Nuestros periodistas recomiendan de forma rigurosa e independiente productos y servicios que puedes adquirir en Internet. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos al texto, EL PAÍS recibe una comisión. Lee aquí nuestra política comercial.

Los mejores cepillos alisadores de barba para utilizar en casa

¿Problemas para ‘domesticar’ la barba? Seleccionamos cuatro dispositivos que a través del calor permiten alisar la barba fácilmente

Lucir una barba poblada y bonita requiere de ciertos cuidados. GETTY IMAGES.
Lucir una barba poblada y bonita requiere de ciertos cuidados. GETTY IMAGES.

Los hipsters introdujeron la moda de dejarse la barba, tendencia que se ha mantenido en los últimos años y a la que no solo se ha sumado el público de la calle sino también deportistas y actores. Como ocurre con el pelo, la barba necesita una serie de cuidados para que luzca de la mejor manera posible y, aunque las afeitadoras son el accesorio más extendido, existen otras propuestas igual de útiles. Si te has preguntado cómo domar una barba rebelde o cómo alisar la barba cómodamente en casa, no te pierdas la siguiente comparativa. La protagonizan cuatro cepillos de alisadores de barba que también sirven para alisar el pelo.

¿Qué alisadores de barba hemos seleccionado?

Con un presupuesto máximo de 30 euros, los modelos elegidos son los siguientes: Anlan (8,5), Axceed (9), Fayleer (9,25) y Vikicon (8,75). Cada uno ha obtenido una valoración media final y para ello se han tenido en cuenta estos cuatro criterios:

  • Diseño: la calidad de construcción del cepillo y su ergonomía.
  • Ergonomía: si el alisador de barba se puede utilizar de manera cómoda y se adapta a los distintos tipos de barba.
  • Opciones de control: todos ellos ofrecen la posibilidad de elegir entre varios niveles de temperatura, pero cada uno cuenta con un sistema distinto.
  • Resultados: si el alisador de barba cumple con su propósito. ¿Cómo queda la barba tras utilizar el cepillo alisador?

Comparativa de alisadores de barba: así los hemos probado

Para realizar esta comparativa he contado con la colaboración de tres amigos con barba, cada una con unas características concretas. Les he pedido que utilizasen cada uno de estos alisadores a lo largo de varias semanas para que nos trasladasen sus impresiones y experiencia de uso, facilidad al utilizarlos y ergonomía. El procedimiento que han seguido es el siguiente: lavar la barba, secarla y, por último, aplicar un bálsamo de barba para utilizar el alisador.

Cualquiera de estas cuatro propuestas es una opción a considerar, pero el modelo de la marca Fayleer ha logrado la valoración media final más alta. La calidad de sus materiales es la mejor y, además, incorpora una práctica pantalla LCD digital desde la que el usuario selecciona uno de sus seis niveles de temperatura. Es el que mejor peina la barba y ofrece un brillo que queda bonito.

Alisador de barba Fayleer: nuestra elección

Su diseño se ha cuidado de manera especial y uno de los detalles a destacar es que el fabricante ha recubierto con goma de silicona una parte para evitar que el usuario se queme de manera accidental. Pero este no es el único aspecto que llama la atención: como sucede con las planchas para el pelo tradicionales, se ha incluido una pantalla digital que refleja la temperatura elegida para alisar la barba.

Para ello, y justo debajo de este display, existe un botón que es el que permite seleccionar uno u otro valor. Así, es posible elegir entre las siguientes opciones: 120º, 140º, 160º, 180º, 200º o 220º. Como otros modelos de su clase, el fabricante recomienda cada una de las temperaturas para un tipo de pelo: 120º-140º para barbas finas, 160º-180º para las normales y 200º-220º para las gruesas.

Ficha técnica

  • Materiales: cerámica, plástico y fibra de vidrio
  • Ajustes de temperatura: 120º, 140º, 160º, 180º, 200º y 220º
  • Otros: tecnología PTC, pantalla LCD, apagado automático, prevención de quemaduras

Aprovecha bien la potencia ofrecida, no tarda mucho tiempo en calentarse (aproximadamente un minuto) y todo el calor generado se distribuye de manera uniforme a través de sus más de 60 cerdas divididas en dos grandes grupos: las que tienen un revestimiento cerámico y las que son de goma, cuya longitud es ligeramente superior. Esta combinación hace posible que proporcione un óptimo rendimiento y que la barba luzca peinada y bonita. Viene con una bolsa donde guardarlo para protegerlo mientras no se utiliza y cuenta con una función de apagado automático tras media hora de inactividad.

Lo mejor, lo peor y conclusiones

  • Lo mejor: pantalla LCD, seis niveles de temperatura
  • Lo peor: nada reseñable
  • Conclusiones: este modelo de cepillo de barba alisadora ofrece los mejores materiales de fabricación, así como una óptima ergonomía. Además, es el único provisto de una pantalla digital LCD y permite escoger entre seis niveles de temperatura. El alisado de la barba es el mejor.

Alisador de barba Axceed: la alternativa

En general se desenvuelve bastante bien con los diferentes tipos de barba, aunque los mejores resultados se han conseguido con las frondosas. Como era de prever, el usuario cuenta con varias configuraciones de temperatura entre las que elegir (120º, 140º, 160º, 180º o 200º). A este respecto, el sistema empleado para llevar a cabo esta selección es prácticamente idéntico al cepillo alisador de barba de Anlan. Antes, eso sí, hay que conectarlo a la toma de la luz y a continuación pulsar durante unos cuatro segundos el botón de encendido.

Aunque todos los modelos son rápidos a la hora de generar el calor que precisan para funcionar, esta propuesta de Axceed es la que menos tiempo invierte. Promete 30 segundos que se cumplen. ¿Qué tal la experiencia de uso? Sobre todo, hay que destacar lo bien que te familiarizas con el producto y lo cómodo que se siente. Además, el diseño de su cable 360º permite manejarlo fácilmente y en cualquier dirección, de modo que la barba se puede desenredar y peinar sin problemas. Como la electricidad estática se reduce de manera notable gracias a su tecnología de turmalina cerámica, la barba gana en brillo y suavidad. El alisador tiene un diseño muy juvenil gracias a su color amarillo, los materiales de fabricación son buenos, y ofrece asimismo función de apagado automático y protección contra el sobrecalentamiento y la sobretensión.

Alisador de barba Vikicon

Su diseño sigue la estética de este tipo de accesorios, por lo que se identifica rápidamente. Con una calidad de construcción que se percibe buena, transmite sensación de resistencia y durabilidad. En este caso solo contamos con un único botón de control que, además de utilizarse para encender y apagar el alisador de barba, permite elegir entre las siguientes temperaturas: 170º C, 190º C y 210º C. Este abanico de opciones es sensiblemente inferior al propuesto por sus contrincantes: hubiese estado bien añadir una cuarta pensada para barbas finas o menos pobladas como, por ejemplo, 120º o 140º.

Ha sido provisto, por otra parte, con una función de apagado automático que se activa tras media hora de inactividad (lo que refuerza la seguridad del alisador) y para evitar quemaduras —mientras se utiliza— su fabricante ha desarrollado un sistema que consiste en una cinta que presenta resistencia al calor y cuya altura al ser ligeramente superior a la placa de aluminio calefactable hace que las cerdas queden protegidas.

El calor se distribuye de forma homogénea, aunque en algunos momentos la impresión es que tiende a concentrarse sobre todo en la parte central. En líneas generales cumple con su propósito. Se maneja sin dificultad y peinar la barba resulta muy sencillo, aunque sí notamos que hay que pasar más veces el alisador. Sin embargo, no creemos que ello le reste rendimiento tras comprobar los resultados ofrecidos.

Alisador de barba Anlan: mejor relación calidad-precio

Aunque este modelo se puede utilizar también como cepillo para el pelo como los demás, nos hemos centrado solo en sus prestaciones como alisador de barba. Funciona conectado a la toma de corriente eléctrica y su cable, que tiene una longitud adecuada, incorpora un diseño de 360º para una mayor libertad de movimientos. Con un tamaño y un peso que garantizan su cómoda usabilidad, enseguida te habitúas a su manejo.

De un lado, está el botón de encendido (este mismo control se usa para apagarlo) que hay que pulsarlo unos instantes para que el cepillo alisador empiece a coger calor. De otro, se encuentra el botón que permite aumentar o reducir la temperatura a la que trabaja. En este sentido, es posible seleccionar entre cinco niveles (120º, 140º, 160º, 180º o 200º) en función de las características de la barba de cada persona: una vez se ha completado este paso, al lado del nivel elegido se retroilumina una pequeña luz blanca en forma de círculo.

Este producto para el cuidado de la barba calienta bastante rápido, mientras que sus cerdas (se caracterizan porque sus puntas son redondeadas y tienen un diseño estrecho) ayudan a alcanzar buenos resultados, sobre todo en el caso de las barbas de longitud media. La calidad del resto de materiales no se aprecia mala y el recorrido de los botones nos ha gustado también.

*Todos los precios de compra incluidos en este artículo están actualizados a 16 de noviembre de 2021.

Puedes seguir a EL PAÍS ESCAPARATE en Facebook e Instagram, o suscribirte aquí a nuestra Newsletter.


Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS