El Gobierno y Ciudadanos pactan retirar medallas a opresores franquistas

Los partidos minoritarios critican que PSOE y Unidas Podemos no muestren más urgencia en tramitar una medida que ha tardado tanto

Imagen del pleno del Congreso de los Diputados este miércoles.
Imagen del pleno del Congreso de los Diputados este miércoles.Jaime Villanueva (EL PAÍS)

El Gobierno buscó finalmente la vía más lenta y menos expeditiva para conseguir que se puedan retirar las condecoraciones concedidas a autoridades o funcionarios del aparato franquista que hubieran mostrado “conductas incompatibles con los valores democráticos y los principios de protección de los Derechos Humanos”. Una propuesta que se debatió este miércoles en el Congreso, en un formato de proposición no de ley más lógico para la oposición que para una iniciativa del Gobierno, y que saldrá adelante este jueves en una votación con un amplio respaldo gracias de nuevo a un pacto alcanzado por los dos partidos del Ejecutivo de coalición, el PSOE y Unidas Podemos, con Ciudadanos.

La proposición debía perseguir simbólicamente, además, desposeer de varias medallas dadas por el Estado al exinspector de la Brigada Político-Social de la época franquista Antonio González Pacheco, Billy el Niño, que murió sin embargo con todas sus condecoraciones el pasado 7 de mayo por coronavirus.

El debate en el Congreso sirvió también para retomar los argumentos ya clásicos esgrimidos por los dos bandos ideológicos existentes en la Cámara en cuanto se abordan asuntos relacionados con la memoria histórica y el franquismo. Los portavoces de los dos partidos proponentes ensalzaron que el Gobierno diera así un paso adelante para “por vergüenza democrática retirar honores a los que abochornaron a nuestro país”, como apuntó Martina Velarde, de Podemos, que también admitió que se llegaba un poco tarde, por lo que pidió perdón.

Íñigo Errejón, portavoz de Más País, durante una intervención en el Congreso el miércoles 10 de junio. En vídeo, las declaraciones de Errejón y de la diputada de JxCat Miriam Nogueras.EFE

Felipe Sicilia, del PSOE, abundó en esa línea y también en que no se entendería que a estas alturas aún se rindiera algún tipo de homenaje a quien atentó en su momento contra los valores democráticos. Sicilia recordó a las Trece Rosas, jóvenes izquierdistas fusiladas por el franquismo en agosto de 1939, y presumió de que gracias al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, el Ejecutivo había preparado en la anterior legislatura un proyecto de ley para acabar con esos agravios. Sicilia reiteró que el Gobierno tiene la intención ahora de revisar la ley de Memoria Histórica y actualizarla con medios y financiación pública para las exhumaciones en una nueva ley de Memoria Democrática.

Al PP y Vox no le gustaron nada ni esos argumentos ni que se retomen asuntos relacionados con la memoria o el franquismo. Sus portavoces, Luis Santamaría y José María Sánchez, coincidieron en denunciar que el Ejecutivo rescata a Franco en cuanto tiene otros problemas. Los portavoces de otros partidos habitualmente socios del Gobierno, como Más País, ERC, BNG o incluso Bildu, cuestionaron que se haya tardado tanto en promover esta reparación, que se haya quedado corta y que no se hubiera tenido el valor de plantearla con urgencia vía decreto o como proyecto de ley aprobado por el Consejo de Ministros.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS