Nuestros periodistas recomiendan de forma rigurosa e independiente productos y servicios que puedes adquirir en Internet. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos al texto, EL PAÍS recibe una comisión. Lee aquí nuestra política comercial.

Las mejores máquinas para hacer helado en casa

Analizamos cuatro modelos con los que es posible preparar de forma sencilla helados caseros y saludables con los ingredientes que más nos gusten

Estas máquinas permiten preparar helados saludables y personalizados de manera cómoda y sencilla. GETTY IMAGES.
Estas máquinas permiten preparar helados saludables y personalizados de manera cómoda y sencilla. GETTY IMAGES.

Aunque su contenido en grasas, edulcorantes y azúcares es elevado, uno de los alimentos ‘estrella’ del verano es el helado. La buena noticia es que se puede degustar en casa de forma más saludable con la ayuda de cualquiera de las máquinas que participan en esta comparativa. Así, es posible tener pleno control sobre los ingredientes añadidos en cada elaboración.

Al ser modelos pensados para el ámbito doméstico, se caracterizan por su facilidad de uso. No obstante, es recomendable seguir las indicaciones y las recomendaciones que los fabricantes recogen en sus instrucciones para que el resultado se asemeje lo mejor posible a la textura y la consistencia de los helados procesados.

¿Qué hay que tener en cuenta al comprar una heladera? Estos son los modelos elegidos

Con un presupuesto máximo de 70 euros, las máquinas para hacer helados en casa que participan son las siguientes: Ariete 642 Gran Gelato (8,75), Duronic IM540 (8,5), Princess 01.282605.01.001 (8,25) y Sogo SS-10715 (7,75). Ninguna incluye un compresor que enfríe la mezcla por sí misma. Utilizan un bol o recipiente que previamente hay que introducir en el congelador varias horas (la media son 12). Además, los ingredientes tienen que estar lo más fríos posibles. Otro aspecto común es que poseen una mezcladora que funciona a través de giros automáticos para que el helado adquiera consistencia.

Estos son los aspectos valorados en cada análisis:

  • Diseño: con especial atención a su calidad de construcción, ya que el tamaño es similar entre ellas.
  • Experiencia: tanto desde el punto de vista del montaje como de la facilidad de uso y la limpieza. También si tardan más o menos tiempo en preparar el helado.
  • Capacidad: a mayor capacidad, más cantidad de helado se puede preparar. La capacidad del recipiente de cada modelo es la misma: 1,5 litros. No obstante, no conviene llenarlo del todo.
  • Resultados: ¿Cómo es la consistencia y textura de las elaboraciones?

Comparativa mejores máquinas para hacer helado en casa: así las hemos probado

Siguiendo las recomendaciones de cada fabricante y también añadiendo otras recetas disponibles en Internet, se han preparado con cada modelo helados con sabor a fresa, chocolate y nata. Esto ha permitido comprobar cómo se ‘comporta’ cada heladera, tiempos de preparación y resultados, tanto de sabor como de consistencia y textura.

La máquina para hacer helados Ariete 642 Gran Gelato ha obtenido la mejor valoración. No solo destaca por su diseño, sino por lo fácil que resulta limpiarla (principalmente porque el helado no se pega en las paredes del bol). Además, la textura y consistencia de la crema helada es la mejor. Un pequeño truco: hay que dejarla reposar un tiempo en el congelador una vez esté hecha.

Máquina para hacer helados Ariete 642 Gran Gelato: nuestra elección y mejor relación calidad-precio

Pensada para preparar también sorbetes y yogur helado, sus prestaciones como máquina heladera la sitúan en lo más alto de la comparativa. Como único aspecto a mejorar estaría, eso sí, el tiempo que es necesario invertir en cada preparación: en las pruebas realizadas, la media fue de 45 minutos.

Desde el primer instante que se extrae de la caja, las impresiones son positivas. Tiene un diseño bonito, seguro y práctico en el que se aprecia la calidad y que encaja en toda clase de espacios, con el añadido de que la cubeta de 1,5 litros de capacidad posee un sistema de doble aislamiento. Posee, asimismo, una tapa transparente con un orificio que permite agregar ingredientes; pies antideslizantes; y su nivel de ruido es de los más bajos.

Ficha técnica

  • Capacidad: 1,5 litros. Cubeta con doble aislamiento
  • Dimensiones: 235 x 240 x 210 milímetros
  • Peso: 2,5 kilos
  • Otros: tapa transparente con orificio para agregar ingredientes, interruptor de encendido y apagado, paleta giratoria, pies antideslizantes, admite la elaboración de yogur helado y sorbetes

Aunque ninguno de los helados que prepara cualquiera de estas máquinas caseras puede compararse a los procesados por la industria alimenticia, los resultados del modelo de Ariete sorprenden tanto por su textura como por su consistencia y cremosidad. Al paladar, la sensación es agradable y el sabor rico. En cuanto a las tareas de limpieza, lo aconsejable es limpiar la máquina nada más terminar de usarla.

  • Lo mejor: diseño, limpieza fácil y buena cremosidad.
  • Lo peor: es la más lenta trabajando.
  • Conclusiones: aunque el tiempo que hay que invertir para disfrutar del helado que prepara es mayor, el resultado merece la pena. Su textura y cremosidad es la mejor y también su diseño.

Máquina para hacer helados Duronic IM540: la alternativa

Comparte con sus adversarias un proceso de montaje (incluye unas pocas piezas) que se completa rápido. También que las tareas de limpieza se realizan sin demasiada dificultad; además, y como sucede con la heladera Princess, es posible utilizarla para elaborar sorbetes y yogur helado. A nivel de diseño, las impresiones son buenas y la calidad de fabricación cumple con lo que se espera de un modelo de estas características. Posee, asimismo, una entrada con tapadera en la parte superior para añadir al helado algún ingrediente que se haya olvidado o que decidimos incluir en el último momento. Esta abertura no es demasiado grande, por lo que conviene estar atentos para asegurarse de que no se desperdicie nada.

El bol, de 1,5 litros de capacidad, viene con un accesorio circular que incorpora cuatro pestañas para introducirlo y extraerlo cómodamente del cuerpo principal de la heladera. La textura es bastante cremosa y la consistencia aceptable. La clave, como en el resto de máquinas heladeras, está en que el bol se mantenga el mayor tiempo posible en el congelador (entre 10 y 12 horas está bien). Además, es aconsejable que los ingredientes que vayan a usarse se introduzcan antes en el frigorífico para que estén fríos. En función de la receta elegida y la cantidad que vaya a prepararse, los tiempos de las elaboraciones oscilan entre los 15 y 30 minutos.

Máquina para hacer helados Princess

Se trata de una heladera con un diseño compacto que permite guardarla fácilmente en el armario que incorpora una base antideslizante. Aunque predomina el plástico, su calidad se ve buena y duradera. El fabricante ha añadido además una pequeña pantalla LCD que ofrece una excelente visibilidad y dos botones: uno es el de la puesta en marcha y el otro el temporizador. El único detalle mejorable es que la longitud del cable que va conectado a la toma de la luz se queda algo corto: 0,80 metros.

Como sucede con otras máquinas para elaborar helados caseros, hay que introducir previamente en el congelador el cuenco o recipiente que luego se utilizará para preparar la receta. Aunque se recomiendan 8 horas, en las pruebas realizadas este tiempo se extendió hasta las 11 horas para conseguir una mejor consistencia y textura. Dado que este cuenco tiene una capacidad de 1,5 litros es posible contar con varias raciones; eso sí, ‘obliga’ a buscarle un hueco espacioso en alguno de los cajones del congelador para que se enfríe correctamente. El helado puede mezclarse, por ejemplo, con virutas de chocolate, trozos de frutas pequeñas o galletas y frutos secos: se introducen directamente desde la apertura de la parte superior, a través del orificio que se usa para volcar el resto de ingredientes. También es posible elaborar yogur congelado y sorbetes.

Máquina para hacer helados Sogo

Se siente ligera (2,5 kilos) y como sus oponentes posee unas dimensiones que facilitan su almacenaje cuando no se utiliza: 231 x 205 x 246 milímetros. Su base es también antideslizante y está hecha de goma. Junto a este material, en su fabricación se ha utilizado plástico duro para la carcasa que envuelve toda la estructura externa, y aluminio aislado para el tazón donde se elabora el helado. Este tazón tiene que estar entre 11 y 12 horas en el congelador a una temperatura de unos -18ºC aproximadamente.

Aunque su capacidad es de 1,5 litros, en la práctica es posible hacer 1 litro como máximo. Y es que no conviene llenarlo hasta arriba del todo. El sabor y la textura que ofrecen los helados que pueden prepararse están bien, aunque no resultan tan cremosos y consistentes como otras elaboraciones. La sensación es que al helado le falta coger algo más de ‘cuerpo’, cremosidad, porque algunas partes tienden a hacerse líquido rápidamente.

El tiempo que hay que invertir en cada preparación oscila entre los 30 y los 40 minutos. No obstante, como la parte superior es transparente, se puede comprobar directamente el desarrollo de todo el proceso. Las tareas de limpieza no son demasiado complicadas. En el caso de que algún resto se pegue al bol interno, se puede desprender sin problemas. Eso sí, como sucede con los otros boles, hay que esperar un tiempo para limpiarlo: no conviene hacerlo si está demasiado frío, lo aconsejable es que alcance la temperatura ambiente de la cocina.

*Todos los precios de compra incluidos en este artículo están actualizados a 15 de junio de 2022.

[Recuerda que si eres usuario de Amazon Prime, todas las compras tienen gastos de envío gratuitos. Amazon ofrece un período de prueba gratuito y sin compromiso durante 30 días.]

Puedes seguir a EL PAÍS ESCAPARATE en Facebook e Instagram, o suscribirte aquí a nuestra Newsletter.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS