Nuestros periodistas recomiendan de forma rigurosa e independiente productos y servicios que puedes adquirir en Internet. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos al texto, EL PAÍS recibe una comisión. Lee aquí nuestra política comercial.

Analizamos cuatro estufas de leña portátiles para acampadas y exteriores

Una selección con modelos de reducido tamaño y peso ligero, ideales para protegerse del frío en cualquier escapada al aire libre

Pasar un día en el campo es una actividad que no solo puede programarse cuando hace buen tiempo. Y es que la bajada de las temperaturas no debe ser excusa para disfrutar de la naturaleza siempre y cuando uno se prepare correctamente. Así, uno de los accesorios que pueden resultar útiles son las estufas de leña portátiles para acampadas.

No obstante, es necesario recordar que antes de utilizar un accesorio de este tipo (o cualquier otro para hacer fuego) con independencia de la época del año hay que informarse de la legislación establecida en cada comunidad autónoma. Por ejemplo, en Andalucía y Madrid el uso del fuego queda totalmente prohibido en zonas forestales y de influencia forestal entre el 1 de junio y el 15 de octubre. En Baleares, en cambio, esta prohibición comienza el 1 de mayo y concluye el 15 de octubre; el resto del año sí se puede hacer fuego, pero siempre y cuando se solicite previamente una autorización administrativa.

¿Qué modelos de estufas de leña portátil para acampadas hemos elegido?

Estos son los modelos seleccionados: HDMENG (7,75), Lixada Titanium (7), StarBlue SB-GV-RS01 (8,75) y Firewood Stove (8,25). Al analizarlas y valorarlas, los criterios que se han tenido en cuenta son los siguientes:

  • Montaje: si este proceso resulta fácil o no. Os adelantamos que en todos ellos el montaje es sencillo, pero en algunos lo es más que en otros.
  • Diseño: desde el punto de vista de la calidad de su construcción.
  • Experiencia: si la estufa de leña cumple con su propósito, cómo es el proceso de combustión, ¿echa demasiado humo?
  • Limpieza: ¿se limpia de forma sencilla o por el contrario cuesta eliminar la suciedad acumulada?

Comparativa las mejores estufas de leña portátil para acampadas: así las hemos probado

Esta comparativa se ha realizado en el jardín de una vivienda unifamiliar en diferentes días, lo que permitió comprobar cómo es el proceso de montaje de este tipo de estufas mini. También su experiencia de uso, el proceso de combustión o su limpieza tras haberlas utilizado, entre otros aspectos.

La estufa de leña portátil para acampadas StarBlue SB-GV-RS01 ha recibido la mejor valoración. Se trata de un modelo con un diseño altamente resistente y su montaje se sitúa entre los más fáciles. Además, el detalle del asa en su parte superior resulta útil. También destaca por cómo se desarrolla todo el proceso de combustión.

Estufa de leña portátil para acampadas StarBlue SB-GV-RS01: nuestra elección

Al igual que otros modelos de su categoría, se comercializa junto a una bolsa de tela con dos asas para guardarla y así llevarla en los desplazamientos: aunque no se siente tan ligera como el resto de las estufas analizadas, esto no impide transportarla cómodamente. Su calidad de construcción (el material elegido es el acero bajo en carbono) es de las mejores.

Ficha técnica

  • Materiales: acero en bajo carbono
  • Dimensiones: 390 x 200 mm
  • Otros: soporte en cruz, bolsa de viaje 

También nos ha gustado que la propia estufa incorpore un asa para que una vez montada pueda llevarse de un sitio a otro sin gran esfuerzo. Hablando de montajes, su instalación solo requiere de unos minutos. Toda la estructura se asienta en dos patas de acero que se acoplan utilizando los dos tornillos incluidos en su caja. Además, en la parte superior es posible encajar dos accesorios a modo de soporte en forma de cruz que permitirán cocinar los alimentos que, por ejemplo, se echen en una sartén.

¿Qué tal la experiencia? La cámara de combustible funciona correctamente y las llamas salen bien, generando una mínima cantidad de humo. Además, el ancho de la abertura a través del cual se introduce la leña posee una medida que facilita que la estufa ‘se alimente’ de forma cómoda.

Lo mejor, lo peor y conclusiones

  • Lo mejor: diseño, montaje y experiencia
  • Lo peor: se sitúa entre las opciones más caras
  • Conclusiones: Su diseño es el más avanzado y en comparación con las demás genera una mínima cantidad de humo, de modo que la llama siempre está viva. La madera se quema a un buen ritmo.

Estufa de leña portátil para acampadas Firewood Stove: la alternativa y mejor relación calidad-precio

Viene con varios accesorios entre los cuales se encuentran: una bolsa de viaje de tela para guardarla cuando no se utiliza, una bandeja para recoger las cenizas que tiene un diseño un poco estrecho al hacerla encajar y una rejilla para cocinar alimentos, aunque en la práctica la experiencia es mejorable dependiendo de los que se elijan.

Desplegada (el proceso de montaje final es super sencillo), esta estufa de leña fabricada en acero inoxidable cuenta con unas dimensiones de tan solo 210 x 140 x 140 milímetros y su peso (en torno al kilo y medio) hace que resulte especialmente fácil y cómodo llevarla en los desplazamientos. A este respecto, la calidad de sus acabados no se ve mala y la estabilidad que consigue es buena. Dispone, por otro lado, de un tirador redondeado en una de sus puertas para que al abrirla la leña se introduzca al instante. Genera calor correctamente y la sensación es agradable. Como aspecto a mejorar, y antes de utilizarla, quitar la fina película que envuelve toda la estructura exige dedicarle más tiempo del que nos gustaría.

Estufa de leña portátil para acampadas HDMENG

Junto a la versión que tiene un tamaño L (300 x 300 x 250 milímetros), esta mini estufa de leña se encuentra disponible en un tamaño M (220 x 220 x 190 milímetros) que es la analizada. Uno de los primeros detalles que llama la atención tras montarla es que la estructura (provista de 16 puertos de conducción de calor) incorpora en su base cuatro patas telescópicas y plegables en altura (aproximadamente unos 100 milímetros) que proporcionan una óptima estabilidad sobre la superficie donde se coloque. No obstante, cuesta un poco manipular adecuadamente estas patas.

Fabricada en acero al carbono, su diseño destaca por su resistencia y durabilidad. Mientras, el peso, algo más de 3 kilogramos, facilita que la estufa al igual que sus adversarios se traslade de un lugar a otro sin problemas. En lo referente a su uso, hay que indicar que el proceso de combustión resulta más lento que los demás y que la abertura que da acceso a la cámara es bastante más pequeña de lo deseado.

Estufa de leña portátil para acampadas Lixada Titanium

Es la más ligera de todas al estar fabricada en titanio, aunque la calidad empleada por su fabricante es mejorable. La estufa compacta de Lixada viene en una bolsa que apenas ocupa espacio y en su interior se encuentran las piezas que hay que montar. Al no ser muchas, el proceso se completa en poco tiempo: eso sí, hay que ser lo más meticuloso posible para que todas encajen entre sí perfectamente, pues de lo contrario la estructura se desestabiliza y es necesario empezar de nuevo.

Aunque combustiona sin problemas, ‘consume’ de forma más rápida la leña, lo que obliga a estar más pendiente para que las llamas no se apaguen. Además, comparte con sus adversarias la posibilidad de utilizar la parte superior como superficie de cocinado, aunque el recipiente que se use no debe ser lógicamente grande dado su tamaño mini. Las tareas de limpieza, comparadas con el resto, no son tan fáciles como nos hubiera gustado.

*Todos los precios de compra incluidos en este artículo están actualizados a 20 de noviembre de 2022.

[Recuerda que si eres usuario de Amazon Prime, todas las compras tienen gastos de envío gratuitos. Amazon ofrece un período de prueba gratuito y sin compromiso durante 30 días.]

Puedes seguir a EL PAÍS ESCAPARATE en Facebook e Instagram, o suscribirte aquí a nuestra Newsletter.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS