España manda un avión y un pequeño contingente policial a la frontera greco turca ante la crisis migratoria

Interior despliega con carácter inmediato a cuatro guardias civiles y un policía nacional, y en abril enviará una aeronave del instituto armado con dos tripulaciones

Un grupo de refugiados camina hacia la frontera griega desde la localidad turca de Edirneeste.
Un grupo de refugiados camina hacia la frontera griega desde la localidad turca de Edirneeste.ERDEM SAHIN (EFE)

El Ministerio del Interior ha anunciado el envío inmediato de un pequeño contingente formado por cuatro guardias civiles y un policía nacional a la frontera greco turca para colaborar con la Agencia Europea de Fronteras (Frontex) en la operación terrestre con la que la UE pretende hacer frente a la crisis migratoria de las últimas semanas en la que miles de refugiados intentan cruzar la frontera topándose con la brutal respuesta de la policía griega. Además, en abril España desplegará un avión del Instituto armado junto a dos tripulaciones. Hasta ahora había desplegados en el campo de refugiados de la isla griega de Lesbos cinco policías nacionales especializados en identificaciones dentro de la llamada Operación Poseidón, puesta en marcha en 2015 para frenar la llegada de inmigrantes por vía marítima desde las costas turcas.

El anuncio del Gobierno español se ha producido una vez que Frontex ha elaborado los planes de contingencia para hacer frente a la situación, aunque el envío de la aeronave y de los agentes ya figuraba en la propuesta que Fernando Grande-Marlaska llevó a la última reunión de ministros de Interior de la UE celebrada el pasado 4 de marzo. Esta, finalmente, no fue abordada porque la agencia europea de fronteras pidió más tiempo para ultimar el despliegue y cuantificar el apoyo que iba a necesitar de los países miembros, detallan a EL PAÍS fuentes de Interior. En aquella reunión, los Veintisiete cerraron filas con la política migratoria de mano dura del Gobierno de Kyriakos Mitsotakis y se mostraron dispuestos a seguir poniendo dinero sobre la mesa del Ejecutivo de Ankara para evitar que la nueva oleada de refugiados desemboque en una crisis migratoria como la de 2015.

Atenas buscó en ese encuentro el apoyo financiero y operativo de los Veintisiete, algo a los que el resto de gobiernos se mostraron favorables. Así, el Ejecutivo comunitario ofreció al gobierno griego 700 millones de euros en dos fases: la mitad llegaría de forma inmediata y el resto más adelante si fuera necesario. Además, Frontex lanzará dos operaciones rápidas de intervención fronteriza con efectivos aportados por los Veintisiete —en el que participarán los cuatro guardias civiles y el policía que envía España— y coordinará un “nuevo programa de retorno rápido” de migrantes.

En la declaración conjunta que hicieron pública tras el encuentro, los ministros de Interior, además de manifestar su respaldo a Grecia, acordaron adoptar las medidas necesarias “de acuerdo con el derecho de la Unión” para impedir la entrada de inmigrantes irregulares a Europa. “Manifestamos nuestra solidaridad y la del conjunto de la UE con Grecia, Bulgaria y Chipre”, sostuvo el propio Grande-Marlaska.

Sobre la firma

Óscar López-Fonseca

Redactor especializado en temas del Ministerio del Interior y Tribunales. Llego a EL PAÍS en marzo de 2017 tras una trayectoria profesional de más de 30 años en Ya, OTR/Press, Época, El Confidencial, Público y Vozpópuli. Es licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción