo ideal es que resulten sencillos, claros y precisos para sacarles el máximo provecho para aprender y divertirse.

- Experiencia de uso: si el robot educativo cumple con su propósito, las posibilidades que ofrece, movimientos...

Comparativa de robots educativos: así los hemos probado

Hemos dedicado al menos tres tardes a cada uno de estos robots para programarlos y comprobar cómo funcionan. No hemos estado solos: los encargados de trastear con ellos han sido dos niños de ocho años a los que hemos ayudado.

Los cuatro kits de robótica elegidos han demostrado ser una alternativa a tener en cuenta para que los niños, desde edades tempranas, se sumerjan en una disciplina motivadora y llena de retos. Sin embargo, hay una que destaca sobre el resto. Es el robot para niños Edison V2.0.

No solo tiene un precio muy atractivo, sino que la página web de su fabricante está repleta de recursos, actividades y sugerencias para explorar un sinfín de posibilidades. Que el robot se pueda programar con diferentes lenguajes de programación también lo hace interesante, porque a medida que los chavales adquieren nuevos conocimientos pueden pasar de un nivel a otro.

Robot educativo para niños Edison V2.0

Para sacarle el máximo partido, los niños deben visitar el sitio online Meet Edison: hay disponibles un amplio abanico de recursos, propuestas y actividades (eso sí, todas en inglés) que les ayudan a introducirse en el mundo de la robótica de manera entretenida. Además, cuenta con un apartado específico que les da acceso a varios entornos de programación en línea en función de sus conocimientos de manera que pueden empezar prácticamente desde cero.

*

FICHA TÉCNICA

 

Batería: 4 pilas AAA.

Componentes: módulo receptor y transmisor de infrarrojos, sensores de luz, zumbador, ruedas motrices, sensor para el seguimiento de líneas, botones de control, luces LED rojas…

Lenguajes de programación: EdBlocks, EdScratch y EdPy.

Dimensiones: 75 x 40 x 85 mm.

Peso: 140 gramos.

Otros: compatible con las plataformas Android, iOS, Mac, Windows y Linux. Sitio web Meet Edison.

El más sencillo es EdBlocks, que se caracteriza por una interfaz compuesta por pequeños bloques de colores. Luego le sigue EdScratch, basado en el conocido lenguaje Scratch que muchas escuelas utilizan y, en el último escalón, EdPy, basado en texto y con un nivel de codificación más avanzado.

Precisamente, este amplio abanico de posibilidades hace que la experiencia con el robot educativo para niños Edison V2.0 sea una de las más completas que hemos descubierto. Además, su diseño resulta especialmente llamativo no tanto por su tamaño reducido (viene montado ya de serie y no da la opción de crear nuevas formas) sino por la tapa transparente que cubre la parte de la circuitería y los componentes: cuenta con un zumbador, sensores de luminosidad, pulsadores de control, sensor sigue-líneas

Destaca, por otro lado, la presencia de un modo específico que hace que el robot sea capaz de leer los códigos de barra que recoge su fabricante y actúe en consecuencia: reacciona a la luz, esquiva los obstáculos, rastrea líneas para seguir su recorrido, reacciona al sonido de las palmadas...

Nuestra elección y el de mejor relación calidad-precio

Se trata de un kit de robótica para niños que incluye varios entornos de programación con un diseño muy llamativo gracias a su tapa transparente que guarda todos sus circuitos electrónicos.

*

Lo mejor: su relación calidad-precio, la posibilidad de ir pasando de un nivel de programación y la gran cantidad de materiales y propuestas didácticas disponibles.

Lo peor: la página web Meet Edison a la que va unido el robot solo está disponible en inglés.

Conclusiones: el robot educativo Edison V2.0 permite que los niños se adentren en el mundo de la programación de una manera creativa y sobre todo divertida gracias a los numerosos recursos que su fabricante pone a disposición de los usuarios. Además, tiene el precio más económico de la comparativa.

Robot educativo para niños Makeblock mBot Ranger

Mantener el equilibrio, evitar un obstáculo que encuentre a su paso o seguir una línea son algunas de las acciones que permite este robot educativo. Para ello, ha sido provisto de diversos sensores además de un giroscopio, un módulo con 12 LEDs RGB y una placa base Me Auriga basada en un microcontrolador de código abierto Arduino Mega 2560 que, asimismo, posee varios puertos de extensión si más adelante se le quiere añadir nuevas funcionalidades al robot.

El proceso de montaje del robot educativo para niños Makeblock mBot Ranger les entretiene y divierte muchísimo, y no se hace pesado o complicado gracias a los materiales de ayuda incluidos: pueden decantarse por un coche de auto-equilibrio con dos ruedas, uno de carreras con tres ruedas o un tanque todoterreno. Funciona con seis pilas AAA.

Para sacar el máximo partido y que los chavales se sumerjan en el mundo de la programación hay que descargarse la aplicación gratuita Makeblock, compatible tanto con Android como iOS. El proceso de emparejar el robot con la app no nos dio ningún problema. A este respecto, el software de programación utilizado es MBlock: para que todo resulte más intuitivo y visual, combina texto y bloques que son arrastrados para que lleve a cabo una u otra acción.

La alternativa

Este kit de robótica para niños se puede programar mediante una aplicación, compatibles con los sistemas operativos Android e iOS, añadirle nuevas funcionalidades y un proceso de montaje divertido con hasta tres modelos de robot.

Robot educativo para niños Clementoni Robomaker

El robot educativo para niños Clementoni Robomaker reúne más de dos centenares de componentes intercambiables (se perciben de buena calidad) a los que se suman los siguientes elementos: un módulo de control, un altavoz, un sensor sensible al tacto, otros dos que funcionan por infrarrojos y tres motores eléctricos. Así, con todos ellos, es posible construir hasta cinco modelos de robots, cada uno con un grado de dificultad y funciones distintas. Estos robots se llaman Droide, Explorer, Zumo, Spider y Sumo.

Durante el proceso de creación conviene descargarse la aplicación Robomaker, ya que las imágenes en 3D que muestra esta app ayudan a entender de una forma más clara y visual cómo es el proceso de desarrollo y construcción de los cinco robots. Se agradece esta posibilidad, sobre todo si se tiene en cuenta la gran cantidad de piezas que hay que manipular y encajar para que todo esté en el sitio que debe ir.

Además, esta aplicación cuenta con el apartado Aprende que viene bien para que los chavales descubran algunas de las nociones más importantes relacionadas con la programación por bloques: las pueden poner en práctica a través de comandos con la ayuda de las actividades sugeridas para cada uno de los robots.

A partir de aquí, los pueden programar como prefieran y explorar sus diferentes posibilidades. La experiencia de uso de la aplicación Robomaker resulta agradable porque visualmente es atractiva y se familiarizan con ella en menos tiempo del que te esperas.

El de mejor experiencia de uso

Con este kit de robótica, los niños pueden construir hasta cinco tipos de robots diferentes, con un nivel de dificultad concreto y múltiples funciones. Además, la aplicación móvil resulta visualmente muy atractiva.

Robot educativo para niños Apitor SuperBot

Junto a la propuesta de Clementoni, es el robot educativo que más posibilidades ofrece a la hora de que los niños creen sus propias construcciones o se decanten por algunas de las que propone su fabricante como, por ejemplo, un tigre, un telégrafo o un coche todoterreno.

En total, hay más de 400 piezas en la caja listas para montar, así como un par de motores, dos sensores infrarrojos y una unidad de control con varias luces LED multicolor.

El proceso de montaje no resulta especialmente complicado de este robot educativo para niños Apitor SuperBot, aunque sí tedioso en algunos instantes cuando necesitas comprobar que cada una de estas piezas se ha montado y colocado correctamente. Aunque la calidad de estas piezas es correcta, las de las otras propuestas nos parecen mejores.

Una vez que el robot está montado, hay que descargarse la aplicación Apitor. Su interfaz de programación gráfica no es tan llamativa desde el punto visual, pero cumple con su propósito al interactuar con el robot y hacer, por ejemplo, que se desplace hacia una determinada dirección, siga una línea recta, genere un efecto de color o evite los obstáculos que detecta en su camino.

El de más componentes intercambiables

La interfaz gráfica de este modelo de robot educativo satisface las necesidades básicas al interactuar de forma correcta con él en cuanto a órdenes dadas. Además, el paquete incorpora más de 400 piezas listas para usarse.

*

¿POR QUÉ DEBES CONFIAR EN MÍ?

 

Llevo en el periodismo tecnológico casi dos décadas. En todo este tiempo, he tenido el privilegio de comprobar cómo avanza la tecnología para hacer que el día a día sea más fácil y contarlo en diferentes medios. Aunque ya he perdido la cuenta de cuántos productos han pasado por mis manos, confieso que las ganas y las sensaciones siguen siendo las mismas. Portátiles, tabletas, teléfonos, cámaras de fotos, pulseras de actividad, relojes inteligentes... No me pongo límites a la hora de elegir un dispositivo y exprimir al máximo sus posibilidades como buena consumidora de tecnología.

*Todos los precios de compra incluidos en este artículo están actualizados a 13 de septiembre de 2021.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción