Nuestros periodistas recomiendan de forma rigurosa e independiente productos y servicios que puedes adquirir en Internet. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos al texto, EL PAÍS recibe una comisión. Lee aquí nuestra política comercial.

Los mejores espumadores de leche eléctricos para convertirse en un auténtico barista

Resultan ideales para crear una espuma consistente y cremosa en la leche en cuestión de segundos con la que enriquecer el café

Probamos y ponemos nota a los mejores espumadores de leche eléctricos para el hogar.
Probamos y ponemos nota a los mejores espumadores de leche eléctricos para el hogar.Create

No hace falta ir todos los días a una cafetería para disfrutar de un buen café; ni siquiera, cuando se prefiere con espuma. Las batidoras espumadoras de leche hacen que, en pocos segundos, cualquier tipo de leche animal (y en algunos casos, también vegetal) tenga una textura cremosa perfecta para un capuchino, un latte o un macchiato e, incluso, para simplemente disfrutar de un delicioso vaso de leche.

¿Cómo funciona un espumador de leche?

El mecanismo de funcionamiento de los espumadores de leche es sencillo: la baten para airearla, es decir, introducen una cantidad de aire suficiente para crear una espuma espesa con ella. Pero es algo que se hace de manera diferente en función de su modo de funcionamiento: los hay manuales y eléctricos. Los manuales suelen funcionar a pilas y están compuestos por unas varillas que hay que introducir en el vaso directamente.

Los eléctricos, por el contrario, tienen forma de jarra y en su interior disponen de unas varillas que mueven la leche a gran velocidad. Aunque la principal función de un espumador es la de batir, los modelos eléctricos también la calientan y mantienen a una temperatura elevada.

¿Qué modelos hemos elegido?

Para esta comparativa de espumadores de leche eléctricos hemos elegido cuatro modelos de distintos fabricantes: Create Milk Frother Pro (con una puntuación media de 7,5 puntos), Nespresso Aeroccino 4 (7), Severin SM 3585 (9), y Shardor MF515B (7,75). Todos ellos permiten espumar leche fría y caliente y tienen un tamaño similar. De ellos, hemos valorado las siguientes características:

- Diseño. Los materiales empleados y si estos los hacen más ligeros y fáciles de utilizar, la forma…

- Modos automatizados. Si tienen funciones automatizadas que faciliten su uso, además de si disponen de modos con los que realizar espumajes en distintos tipos de leche o, incluso, en el caso de añadir elementos duros a la mezcla (trozos de chocolate, por ejemplo).

- Capacidad. Todos los modelos sobrepasan la capacidad de dos cafés, pero también hemos tenido en cuenta si con un solo uso (en modo calentar, principalmente) se pueden utilizar para un mínimo de cuatro personas.

- Limpieza. La facilidad a la hora de limpiarlos y si se pueden meter al lavavajillas.

- Otros. Si solo admiten leches de origen animal o si también se pueden utilizar vegetales.

Comparativa sobre los mejores espumadores de leche eléctricos: así los hemos probado

Hemos utilizado distintos tipos de leche, con o sin café, y a distintas temperaturas para realizar las pruebas; han durado cuatro semanas, en las que se han empleado a diario (principalmente para el desayuno).

El mejor espumador de leche eléctrico tras las pruebas realizadas es el Severin SM 3585. Tiene una capacidad de hasta medio litro y dispone de una tecnología de inducción con la que la leche se va calentando de forma progresiva, evitando así que se queme. Su uso es además muy intuitivo, se puede lavar en el lavavajillas y guardar en el frigorífico.

Espumador de leche eléctrico Severin SM 3585: nuestra elección y la de mejor relación calidad-precio

Es capaz de espumar hasta 260 mililitros de leche; también sirve para calentarla, admitiendo hasta medio litro. Ofrece una potencia de 500 vatios y tres programas diferentes: leche fría, caliente o chocolate. Este último resulta muy cómodo, ya que es capaz de fundir trozos de chocolate enteros.

Ficha técnica

  • Dimensiones del producto: 15,5 x 19,5 x 23,6 centímetros.
  • Potencia: 500 vatios.
  • Material: acero inoxidable.
  • Capacidad: 700 ml.

Además, la jarra cuenta en la tapa con una abertura para introducir cacao a la leche, por ejemplo. Nos ha gustado especialmente su sistema de inducción, que permite calentar estos ingredientes evitando que se quemen. Cuando la mezcla está lista, el vertido de la leche en el vaso se hace sin ningún tipo de complicación gracias a la boquilla tipo barista.

Mientras la estamos usando, podemos ver de un solo vistazo su estado gracias a un indicador luminoso en dos colores (rojo y azul) para el funcionamiento en caliente o frío y una señal acústica de aviso. Esto último se puede personalizar y quitar si no queremos que suene.

La limpieza del espumador de leche eléctrico Severin SM 3585 es muy sencilla: la jarra, de acero inoxidable, es apta para el lavavajillas, pero también se puede limpiar con agua tibia y un cepillo.

Lo mejor, lo peor y conclusiones

  • Lo mejor: se limpia de forma muy fácil, tiene capacidad XXL y su proceso de inducción permite calentar la leche sin que se queme ni coger sabores desagradables.
  • Lo peor: no sirve para leches vegetales.
  • Conclusión: al contar tan solo con tres programas, el funcionamiento es muy sencillo. Espuma leche caliente y fría y es adecuada también para fundir chocolate.

Espumador de leche eléctrico Shardor MF515B: la alternativa

Muy similar al ganador de la comparativa, también dispone de tecnología de inducción para calentar la leche y una potencia de 500 vatios; sin embargo, su capacidad es menor que la del modelo ganador (240 mililitros). Con tres modos disponibles (preparación de espuma de leche fría, caliente y calentar leche con cacao), tan solo hay que dar un toque en el interruptor principal para cambiar de modo.

El espumador de leche eléctrico Shardor MF515B incorpora una escala de volumen que indica tanto el mínimo como el máximo de líquido que se puede introducir (dependiendo de si es para espumar o calentar), lo que evita que se añada más cantidad de la necesaria. Incluye un sistema de control de temperatura automático que hace que se apague a los 30 segundos tras usarlo.

Aunque cuenta con un recubrimiento antiadherente, durante las pruebas hemos notado que, en algunas ocasiones, la leche se queda pegada en el interior de la jarra. Luego, hay que lavarla a mano. En este sentido, tenemos que decir que tras varios lavados el botón de encendido se borra. En cuanto al diseño, destacar que no dispone de mango, así que resulta un poco más complicado cogerlo con la leche en su interior.

Espumador de leche eléctrico Create Milk Frother Pro

Este pequeño electrodoméstico calienta hasta un máximo de 350 mililitros de leche (puede emplearse de soja) o leche con chocolate en unos dos minutos; a su vez, espuma, tanto en frío como en caliente, hasta 160 ml en un minuto y medio aproximadamente.

El espumador de leche eléctrico Create Milk Frother Pro tiene tres modos de uso en función de lo que se vaya a hacer con ella (calentar leche o espumarla) y, cuando acaba, emite un pitido para avisar de que la leche ya está lista. También integra un sistema de apagado automático en caso de quedarse sin leche o si alcanza los 115 grados de temperatura.

En relación a la limpieza, este modelo solo se puede limpiar de forma manual, aunque no resulta complicado: el interior se hace solo con agua o con un poco de jabón mientras que el exterior se limpia fácilmente con una bayeta humedecida. Con un diseño minimalista, está disponible en varios colores en tono pastel.

Espumador de leche eléctrico Nespresso Aeroccino 4

El aparato posee cuatro botones en la base para calentar o espumar leche fría o caliente, incluso vegetales como la de soja. Eso sí, hay que tener en cuenta que con la leche de vaca fría entera o semidesnatada es con la que se consiguen mejores resultados. En el interior tiene una escala de volumen, que indica el mínimo y el máximo de líquido que se puede introducir en la jarra (con una capacidad máxima de 240 ml).

Además, conviene saber que en este aparato no es posible añadir otros elementos como azúcar, sirope o chocolate en polvo.

En lo que al ámbito de la seguridad, el espumador de leche eléctrico Nespresso Aeroccino 4 no tiene ningún botón de encendido ni de apagado. Así que se enciende nada más enchufarlo y, para apagarlo, hay que desconectarlo de la corriente. La jarra dispone de un mango que facilita su uso y una tapa de plástico transparente con la que observar cómo se espuma o calienta la leche. También es apta para lavavajillas, por lo que la limpieza se realiza de forma sencilla y rápida.

*Todos los precios de compra incluidos en este artículo están actualizados a 4 de noviembre de 2022.

[Recuerda que si eres usuario de Amazon Prime, todas las compras tienen gastos de envío gratuitos. Amazon ofrece un período de prueba gratuito y sin compromiso durante 30 días.]

Puedes seguir a EL PAÍS ESCAPARATE en Facebook e Instagram, o suscribirte aquí a nuestra Newsletter.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS