El Gobierno mantiene un protocolo por si Marruecos autoriza el tránsito desde España

Interior tiene habilitadas medidas de control de tráfico y garantías sanitarias en caso de que finalmente Rabat permita el paso por el Estrecho

El puerto de Algeciras (Cádiz) en la operación Paso del Estrecho de verano de 2019.
El puerto de Algeciras (Cádiz) en la operación Paso del Estrecho de verano de 2019.A.Carrasco Ragel (EL PAÍS)

España mantiene programado un protocolo similar al que se habilita cada año para la operación Paso del Estrecho, aunque de dimensiones mucho más reducidas. Pese a que Marruecos pareció excluir por completo el acceso a través de España al anunciar en la noche del miércoles que solo dejará entrar a sus ciudadanos por vía aérea o desde un puerto en Francia y otro en Italia, el Gobierno no descarta un nuevo giro en la decisión. Si en unos días Rabat llega a permitir los desplazamientos terrestres o marítimos desde España, habrá un conjunto de medidas previstas, según explican fuentes de Interior.

La pandemia de coronavirus ha suspendido por primera vez el regreso de casi tres millones de marroquíes a su país a través de España con motivo de las vacaciones de verano. Pero el Ejecutivo no quiere bajar la guardia por si no es esa la última palabra de Rabat. En caso de que la situación cambie en unos días, Interior tiene activados los protocolos de control del tráfico y de garantías sanitarias para que esos desplazamientos, en caso de producirse, se hagan con seguridad. Los expertos de este ministerio llevan varias semanas trabajando en ese escenario y no planean descartarlo aunque Marruecos haya dicho que los únicos viajes de sus ciudadanos desde España se harán por vía aérea.

La decisión marroquí de sellar las fronteras al inicio de la pandemia, incluso para sus propios ciudadanos varados en el exterior, sorprendió a España, aunque el Gobierno siempre mostró respeto por una decisión que pretendía evitar importar contagios al país. La reapertura, muy limitada, prevista a partir de las 00.00 del 15 de julio en principio excluye el paso de ciudadanos marroquíes desde los puertos de Tarifa y Algeciras y desde Ceuta y Melilla. Pero la norma es aún confusa y no es descartable que algunos ciudadanos marroquíes residentes en el extranjero se aventuren a atravesar España en coche para luego tratar de cruzar el Estrecho.

Más que abrir la puerta a todos los marroquíes de segunda o tercera generación que quieran viajar al país magrebí por vacaciones, lo que pretende Rabat es facilitar el tránsito de los residentes que quedaron bloqueados en el exterior cuando se restringió la movilidad internacional para contener el coronavirus. Marruecos ha sido casi el único país del mundo que ha cerrado las puertas a sus ciudadanos para evitar propagar la enfermedad, muy contenida en ese territorio. Lo que hace ahora es permitir, cuatro meses después del inicio de la crisis, la repatriación de sus residentes, sean marroquíes o extranjeros.

Desde el punto de vista del control sanitario, para el Gobierno es casi un alivio que Marruecos impida el paso marítimo y terrestre desde España. Tanto Andalucía como Ceuta y Melilla habían advertido de posibles problemas sanitarios derivados de las aglomeraciones que siempre genera este tránsito. Y aunque no se pueda excluir una nueva vuelta de tuerca en la movilidad hacia el país magrebí, los desplazamientos serán más improbables cuanto más se retrase cualquier decisión. El motivo es que las vacaciones en los países europeos de donde parten cada año los marroquíes y sus familiares suelen concentrarse en julio.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

Lucía Abellán

La redactora jefa de Internacional de EL PAÍS ha desarrollado casi toda su carrera profesional en este diario. Comenzó en 1999 en la sección de Economía, donde se especializó en mercado laboral y fiscalidad. Entre 2012 y 2018 fue corresponsal en Bruselas y posteriormente corresponsal diplomática adscrita a la sección de España.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS