Nuestros periodistas recomiendan de forma rigurosa e independiente productos y servicios que puedes adquirir en Internet. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos al texto, EL PAÍS recibe una comisión. Lee aquí nuestra política comercial.

Las mejores camas para perros donde predominan la comodidad y el descanso

Cómoda, de buen tamaño y con tejidos suaves: tres características que debe tener una buena cama para perros y que cumplen los modelos reunidos en este análisis

Probamos y ponemos nota a las mejores camas para perros del mercado, a la venta en la plataforma Amazon.
Probamos y ponemos nota a las mejores camas para perros del mercado, a la venta en la plataforma Amazon.

Cuando llega un perro a casa hay un elemento que tiene que estar siempre preparado: su cama. Y es que, aunque a muchos les gusta estar tumbados o sentados en el suelo o en el sofá de sus dueños, lo cierto es que es importante acostumbrarlos a dormir en su propia cama sin importar el tamaño del can (si no quieres que acabe en la tuya).

¿De qué está hecha una cama para perros?

Generalmente, las camas para perros están compuestas por un cojín más o menos acolchado (independiente o no de la base) y pueden incluir brazos para que las mascotas apoyen la cabeza o las patas, además una funda lavable, impermeable… Su interior (dependiendo de la calidad de la cama) suele estar compuesto por espuma (viscoelástica, en algunos casos) o fibra hueca. Uno de los aspectos que hay que tener muy en cuenta a la hora de elegir una cama para perros es su tamaño, ya que si no elegimos la talla adecuada, la mascota no se encontrará relajada y no la utilizará aunque sea la mejor del mercado.

¿Qué modelos hemos elegido?

Para esta comparativa de camas para perros hemos elegido cuatro modelos de distintos fabricantes: BedDog Lupi (con una puntuación media de 8,25 puntos), Bedsure Comfy Pet (8,75), Lionto (7), Meishida (6,25) y Pecute (7,25). Todas ellas están disponibles en distintos tamaños y colores, y disponen de materiales impermeables o desenfundables. Al analizarlas y valorarlas, se han tenido en cuenta los siguientes aspectos:

Tamaño. En cuántos tamaños está disponible, cómo se adaptan a los diferentes tamaños de perro y si ofrecen las medidas exactas en sus especificaciones.

Material. Qué tipo de material emplea tanto para el cojín como para la funda, si es resistente al peso del perro, si se ensucia con facilidad, cómo resiste el paso del tiempo…

Confortabilidad. Qué tipo de acolchado incluye, si se adapta bien al peso del animal, si se deforma con el uso, etcétera.

Limpieza. Si se puede meter en la lavadora o hay que lavarla a mano, el tiempo de secado y otros aspectos relacionados con ella.

Comparativa sobre las mejores cama para perros: así las hemos elegido

Los modelos seleccionados han sido utilizados con un perro de tamaño mediano (unos 20 kilos) tanto para descansar durante el día como para dormir por la noche durante un periodo mínimo de 15 días. También en distintas superficies a diferentes temperaturas; en concreto, en terrazo y tarima con suelo radiante.

La mejor cama para perros tras las pruebas realizadas es la Bedsure Comfy Pet. Disponible en varios tamaños (M, L y XL), cuenta con un cojín de espuma ortopédica que se adapta al cuerpo de la mascota, posee fondo antideslizante y tiene una funda con brazos y cremallera en forma de L que facilita el lavado.

Cama para perros Bedsure Comfy Pet: nuestra elección

Este modelo de cama llega en una caja con un cojín rectangular grueso enrollado por un lado y la funda por otro. El cojín, en primer lugar, está fabricado con una espuma ortopédica con forma de huevera que se adapta al cuerpo y a la postura del animal. El material es lo suficientemente resistente para que la mascota no se hunda en la cama, aunque pese muchos kilos.

La cama para perros Bedsure Comfy Pet tiene, además, el grosor adecuado para que el perro no note ni el calor ni el frío del suelo y se completa con unos brazos que rodean todo el colchón. La parte frontal, eso sí, está despejada para que el animal entre sin dificultad.

Ficha técnica

  • Dimensiones del producto: 71 x 58 x 18 cm (talla M), 89 x 63 x 18 cm (talla L) y 106 x 80 x 18 cm (talla XL).
  • Peso: 2,61 kilogramos.
  • Materiales: espuma ortopédica con forma de huevera, franela en la parte en la que se tumba el animal y puntos de silicona en la parte antideslizante.

La funda, con un tacto muy suave, tiene una cremallera que se puede abrir o cerrar desde tres lados y el forro interior es impermeable, lo que resulta muy útil si el perro todavía orina en casa, por ejemplo. La parte que se apoya en el suelo es antideslizante, así que se puede colocar en cualquier superficie sin miedo a que la cama se mueva más de la cuenta.

Por último, en el momento de lavar la funda (la espuma no se puede lavar), es recomendable hacerlo con agua fría o a baja temperatura (máximo 30 grados) y en un ciclo corto. Antes de meterla en la lavadora lo mejor es pasar un rodillo atrapapelos.

Lo mejor, lo peor y conclusiones

  • Lo mejor: es muy cómoda y que el interior de la funda sea impermeable es fundamental para los perros que son todavía cachorros.
  • Lo peor: los brazos no se pueden desmontar, por lo que hay que meter la funda entera en la lavadora. Eso puede ser un problema si la talla de la cama es muy grande y la lavadora pequeña.
  • Conclusión: tiene un tacto muy suave, cuenta con brazos para que los perros apoyen la cabeza o las patas y el cojín es grueso y resistente. Además, se limpia fácilmente en la lavadora.

Cama para perros BedDog Lupi: la alternativa y la de mejor relación calidad-precio

El modelo, similar al ganador, también tiene brazos para apoyar cabeza o patas, aunque está disponible en una mayor variedad de tamaños (desde la S hasta la 3XL) y diferentes colores. El cojín, independiente de la base, está compuesto de espuma de escamas, es decir, muchos trocitos de este material juntos; es un poco más fino que el modelo ganador y la tela es algo menos resistente; si el perro la araña, puede romperse con mayor facilidad.

Por otro lado, la funda se puede lavar sin el relleno del colchón ni de los brazos (ya que tiene cremalleras) y en la lavadora (en ciclo corto y a baja temperatura), aunque con unos mínimos cuidados diarios se mantiene limpia bastante tiempo: se puede aspirar sin problema y utilizar un paño humedecido sobre ella (ya sea con agua o vinagre de limpieza).

Una vez lavada la cama de perros BedDog Lupi, no tarda mucho en secarse.

Cama para perros Pecute

Aunque no posee brazos, este accesorio está disponible en tres tamaños (S, M y L) destaca por una peculiaridad: la funda se puede utilizar por las dos caras. Una tiene un tejido más suave y caliente, ideal para el invierno, y la otra cuenta con una tela que aísla a la mascota del calor en verano. Ambas tienen relieve, así que no es recomendable para perros que suelen masticar y comerse objetos.

El interior de la cama para perros Pecute está formado por tres cojines acolchados de espuma con memoria, es decir, puede recordar la postura del perro para facilitar su descanso. Los cojines vienen envasados al vacío y, para que adquieran su forma natural antes del primer uso, es importante frotarlos y palmearlos durante unos minutos.

En cuanto a su limpieza, la funda se puede meter a la lavadora sin problemas aunque también se puede lavar a mano.

Cama para perros Lionto

Tanto la tela del cojín en la que descansa la mascota como la de la base es impermeable y reversible, por lo que no cala con los posibles escapes del animal y permite cambiar los colores (uno más claro y otro más oscuro). De diseño redondo, combinando los colores se pueden llegar a hacer hasta cuatro diseños diferentes. Además, incluye un par de cojines pequeños para el perro.

La cama para perros Lionto se encuentra disponible en tres tamaños, en comparación con los otros modelos hemos notado que el cojín principal es un poco más fino. En relación a la limpieza, la funda no es desenfundable, por lo que para lavarla hay que hacerlo en conjunto: funda y relleno.

Por el tipo de tela, plastificada, cuando el perro se está acomodando en la cama o se mueve más de lo habitual produce ruido.

Cama para perros Meishida

Su cojín está relleno de fibra hueca (poliéster) y no es demasiado grueso, por lo que un perro de tamaño grande puede que note algo el suelo. Durante las pruebas hemos notado que si el animal es muy activo y se mueve mucho, el cojín termina moviéndose también.

Disponible en tres tamaños, su funda es reversible y desenfundable, ya que viene con cremalleras, pero la de la base no, por lo que hay que lavarla con el relleno. Se puede lavar a mano o en lavadora (con agua fría o no superando los 30 grados de temperatura). La tela, incluso, admite planchado a baja temperatura. No obstante, hay que evitar lavarla en exceso porque salen pelotitas en el tejido.

Por último, destacar que la base de la cama para perros Meishida tiene unas bolitas antideslizantes que, en esta ocasión, sí facilitan que se mantenga fija en el suelo.

*Todos los precios de compra incluidos en este artículo están actualizados a 7 de diciembre de 2022.

[Recuerda que si eres usuario de Amazon Prime, todas las compras tienen gastos de envío gratuitos. Amazon ofrece un período de prueba gratuito y sin compromiso durante 30 días.]

Puedes seguir a EL PAÍS ESCAPARATE en Facebook e Instagram, o suscribirte aquí a nuestra Newsletter.

Sobre la firma

Laura Román Pulido

Periodista especializada en los sectores tecnológico y educativo. Actualmente compagina el análisis de productos y elaboración de comparativas para EL PAÍS Escaparate con su labor como redactora de EDUCACIÓN 3.0.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS