Nuestros periodistas recomiendan de forma rigurosa e independiente productos y servicios que puedes adquirir en Internet. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos al texto, EL PAÍS recibe una comisión. Lee aquí nuestra política comercial.

Probamos cuatro cerraduras inteligentes que se pueden manejar con el móvil y elegimos la mejor

Los mejores modelos de ‘smart lock’ que se pueden encontrar en el mercado para aumentar la seguridad en casa

Mejorar la seguridad en el acceso a casa y hacer que sea más cómodo en determinados momentos (llegar con la compra, tener al niño en brazos…). Estos son los dos principales usos de emplear una cerradura inteligente en lugar de la tradicional: podemos controlarlas desde el teléfono móvil, garantizando el acceso sin llave y permitiendo llevar un control exhaustivo de quién entra y sale de casa.

¿Cómo funciona una cerradura inteligente?

Pese a lo que pueda parecer a simple vista, el funcionamiento de las smart lock es muy sencillo. Una vez instalada en la puerta (cada modelo requiere de unos pasos diferentes, como veremos en la comparativa), se vinculan con el smartphone por Bluetooth y/o Wi-Fi y, a través de estas conexiones, a la app móvil que permite configurar sus distintas funciones y gestionar su uso.

Es un sistema completamente seguro tanto a nivel de poder entrar en casa si hay algún error (siempre puede emplearse una llave tradicional) como de prevenir el acceso de extraños, ya que toda la información está siempre cifrada y cualquier apertura de la puerta se notifica al teléfono móvil.

Las mejores smart lock

Para esta comparativa hemos elegido cuatro modelos de cerradura inteligente que se adaptan a múltiples tipos de puerta y cerradura. Se trata de Nuki Smart Lock 3.0 Pro (ganadora con una puntuación media de 9), Tesa Assa Abloy ENTR (7,5), Yale Linus Smart Lock (8,5) y ZKTeco AL20DB (7).

De ellas, se ha valorado:

  • Diseño. Los materiales que se han empleado para su construcción, la sensación de durabilidad y cómo se adapta a los distintos tipos de puerta y bombín.
  • Instalación. Cuántos elementos hay que instalar, cómo es el proceso, si son necesarias herramientas y si es fácil y rápido o no. También hemos tenido en cuenta si es necesario prestar atención o contar con algún accesorio adicional.
  • Configuración. Además de su facilidad, cómo se realiza: en algunos casos se emplea directamente el smartphone y no hay otra opción, en otros todo es personalizable desde la propia cerradura…
  • Funciones inteligentes. Qué permite exactamente la cerradura: abrir a distancia, utilizar distintos métodos de desbloqueo, consultar el registro desde la web...
  • Funcionamiento. Una vez instalada y configurada, ¿cómo funciona cada cerradura? ¿Da errores? ¿Reconoce correctamente la posición de los habitantes de la casa y les abre y cierra la puerta cuando es necesario?
  • Otros. Algunos aspectos adicionales como el uso de pila o batería interna, los complementos que pueden emplearse para complementar las funciones, etcétera.

Así los hemos probado

Durante tres meses hemos probado las distintas cerraduras participantes en esta comparativa que, en todos los casos, se han instalado en la puerta de acceso del hogar. La instalación la hemos realizado nosotros mismos siguiendo las instrucciones de cada modelo, así como la configuración. A partir de ahí, hemos probado todas sus funciones, incluida la de dar acceso a otros usuarios bien a través de sus teléfonos móviles, bien con códigos o huellas dactilares.

La cerradura inteligente ganadora, debido a su fiabilidad y a su gran variedad de posibilidades, es Nuki Smart Lock 3.0. La hemos probado junto con el teclado Keypad 2.0, que permite acceso con una clave numérica o por huella dactilar.

Cerradura inteligente Nuki Smart Lock 3.0 Pro: nuestra elección y mejor relación calidad-precio

Su montaje es muy sencillo: viene con dos soportes para adaptarse a distintos tipos de bombín. Uno de ellos para los que sobresalen de la puerta, que se aprieta con unos tornillos; y otro para los que no, que viene con una pegatina 3M. Durante las pruebas hemos utilizado el segundo. Instalado el soporte en el interior de la puerta, se introduce la llave en la cerradura (por dentro) y se coloca el Nuki en sí, que queda automáticamente anclado. Luego, se instala el sensor que detecta si la puerta está abierta o cerrada: se compone de dos partes que hay que colocar alineadas. En las instrucciones contempla dos supuestos: que puerta y marco estén al mismo nivel, o que la puerta esté por encima. En nuestro caso era al revés, por lo que el marco sobresale un par de centímetros, y tuvimos que tirar de inventiva para situarlo y que funcionara. Fue el único inconveniente de la instalación que, por lo demás, es muy sencilla.

Ficha técnica

  • Conexión: Bluetooth y Wi-Fi
  • Peso: 580 gramos
  • Dimensiones: 110 x 60 x 60 milímetros
  • Requisitos de la puerta: cilindro doble de perfil europeo con función de emergencia y peligro
  • Compatibilidad: iOS, Android, Huawei
  • Número de permisos: 200
  • Otros: cifrado de extremo a extremo, control de entrada, funcionamiento con batería recargable, compatible con asistentes de voz
  • Contenido de la caja: Nuki Smart Lock 3.0 Pro, placa de montaje por sujeción y placa de montaje adhesiva, llave, Allen, Nuki Power Pack, cable de carga USB tipo C, manual

Mucho más silenciosa que su versión anterior, con batería recargable y Wi-Fi integrado (antes era necesario un accesorio adicional que se conectaba a la corriente), es posible controlarla desde cualquier lugar, establecer rutinas, utilizar la cerradura con asistentes inteligentes, que te avise si se abre o cierra la puerta… Para ello es esencial la aplicación, en la que, entre otros, se puede establecer una función de desbloqueo automático que abre la puerta cuando te acercas a ella que funciona realmente bien y es muy útil cuando por ejemplo llegas cargado con la compra; programar que se cierre automáticamente al irte, autorizar a usuarios para que entren sin llave, etcétera.

Como accesorio adicional, en esta ocasión, la hemos probado con un teclado numérico (el Nuki Keypad 2.0) con lector de huellas incluido. Se instala con adhesivo en el exterior de la puerta para que, al llegar, pueda identificarte en aproximadamente un segundo. Es capaz de almacenar 20 huellas distintas y hasta 200 claves numéricas de acceso, y funciona con pilas.

  • Lo mejor: su configuración es rápida y sencilla y, como trae Wi-Fi integrado, se puede controlar a distancia
  • Lo peor: en las instrucciones no se contemplan todos los supuestos de instalación por lo que a veces hay que tirar de imaginación
  • Conclusión: su fácil instalación, gestión sencilla a través de la app y funcionamiento silencioso y fiable la convierten en la mejor cerradura inteligente de la comparativa

Cerradura inteligente Yale Linus Smart Lock: la alternativa

Con un diseño muy minimalista y de calidad en el que predomina el metal, funciona con cuatro pilas AA que se esconden tras una discreta tapa magnética y cuenta en su interior con un pestillo giratorio que permite manipularla de forma manual. Compatible con una amplia variedad de cerraduras, las pruebas las realizamos empleando un cilindro diseñado específicamente para esta ‘smart lock’: el HS-K Linus de doble embrague que, como peculiaridad, tiene cerradura por su lado exterior pero, en el interior (el que se esconde tras la cerradura inteligente) no; en su lugar, tiene una pestaña que se engancha a la perfección con el dispositivo. La hemos probado también junto con el accesorio Yale Connect Wi-Fi para poder controlarla a distancia y con un teclado numérico Yale Smart Keypad.

La instalación se realiza en minutos y la única dificultad que tuvimos fue colocar correctamente un pequeño imán que debe situarse en el marco a la altura de la cerradura para que detecte el estado de la puerta: abierta, cerrada, entornada… Es muy potente, por lo que al acercarlo ‘saltaba’ de las manos y tuvimos que repetir el proceso varias veces hasta que quedó en una ubicación óptima.

Entre sus funciones, todas ellas gestionables desde su app, se encuentran la posibilidad de controlar en tiempo real el estado de la puerta, consultar un registro con las aperturas y cierres, dar acceso a terceras personas (solo los catalogados como propietarios pueden acceder a la configuración), configurar la apertura automática al acercarse y el cierre al alejarse más de 200 metros…

Cerradura inteligente Tesa Assa Abloy ENTR

Su instalación es algo diferente a la de la ganadora de la comparativa aunque, no por ello, más complicada. En este caso, hay que desmontar el cilindro que tiene la puerta, porque esta cerradura trae integrado el suyo propio. Así que el proceso pasa por colocarlo y fijarlo para que quede instalado. Antes de hacerlo, eso sí, conviene revisar que el embellecedor sea compatible porque, de otra manera, quedará un agujero en la parte exterior de la puerta.

Hecho esto, la cerradura se abrirá con un mando a distancia, un lector de huellas dactilares o un teclado numérico (que se compran por separado), o desde el smartphone. Es curioso que el dispositivo móvil es esencialmente una llave, y no tanto herramienta de configuración. Puede usarse como tal, pero el interfaz de la app es confuso y los cambios no siempre se aplican a la cerradura, así que lo mejor es gestionarlo todo directamente desde el propio equipo y su panel táctil: desde activar y desactivar mandos hasta gestionar el modo automático o manual, autorizar teléfonos móviles… Las instrucciones son muy detalladas; algo esencial porque de otra manera sería muy complicado configurarlo por uno mismo. Funciona con una batería interna que se carga por microUSB, echa la llave automáticamente cuando se cierra la puerta, pita si se queda abierta… Viene con dos llaves físicas y un mando.

Cerradura inteligente y biométrica ZKTeco AL20DB

Su mayor atractivo es que integra un panel biométrico y un teclado numérico para facilitar el acceso al hogar; por lo tanto, una de las principales diferencias con respecto a otros modelos es que se instala un módulo de la cerradura a cada lado de la puerta. De ahí también que solo sea adecuada para interiores, ya que no es resistente al agua. Además, se abre con una llave o con el smartphone, que se conecta por Bluetooth, por lo que tiene que estar obligatoriamente dentro del rango de acción. Lo mismo se aplica para la configuración de sus opciones.

La app permite, por ejemplo, llevar un control exhaustivo de quién entra y sale de casa, establecer franjas horarias de acceso para determinadas personas, crear códigos para invitados… Una función muy curiosa es que, para mejorar la seguridad, la cerradura detecta estos códigos aunque antes y después se introduzcan otros dígitos aleatorios. Con cuatro pilas, pita cuando se está agotando la carga.

*Todos los precios de compra incluidos en este artículo están actualizados a 4 de diciembre de 2022.

[Recuerda que si eres usuario de Amazon Prime, todas las compras tienen gastos de envío gratuitos. Amazon ofrece un período de prueba gratuito y sin compromiso durante 30 días.]

Puedes seguir a EL PAÍS ESCAPARATE en Facebook e Instagram, o suscribirte aquí a nuestra Newsletter.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS