Nuestros periodistas recomiendan de forma rigurosa e independiente productos y servicios que puedes adquirir en Internet. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos al texto, EL PAÍS recibe una comisión. Lee aquí nuestra política comercial.

Las mejores vaporetas de mano para limpiar y desinfectar de manera cómoda

Limpiar a presión y con vapor. Es lo que propone la siguiente selección de equipos de limpieza

Las vaporetas de mano son muy fáciles de manejar y son adecuadas para limpiar distintas superficies.
Las vaporetas de mano son muy fáciles de manejar y son adecuadas para limpiar distintas superficies.

En EL PAÍS Escaparate hemos tenido la ocasión de probar diferentes productos que hacen más fácil las tareas de limpieza como, por ejemplo hidrolimpiadoras y aspiradoras con vapor. En esta ocasión, nos hemos centrado en las vaporetas de mano a las que nos podemos referir también con el nombre de limpiadores con vapor.

¿Cómo funciona el limpiador a vapor?

Necesitan conectarse a la corriente eléctrica para que el agua que previamente se ha añadido a su depósito empiece a calentarse (este proceso requiere de unos minutos). Una vez lista, esta agua se convierte en vapor que se expulsa a través de un sistema a presión.

¿Qué vaporetas de mano hemos elegido?

Estos son los modelos seleccionados: Cecotec HydroSteam 1030 Active (8,25), Kärcher SC1 (8), Solac Steam Jet 2.1 (8,5), Mellerware Fush (8,5) y Taurus Rapidissimo Clean Pro (8,75). Los criterios tenidos en cuenta en sus respectivas valoraciones son los siguientes:

  • Diseño: referido a la calidad de construcción del equipo, materiales, portabilidad y ergonomía.
  • Accesorios: este tipo de máquinas incluyen una serie de accesorios para sacarles el máximo partido y que puedan utilizarse con el mayor número de superficies posibles.
  • Rendimiento: viene dado por valores como los bares de presión que emplea la vaporeta, su potencia, caudal del vapor o la capacidad de su depósito. Hay que tener en cuenta que estas características no son equiparables a las que ofrecen los modelos más avanzados.
  • Resultados: ¿cómo limpia y desinfecta cada limpiador con vapor?, ¿qué tal se desenvuelve en las diferentes superficies elegidas?, ¿llega bien a las zonas que presentan una mayor dificultad de acceso? Para una limpieza en profundidad quizá no son la opción más adecuada, pero para tareas de mantenimiento sí precisamente porque su tamaño portable las hace cómodas.

¿Cuál es el mejor limpiador a vapor de mano?

Cada una de estas vaporetas se ha utilizado una media de diez días para limpiar diferentes superficies, aunque principalmente nos hemos centrado en grifos, azulejos, persianas y pequeños cristales. Esto nos ha permitido comprobar, entre otros aspectos, cómo se desenvuelve cada una en distintas situaciones, su facilidad de uso, la tarea de intercambiar unos accesorios por otros, qué resultados ofrecen...

La máquina Taurus Rapidissimo Clean Pro ha obtenido la valoración más alta. Esta vaporeta de mano no solo destaca por su diseño y acabados, también por lo bien que responde su caudal de vapor, el rendimiento que alcanza y los resultados ofrecidos.

Vaporeta de mano Taurus Rapidissimo Clean Pro: nuestra elección

Este modelo de limpiador con vapor de agua ofrece el mejor acabado de toda la comparativa, por lo que su sensación de durabilidad y resistencia se incrementa. Su tamaño también es compacto y manejable, aunque cuando lo sostienes te das cuenta de que hay opciones un poco más ligeras de peso. Aun así, su portabilidad no se ve afectada.

Comparte con la vaporeta de mano de Solac algunas prestaciones como la potencia (1.050 vatios) o el caudal de vapor (30 g/min), aunque en relación a esta última característica la impresión que tienes es que el caudal de vapor que expulsa es mayor. También tienen en común la capacidad del tanque donde se vierte el agua (350 ml), la presencia de un sistema antigoteo (mejor aprovechado que el de su oponente) y el indicador luminoso de nivel de presión que se activa cuando la vaporeta está lista para utilizarse. A este respecto, tarda entre cuatro y cinco minutos en calentar el agua. Los tres metros de longitud que mide su cable garantizan una libertad absoluta de movimientos y la seguridad corre a cargo del triple sistema Safety Confort.

Ficha técnica

  • Potencia: 1.050 vatios
  • Bares de presión: 3
  • Caudal del vapor: 30 g/min
  • Accesorios: tubo flexible alargador, accesorio limpieza cristales, accesorio limpieza tejidos, boquilla inclinada, cepillo redondo, paño y vaso medidor
  • Otros: cable de tres metros de longitud, sistema Safety Confort, antigoteo, indicador luminoso de nivel de presión adecuada

A pesar de no contar con una excesiva potencia, es un producto que ofrece una experiencia de uso positiva y agradable en líneas generales, disolviéndose bastante bien en distintas superficies. Incluye los siguientes accesorios: paño, vaso medidor, cepillo redondo, tubo flexible alargador, boquilla inclinada, accesorio limpiatejidos y otro limpiacristales.

Lo mejor, lo peor y conclusiones

  • Lo mejor: calidad de construcción y óptimo rendimiento
  • Lo peor: aunque aprovecha bien su potencia y bares de presión, hay modelos que ofrecen mejores valores.
  • Conclusiones: presenta el mejor acabado de la comparativa y también es el que mejores resultados ofrece. Además, su salida del caudal de vapor está muy bien aprovechada.
     

Vaporeta de mano Mellerware Fush: la alternativa y mejor relación calidad-precio

Con respecto al resto, aumenta en medio punto los bares de presión a los que funciona hasta llegar a los 3,5 y eso se nota en la fuerza a la que expulsa el vapor que contiene su depósito para el agua; un depósito que además ofrece la mayor capacidad de toda la comparativa (380 ml). Esto se nota en su autonomía, ligeramente superior a la de sus adversarios hasta que el agua se agota. Como hemos hecho con el resto de limpiadores con vapor de agua, lo aconsejable es dejar enfriar la máquina unos minutos, volverla a llenar y continuar con la limpieza a presión.

Con un tamaño de 280 x 223 x 130 mm y un peso de 1,65 kg, la calidad del plástico que la envuelve es buena. Nos ha gustado el detalle de incluir dos luces indicadoras que se sitúan en la parte inferior: la de color rojo informa de que el agua se está calentando y la verde significa que la vaporeta puede utilizarse. ¿Qué tal la comodidad de uso? El asa nos ha resultado más ergonómico de lo que al principio imaginamos. Aunque el tacto y el recorrido del botón que hay que pulsar para que el vapor salga es mejorable -le falta algo más de suavidad- a medida que lo usas te acostumbras. A nivel de seguridad cuenta con un botón de bloqueo y un tapón válvula.

La salida del vapor es continua, aunque como con el resto a veces además del vapor salen pequeñas gotitas de agua, por lo que tras utilizarlo con la superficie elegida hay que coger un paño y secarla. Estos son los accesorios que incluye: una boquilla cónica para, por ejemplo, utilizar con las juntas de los azulejos, una manguera flexible, una boquilla gancho, dos cepillos (uno especial para tejidos y otro redondo), una mopa de tela, un limpiador de ventanas, un embudo y un vaso medidor.

Vaporeta de mano Solac Steam Jet 2.1

Lo primero que llama la atención cuando abres su caja es la gran cantidad de accesorios que trae: hay uno específico para tejidos, otro para cristales, una manguera extensible (por ejemplo, en la vaporeta Kärcher SC1 hubiese estado bien, sobre todo porque su precio es superior con respecto al resto de propuestas) un cepillo redondo, dos boquillas (una inclinada y otra cónica), un vaso medidor y un embudo para introducir el agua cómodamente y sin que se caiga el agua. Tanto su calidad, como la de la propia vaporeta, es más que correcta para el precio que tiene la máquina.

El diseño de su mango es uno de los más ergonómicos de la comparativa y, como sucede con otros modelos de su categoría, lo que menos nos convence es que el botón de salida de presión hay que pulsarlo de continuo. Para ganar en comodidad, lo recomendable es aplicar pulsaciones cortas pero precisas, dejando pasar unos segundos, para repetir la misma acción. Esto, por otra parte, sirve también para prolongar la duración del depósito de agua que es de 350 ml. Su potencia de 1.050 vatios se queda algo justa en ciertos momentos y los mejores resultados los hemos obtenido cuando la vaporeta de mano se ha utilizado con grifos y azulejos. No obstante, su fabricante señala que se puede utilizar también con cristales, tejidos, la tapicería del coche… Otros datos de interés: sistema antigoteo, triple sistema de seguridad e indicador luminoso que informa que el nivel de presión es el adecuado para empezar a utilizarse.

Vaporeta de mano Cecotec HydroSteam 1030 Active

Junto con los modelos de Mellerware y Solac, esta máquina incluye el mayor número de accesorios, poniendo de manifiesto su versatilidad al limpiar y desinfectar cualquier superficie: además de un embudo y vaso, incluye una pequeña manguera, un paño para cepillo de planchado, un cepillo para cristal, otro de nailon y tres boquillas (una grande, una pequeña y otra de diseño curvada). La calidad de construcción de estos accesorios se ve correcta y el mecanismo que utiliza para que el usuario cambie uno por otro es sencillo. El acople resulta perfecto.

Esta vaporeta de mano incorpora un mango y en él, además del botón de disparo, se encuentra un sistema de bloqueo para niños como medida de seguridad. Al igual que sucede con el producto Mellerware Fush encontramos un doble indicador de encendido: basta un vistazo rápido para saber si el piloto verde está en activo para empezar a utilizarla. Cuenta, por otra parte, con una presión de tres bares y aunque su potencia es la más baja de todas (1.000 vatios) aprovecha bien este valor. La capacidad del depósito es de 350 ml y el caudal de vapor se sitúa en los 30 g/min. ¿Y los resultados? Como dispositivo para un mantenimiento diario nos parece bien porque se desenvuelve sin muchas dificultades y ayuda a eliminar la suciedad acumulada bastante bien, aunque siempre es necesario realizar más de una pasada.

Vaporeta de mano Kärcher SC1

Sus dimensiones de 321 x 127 x 186 mm facilitan su cómoda usabilidad (también que sea sencillo buscar un hueco donde guardarla como las demás), mientras que sus 1,6 kg no hacen que se sienta pesada. El cable que se conecta a la toma de la electricidad es bastante largo (unos cuatro metros) lo que se agradece. También que para una mayor seguridad haya sido provista de un sistema de cierre especial. Lo que hubiésemos mejorado es la tecla de vapor que se encuentra al lado de este sistema, pues hay que mantenerla pulsada todo el tiempo.

Aprovecha de forma correcta sus 1.200 vatios de potencia y tres bares de presión. A este respecto, el depósito para el agua -su diseño no es extraíble- se sitúa en la parte superior. Como es pequeño (200 ml) enseguida se calienta para que el usuario pueda limpiar con vapor. Eso sí, se agota mucho antes de lo que uno se imagina por lo que nos obliga a rellenar varias veces. Sobre todo, ofrece buenos resultados si la suciedad acumulada no tiene mucho tiempo, pues de lo contrario cuesta más y acabas por impacientarte. Está indicada para baldosas, grifos, espejos, las ranuras de los azulejos… Incluye para ello varias boquillas (una de alto rendimiento, otra manual y una tercera de chorro concentrado) así como un cepillo pequeño redondo y un paño de microfibra. Además, en la caja se incluye una cubeta medidora de plástico y una bolsa para guardar todos los accesorios para que no se pierdan.

*Todos los precios de compra incluidos en este artículo están actualizados a 20 de noviembre de 2021.

Puedes seguir a EL PAÍS ESCAPARATE en Facebook e Instagram, o suscribirte aquí a nuestra Newsletter.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS