Abascal amenaza a los accionistas de los medios de comunicación críticos con Vox

El partido ultra arremete contra las feministas “locas de odio” y califica el 8M de “día para olvidar”

El presidente de VOX, Santiago Abascal, ante el público en el acto central de la Asamblea General Ordinaria del partido en el Palacio de Vistalegre (Madrid) este domingo. En vídeo, sus declaraciones.RICARDO RUBIO (VÍDEO: ATLAS)

Ni haberse convertido en el líder del tercer partido del Congreso ni haber renovado por cuatro años la presidencia de Vox sin necesidad de votación han rebajado la obsesión de Santiago Abascal con los medios de comunicación. El dirigente ultra ha aprovechado este domingo su discurso en la plaza de Vistalegre (Madrid) para arremeter contra los que ha calificado de “medios de manipulación”, a los que ha acusado de emprender en su contra “la campaña de demonización más abyecta de la democracia”.

Abascal ha vuelto a culpar a la prensa de las agresiones sufridas por militantes de su partido; como el incidente que se produjo en la madrugada del domingo en Barcelona, donde un grupo de mujeres lanzó excrementos y realizó pintadas en un autobús que llevaba a simpatizantes de Vox a Madrid. Pero ha ido incluso más allá al señalar lo que debe publicarse y lo que no. Así, se ha quejado del escaso eco que ha tenido en España su reciente viaje a EE UU, mientras se informaba ampliamente de las disensiones en su partido. Aludía, sin citarla, a la candidatura del sector crítico que ha denunciado un “pucherazo” en las elecciones internas de Vox.

Tras mencionar al Grupo PRISA, EL PAIS, la Cadena SER y la Sexta (a cuyos periodistas se ha impedido el acceso al mitin), provocando abucheos en el auditorio, Abascal ha amenazado a los accionistas de los medios de comunicación para que cambien el tratamiento informativo que recibe su partido. “Habrá que pensar no solo en los medios, sino en los accionistas que están detrás, en muchos bancos, y habrá que dirigirse directamente a ellos, quizá interpelarlos públicamente”, ha dicho, tras subrayar que muchos de los 3,6 millones de votantes que tuvo Vox el 10N son clientes de esas compañías.

El mitin celebrado este domingo en Vistalegre ha servido de puesta de largo del nuevo equipo directivo de Abascal y de contraprogramación ante las movilizaciones feministas del 8M, a las que se han hecho constantes críticas desde la tribuna. El partido no ha conseguido llenar un aforo de 10.000 plazas, como en las dos ocasiones anteriores, pero se ha curado en salud recomendando a sus simpatizantes más vulnerables que siguieran el mitin por Internet, tras acusar al Gobierno de falta de claridad sobre el coronavirus.

Las dos primeras oradoras, Rocío Monasterio, presidenta del partido en Madrid, y Macarena Olona, secretaria del grupo parlamentario, han cargado contra las feministas, de las que han dicho que “no nos representan”, haciendo suyo el lema de la izquierda el 15M. Por su parte, el eurodiputado Jorge Buxadé, ascendido a número tres en la nueva dirección, ha realizado una defensa ferviente de la “familia natural” que han aplaudido todos sus compañeros; salvo Olona, reciente madre de un niño cuya paternidad no ha querido revelar.

De su lado, el confirmado secretario general Javier Ortega Smith, tras referirse a los cuatro militares muertos en accidente en los últimos meses en San Javier (Murcia), ha calificado el 8 de marzo de “fecha para olvidar”, asegurando que en tal día de 1917 empezó la revolución comunista en Rusia, aunque lo que comenzó entonces fue la revolución democrática de febrero que acabó con el régimen zarista.

Finalmente, Abascal ha dicho que el Gobierno de Pedro Sánchez “ha pasado de ilegítimo a criminal”, por su “complicidad con golpistas y dictadores”, y ha asegurado que, desde que el líder del PSOE llegó a La Moncloa, “las violaciones no han dejado de aumentar dramáticamente en España, mientras extranjeros con antecedentes [por violación] se pasean por nuestras calles”.

También ha arremetido contra las feministas, a las que ha tachado de “locas de odio que gritan cosas terribles y asustan a otras mujeres” y contra las ministras “groseras”, obsesionadas por “violentar la inocencia de los niños” con charlas de formación sexual que están “mucho más cerca de la corrupción de menores y la pedofilia que de la educación”, ha añadido, parafraseando el tuit que llevó a Twitter a cerrar la cuenta oficial de Vox.

Pero sus mayores dardos los ha lanzado contra la ministra de Igualdad, Irene Montero, a la que “se ha montado un ministerio a la medida cuyo primer objetivo es que nuestras hijas vuelvan solas y borrachas a casa mientras baja la pena a los violadores”. “No tenéis vergüenza, señor vicepresidente y consorte”, ha añadido, buscando el cuerpo a cuerpo con Pablo Iglesias.

Aunque Abascal ha asegurado que “Vox no está solo” y ha encontrado mucha sintonía en la Administración de Trump, el único representante extranjero en el evento ha sido un enviado del presidente húngaro, Viktor Orbán, Gobierno al que la UE ha expedientado por vulnerar valores democráticos.

Sobre la firma

Miguel González

Responsable de la información sobre diplomacia y política de defensa, Casa del Rey y Vox en EL PAÍS. Licenciado en Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) en 1982. Trabajó también en El Noticiero Universal, La Vanguardia y El Periódico de Cataluña. Experto en aprender.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS