Nuestros periodistas recomiendan de forma rigurosa e independiente productos y servicios que puedes adquirir en Internet. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos al texto, EL PAÍS recibe una comisión. Lee aquí nuestra política comercial.

Los mejores proyectores portátiles y de grandes marcas para llevarlos siempre contigo

Gracias a sus dimensiones y peso ligero, los miniproyectores Acer, Epson y LG con resolución Full HD permiten ver tus películas favoritas allá donde vayas

Probamos los mejores proyectores portátiles, de peso liviano y medidas reducidas, con proyección de imágenes de hasta 150 pulgadas.
Probamos los mejores proyectores portátiles, de peso liviano y medidas reducidas, con proyección de imágenes de hasta 150 pulgadas.Acer

Nuestra experta ha elegido el miniproyector LG CineBeam PF50KS como el mejor proyector portátil de los tres analizados por proyectar una calidad de imagen óptima, amplia conectividad y fácil integración de aplicaciones de streaming.

Para disfrutar al máximo del cine, las series o los videojuegos, no hay nada como contar con una pantalla lo más grande posible. Y no hablamos solo de la de los televisores. Son muchos los usuarios que ya se han animado a adquirir un proyector para sus hogares: gracias a ellos, disfrutan de imágenes de hasta 300 pulgadas procedentes de servicios de vídeo en streaming, discos duros, reproductores Blu-ray o DVD…

Entre las múltiples opciones que proponen los fabricantes en la actualidad hay una especialmente indicada para todos aquellos que deseen disfrutar de la experiencia sin realizar una instalación fija y quieran tener además la opción de llevarse el equipo de un lado a otro: se trata de los denominados proyectores portátiles o miniproyectores.

Compactos y con un peso que ronda el kilo, ofrecen imágenes de hasta 150 pulgadas en alta definición, poseen altavoces incorporados y reproducen desde las más variadas fuentes, incluidos los servicios online. Algunos modelos incluso integran su propia plataforma SmartTV o disponen de baterías internas para que puedan utilizarse sin necesidad de enchufarse a la corriente.

¿Cuál es el mejor miniproyector que hemos elegido?

Los tres protagonistas de esta comparativa, dentro de la categoría de proyectores portátiles de grandes marcas que hemos probado, son los siguientes: Acer C250i (8), Epson EF-11 (8,25) y LG CineBeam PF50KS (8,75). Han sido valorados a partir del análisis de los siguientes aspectos:

- Construcción: la calidad de su construcción y los materiales para garantizar la máxima durabilidad

- Calidad de imagen: cómo es esta imagen, la reproducción de los colores, el nivel de brillo, definición, detalle… Debe ir acompañada de un buen sonido.

- Rendimiento: si el equipo cumple con lo que promete, si su instalación y puesta en marcha resulta sencilla, si el sistema de refrigeración es eficiente… También su manejo, aunque os adelantamos que como todos incorporan mando a distancia.

- Conexiones disponibles: en función de las conexiones que incorpore, se podrá utilizar con más o menos fuentes de imagen.

Comparativa de proyectores portátiles: así los hemos probado

Cada uno de estos tres proyectores portátiles se ha probado a lo largo de varias sesiones para comprobar su rendimiento, calidad de imagen y si su utilización es sencilla. Sobre todo los hemos utilizado para visionar películas, series de televisión y jugar a algún videojuego conectando la última consola PlayStation, pero también hemos reproducido imágenes gracias a la presencia de interfaces como USB y ranura para tarjetas microSD.

Los tres modelos nos han gustado mucho, pero el que ha conseguido desmarcarse del resto es el proyector portátil LG CineBeam PF50KS. Tiene un diseño muy cuidado, proyecta una buena calidad de imagen y con respecto a conectividad es el más completo de todos. Además, al integrar el sistema operativo de los televisores de la firma permite el acceso directo a aplicaciones como Netflix.

Miniproyector LG CineBeam PF50KS: nuestra elección y el de mejor relación calidad-precio

Además del diseño, lo que más llama la atención de este proyector portátil Full HD LG CineBeam PF50KS es su mando a distancia, ya que recuerda al que la firma coreana incluye en sus televisores inteligentes.

¿El motivo? El aparato incorpora la interfaz webOS 3.0 de los Smart TV de LG, de modo que el usuario puede conectarse a Internet (de forma inalámbrica, bien sin cables de por medio gracias a su conectividad Wi-Fi o con un cable Ethernet) y desplazarse por las opciones disponibles como lo haría con su televisor. De este modo, sus posibilidades resultan más completas.

FICHA TÉCNICA

  • Tecnología: RGB LED.
  • Resolución: 1.920 x 1.080.
  • Lúmenes ANSI: 600.
  • Ratio de contraste: 100.000:1.
  • Sonido: 1 vatio + 1 vatio. Dolby Surround Audio.
  • Conectividad: 2 HDMI (1 x ARC), 2 usb, LAN RJ45, Miracast, Bluetooth, Wireless Screen Share.
  • Dimensiones y peso: 170 x 170 x 49 mm / 1 kilogramo.
  • Otros: ajuste trapezoidal automático (vertical), detección automática de entrada, rotación de imagen (horizontal/vertical), ajuste de temperatura de color, reductor de ruido, control de nivel de negro.

Estéticamente, ofrece una apariencia impecable y el color blanco le concede una imagen elegante a la par que minimalista. Con unas dimensiones de 170 x 170 x 49 mm y un peso de 1 kilogramo, en su base encontramos cinco puntos de apoyo que le otorgan una buena estabilidad en la superficie donde se coloque.

Si en la parte superior se ubica el enfoque manual (es muy cómodo de manejar), en la parte trasera se encuentran el resto de conexiones físicas disponibles, las cuales abren un amplio abanico de diferentes fuentes con las que utilizarlo: 2 HDMI (uno de ellos con ARC), una toma para auriculares y dos puertos USB, uno de los cuales permite además la carga de nuestro smartphone.

Hablando de dispositivos móviles, su tecnología inalámbrica Miracast facilita lanzar sin cables de por medio los contenidos del smartphone o la tableta al proyector directamente. También es compatible con Bluetooth.

Contamos con diferentes modos de imagen entre los que elegir (cine, deportes, estándar, juego…) y su tamaño compacto no está reñido con la calidad proporcionada en términos de reproducción de colores, contraste (100.000:1) o brillo (600 nits). El sonido tiene el sello de la tecnología Dolby Surround. Puede proyectar un tamaño de 100 pulgadas y gracias a la batería que integra no siempre es necesario tenerlo conectado a la toma de corriente eléctrica, debido a que su batería ofrece una autonomía en torno a las dos horas y media.

Lo mejor, lo peor y conclusiones

  • Lo mejor: sus opciones de conectividad y que incluya la plataforma el sistema operativo webOS 3.0.
  • Lo peor: nada reseñable.
  • Conclusiones: se trata de un modelo con una relación calidad-precio muy interesante que no solo destaca por su cuidado diseño. Ofrece una buena calidad de imagen y el apartado de conectividad resulta muy completo, permitiendo la conexión a Internet tanto por cable como de manera inalámbrica. Además, incorpora el sistema operativo webOS 3.0.

Miniproyector Epson EF-11 la alternativa

Como sus contrincantes, el diseño mini (175 x 175 x 65 mm) y el peso ligero (1,2 kg) de este modelo Full HD facilitan su cómodo transporte si el usuario decide llevarlo en sus desplazamientos. Eso sí, a diferencia del resto, no integra una batería portátil por lo que siempre habrá que utilizarlo conectado a una toma de corriente eléctrica.

Ofrece una estética sobria pero elegante y su construcción denota una alta calidad. Al igual que sucede con el LG CineBeam PF50KS, la rueda para ajustar el enfoque de la imagen resulta cómoda y práctica. Mientras, las conexiones físicas se localizan en el lateral izquierdo. Son las siguientes: un HDMI 1.4, un USB 2.0 de clase A y otro de tipo B, así como una salida de audio estéreo mini-jack.

Además, y como en el caso del miniproyector de LG, hace un guiño a la tecnología Miracast por lo que lo podemos utilizar, por ejemplo, con el teléfono móvil y compartir sin cables de por medio los contenidos que aparecen en pantalla. Mientras, el sistema de refrigeración del proyector portátil Epson EF-11 responde de manera óptima.

Su puesta en marcha se caracteriza por su sencillez y hay un detalle que nos ha llamado especialmente la atención: al colocarlo en la superficie elegida, de uno de los puntos de apoyo de la base se despliega un pequeño soporte que hace que el proyector quede ligeramente elevado. Provisto de una fuente de luz láser y tecnología 3LCD, sobre el papel su hoja de características técnicas promete una buena experiencia visual, pero ¿qué sucede en la práctica?

El fabricante, a quien le respalda una importante trayectoria en este ámbito, no defrauda y sobre todo destacamos la luminosidad de los colores. El contraste escala a una relación de 2.500.000:1 y el brillo se sitúa en 1.000 lúmenes. Es capaz de proyectar imágenes con un tamaño de hasta 150 pulgadas. Gracias a su función Quick Corner, permite ajustar de manera precisa las esquinas de la pantalla de proyección para que quede lo más rectangular posible. Por su parte, el sonido se escucha claro y alto.

Miniproyector Acer C250i: el más económico

Este proyector portátil de tan solo 775 gramos de peso tiene un diseño cilíndrico muy particular en el que destaca una serie de ondas que envuelven toda la estructura. Puede utilizarse tanto en posición horizontal como vertical y posee la particularidad de adaptar la imagen que se proyecta según su orientación sea una u otra, sin duda una de sus características más atractivas.

Está equipado con un software intuitivo al que enseguida te habitúas y desde el que no solo accedes a los distintos ajustes de configuración. También seleccionas los diferentes modos de reproducción que incluyen, entre otras, las siguientes opciones: ordenadores Mac, Windows, dispositivos iOS y Android, Bluetooth, HDMI y Multimedia. En uno de los laterales se encuentra el botón de encendido que se retroilumina a través de un pequeño LED azul: al principio el ruido del ventilador suena bastante fuerte pero luego apenas lo notas.

En cuanto a la conectividad, además de estar provisto con una entrada HDMI, el proyector portátil Acer C250i cuenta con un lector de tarjetas microSD, un jack para auriculares, un USB de clase A para reproducir, por ejemplo, el contenido de una llave de memoria y otro de tipo C que permite cargar también la batería de nuestros dispositivos móviles mientras los utilizamos con el aparato.

El hecho de que admita una colocación tanto vertical como horizontal explica, por otro lado, que el fabricante haya añadido dos orificios para utilizarlo con un trípode y dos fuentes de alimentación. Conviene tener a mano el adaptador de corriente con el que se suministra, ya que su batería interna (9.000 mAh) tiene una autonomía de poco más de una hora.

Preparado para proyectar imágenes de hasta 100 pulgadas, es un producto que nos ha gustado. Incorpora tecnología LED, una resolución de 1.080p y en términos de contraste, definición o brillo —entre otros valores— la experiencia es buena dentro del margen de precios en el que se sitúa. El sonido corre a cargo de un altavoz de cinco vatios de potencia que mejora gracias a la tecnología Acer TrueHarmony.

Como aspectos a mejorar resaltamos dos: la precisión de la rueda que ajusta el enfoque y el mando a distancia que a veces no responde como a uno le gustaría. Se agradece que la firma haya incluido una bolsa de tela para su transporte.

*Todos los precios de compra incluidos en este artículo están actualizados a 14 de octubre de 2021.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS