Nuestros periodistas recomiendan de forma rigurosa e independiente productos y servicios que puedes adquirir en Internet. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos al texto, EL PAÍS recibe una comisión. Lee aquí nuestra política comercial.

Las mejores planchas verticales y a vapor para la ropa que se pueden plegar y llevar de viaje

Analizamos cuatro modelos que se caracterizan por su tamaño compacto, peso ligero y diseño abatible hasta 90º

En el día a día de un hogar son muchas las tareas que hay que realizar, aunque existe una con la que muchos usuarios reconocen no disfrutar demasiado: planchar. Así, y para facilitar esta actividad doméstica, hay una alternativa a las tradicionales planchas horizontales que resulta mucho más práctica.

Se trata de las planchas verticales plegables, que por su diseño y características son ideales no solo para usar en casa sino también cuando uno se va de viaje porque ocupan poco espacio al poder abatirse. Hay que indicar, no obstante, que los resultados que ofrecen no son comparables a los que se obtienen con una plancha de toda la vida, pero sí ayudan a salir del paso de forma práctica y sencilla. Además, el vapor que expulsan sirve para eliminar gérmenes y también el olor que en muchas ocasiones se queda en la ropa si las prendas han estado durante mucho tiempo en el armario.

¿Qué planchas verticales plegables hemos elegido?

Los modelos que participan son los siguientes: Beper Steamax (7,5), Philips STH3020/10 (8,5), Rayen (8) y Solac PC1502 Great Lakes (9). Al analizarlas y valorarlas, los criterios que se han tenido en cuenta son los mismos que cuando realizamos esta otra comparativa de planchas a vapor:

  • Diseño: desde el punto de vista del acabado de la plancha y su calidad de construcción.
  • Ergonomía: la comodidad de uso es muy importante, sobre todo porque estos modelos necesitan ser sostenidos con la mano.
  • Tanque para el agua: en este tipo de planchas, el depósito para el agua no es demasiado grande por las propias dimensiones de estos pequeños electrodomésticos, por lo tanto, lo más probable es que haya que rellenar más de una vez. No obstante, algunos son un poco más grande que otros
  • Experiencia: ¿cómo es la calidad del planchado?, ¿qué tal se comporta con los diferentes tejidos?, ¿se eliminan las arrugas?

Comparativa las mejores planchas verticales plegables: así las hemos probado

Para realizar las pruebas, se han utilizado diferentes tipos de prendas en cuanto a tamaño, tejido y forma como, por ejemplo, camisetas, vaqueros, pantalones de tela, camisas, faldas y vestidos. Toda esta ropa se ha repartido entre los cuatro modelos para comparar los resultados que proporciona cada una, su respuesta ante los distintos tejidos, si las arrugas se eliminan de forma más o menos sencilla… Esto ha permitido comprobar, por otro lado, la autonomía que proporciona cada uno de los depósitos para el agua y la manejabilidad de la propia plancha.

La plancha vertical plegable Solac PC1502 Great Lakes ha obtenido la puntuación más alta. No solo destaca frente a las demás por los resultados que proporciona. También por su diseño y ergonomía, resultando muy cómoda de utilizar.

Plancha vertical plegable Solac: nuestra elección y mejor relación calidad-precio

Es junto a la propuesta de Philips la plancha vertical plegable con un diseño más interesante desde el punto de vista estético. También en cuanto al esfuerzo que ha invertido el fabricante en cuidar hasta el más mínimo detalle y la calidad de su fabricación: por ejemplo, el cabezal tiene un recubrimiento cerámico que asegura su durabilidad. Provista de un cable de 1,8 metros de longitud e indicador luminoso de funcionamiento, cuenta con uno de los sistemas de plegado más cómodos gracias al cual sus medidas se reducen a 160 x 95 x 88 milímetros.

Ficha técnica

  • Potencia: 1.200 vatios.
  • Cabezal: plegable y con recubrimiento cerámico.
  • Depósito: 130 mililitros.
  • Dimensiones sin plegar y plegado: 203 x 95 x 88 milímetros y 160 x 95 x 88 milímetros.
    Otros: caudal de aire 22 g/min, cepillo para prendas gruesas, vaso de llenado y bolsa de viaje, cable 1,8 metros de longitud.

Emplea, por otra parte, un sistema que convierte de forma relativamente rápida el agua en vapor, y dado que su salida es continua y uniforme, esto hace que resulte mucho más fácil planchar las prendas. En este sentido, responde bien con la ropa que no tiene excesivas arrugas, incluidos los vaqueros, aunque con otras prendas como las camisas que necesitan un repaso le cuesta más; esta última es una observación que se hace extensible al resto. Cabe comentar, por otro lado, que en líneas generales sus 1.200 vatios de potencia garantizan un buen rendimiento para un producto de estas características. Por último, añadir que viene con tres accesorios: una bolsa de viaje, un cepillo para tejidos gruesos y un vaso de llenado para utilizar con su depósito de 130 mililitros.

  • Lo mejor: construcción, ergonomía y buen aprovechamiento de la potencia ofrecida.
  • Lo peor: los resultados con las camisas, aunque esto es extensible también al resto.
  • Conclusiones: aunque a priori llama la atención por su diseño, esta plancha vertical plegable destaca por ofrecer una muy buena ergonomía, calidad de fabricación y resultados. 

Plancha vertical plegable Philips: la alternativa

Aunque su potencia (1.000 vatios) y caudal de aire (20 g/min) son inferiores con respecto a sus adversarias, esto no ha impedido que la plancha vertical plegable de Philips haya obtenido la segunda mejor puntuación de la comparativa. Y es que junto al modelo de Solac es la que garantiza una mejor experiencia de uso y, por lo tanto, buenos resultados al planchar diferentes tejidos, aunque haya que invertir algo más de tiempo en esta tarea.

A esto se une el hecho de que la plancha luce un acabado muy bueno, reforzando así la sensación de durabilidad, sobre todo si se tiene pensado viajar con ella y uno busca un producto que destaque por su diseño resistente: por ejemplo, la base de salida del vapor es metálica. Además, viene con una bolsa de tela para guardarla cuando no se utilice y tenerla siempre a mano. El depósito para el agua se sitúa en la parte trasera. Su capacidad es de solo 120 ml, como la plancha plegable de Beper, de modo que su autonomía es la más baja. Pero si hay que destacar una cosa buena de este depósito es su práctico diseño extraíble. Otras características de interés son: interruptor de encendido/apagado y piloto indicador de vapor.

Plancha vertical plegable, Rayen

Este modelo incluye una bolsa de tela que viene muy bien para guardarla y así tenerla siempre localizada en el caso de ir con ella de viaje. Pesa algo menos de un kilogramo, plegada posee unas dimensiones de 230 x 130 x 120 milímetros, y como sus oponentes no incorpora una base que permita colocarla de pie sobre una superficie lisa si fuese necesario.

Al sostenerla, se percibe que la calidad de su construcción es correcta para el precio que tiene y el detalle de que el depósito del agua sea extraíble resulta práctico para rellenarlo cómodamente. Por cierto, que este depósito es el de mayor capacidad de la comparativa (140 mililitros): al cambio, se obtiene una autonomía que ronda los 10 minutos, aunque todo va a depender de cómo se use esta plancha vertical plegable. ¿Qué tal la experiencia? Las sensaciones han estado un tanto enfrentadas porque a veces se desenvuelve bien y la salida del vapor es continua, y otras no responde como se espera, de modo que los 1.300 vatios de potencia que promete no se ‘exprimen’ del todo.

Plancha vertical plegable, Beper Steamax

Junto a un cepillo para la ropa, se comercializa con otros dos accesorios más: un cepillo de nylon que elimina pelusas y una pinza para hacer la raya a los pantalones, aunque al principio cuesta cogerle el truco para conseguir un resultado decente.

Fabricada en plástico ABS, tiene un diseño manejable (aunque mejorable en cuanto a comodidad de uso) gracias a que sus dimensiones son de 263 x 171 x 121 milímetros y pesa 1,2 kilos. Por su parte, el cable que va conectado a la corriente eléctrica mide algo más de dos metros de longitud, lo que garantiza una plena libertad de movimientos.

La capacidad del depósito para el agua es de 120 mililitros: aunque el mecanismo para verterla se podía haber planteado de otra manera, lo que sí nos ha gustado es que al ser transparente se controla mucho mejor cuándo hay que rellenarlo, siempre respetando el nivel máximo señalado. La plancha tarda unos 25 segundos en estar lista e incorpora un botón de liberación del vapor que hay que pulsar de continuo. Aprovecha bastante bien sus 1.300 vatios de potencia y para quitar arrugas que no están demasiado marcadas cumple. Conviene no hacer un uso intensivo de la misma porque si no gotea y se hace incómodo.

*Todos los precios de compra incluidos en este artículo están actualizados a 5 de enero de 2023.

[Recuerda que si eres usuario de Amazon Prime, todas las compras tienen gastos de envío gratuitos. Amazon ofrece un período de prueba gratuito y sin compromiso durante 30 días.]

Puedes seguir a EL PAÍS ESCAPARATE en Facebook e Instagram, o suscribirte aquí a nuestra Newsletter.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS