Ciudadanos negociará hasta el final aunque el Gobierno siga hablando con ERC

El partido de Arrimadas no se levantará de la mesa para que sean otros los que se excluyan

El portavoz adjunto de Ciudadanos, Edmundo Bal (derecha) durante su encuentro con la vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo (centro) este jueves para negociar los presupuestos de 2021.
El portavoz adjunto de Ciudadanos, Edmundo Bal (derecha) durante su encuentro con la vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo (centro) este jueves para negociar los presupuestos de 2021.- (EFE)

Ciudadanos no le va a poner fácil a Pablo Iglesias su intento de desalojarles del pacto de Presupuestos. Ya intentaron provocar Unidas Podemos y ERC que salieran de los acuerdos con el Gobierno durante las prórrogas del estado de alarma, explican en Cs, y su estrategia de hacer caso omiso y aguantar les dio resultado. Ahora, el guion será el mismo, según las fuentes consultadas: no levantarse de la mesa de la negociación hasta el final, aunque el Gobierno siga hablando con ERC y Bildu, con el objetivo de que sean los otros los que se excluyan. Llegado el momento, el PSOE deberá elegir, según cs transmitió este jueves al Ejecutivo.

La estrategia de Ciudadanos de mantener la cabeza fría y no caer en las provocaciones para seguir en la negociación se ha demostrado ya en que han evitado romper a pesar de que las conversaciones han comenzado con ERC y Bildu y de que Pedro Sánchez ha hecho importantes guiños a los republicanos, con la reactivación de la mesa de diálogo en Cataluña y su compromiso de reformar el delito de sedición, que ayer Calvo apuntó que estará antes de que acabe el año. Inés Arrimadas ha aguantado incluso que Sánchez la haya situado de nuevo en la foto de Colón, pero su decisión es firme, aseguran fuentes de su dirección: no se levantará de la mesa. Si gana el pulso, podrá reivindicar que ha logrado apartar a ERC de las cuentas públicas; y si pierde, Sánchez dejará de tener la excusa de que se apoya en los independentistas porque no tiene otra opción, argumentan en Cs.

Quedan muchas semanas aún de reuniones largas y difíciles y mucha tensión, auguran en el entorno de Arrimadas, y desde luego en Ciudadanos no saben cómo acabará la partida, porque son conscientes también de que los socialistas están muy condicionados por la presencia de Podemos en el Gobierno y la ofensiva que ha abierto Pablo Iglesias para que Cs no forme parte del pacto de Presupuestos. Este miércoles, en la reunión de Carmen Calvo con los interlocutores de Ciudadanos —Edmundo Bal, portavoz adjunto en el Congreso, y José María Espejo, vicesecretario del partido—, la vicepresidenta primera no les despejó los planes del Gobierno sobre los socios que prefiere. En privado, según fuentes de Cs, el Ejecutivo “no muestra ninguna simpatía por los independentistas, más bien al contrario” pero en el partido de Arrimadas no se confían y quieren ver los hechos. De momento, el resultado del encuentro, de poco más de una hora y que ambas partes describen como “muy cordial”, es que no hay avances significativos con respecto a los Presupuestos. “Estamos en el mismo punto”, resumen en Cs.

Los dos enviados de Arrimadas aprovecharon la cita con la vicepresidenta para transmitirle el mensaje claro, en privado y formalmente, de que el PSOE tiene que descartar en todo caso que Cs vaya a participar en un acuerdo de la mano de ERC y EH Bildu. “Le he dicho a la vicepresidenta con toda claridad”, explicó Edmundo Bal en su comparecencia de prensa tras la reunión con Calvo, “que con Bildu, con ERC, con [Gabriel] Rufián, con [Arnaldo] Otegi; no. Nosotros no estaremos”. Aunque una parte del Gobierno cree que es posible una suma que incluya a la mayoría de la investidura y a Ciudadanos, Bal se afanó en descartarlo de forma tajante. “Creo que la vicepresidenta ha entendido que son unos u otros. No los dos a la vez”, remachó.

El PSOE demuestra al mismo tiempo que quiere seguir manteniendo la puerta abierta a Ciudadanos y esta semana ha mejorado el tono con Arrimadas tras el desmarque del presidente con la foto de Colón. En la sesión de control de este miércoles, aunque Sánchez siguió situando a Cs cerca del PP, también agradeció a la líder de Cs su “esfuerzo para superar la dialéctica de bloques”. Este miércoles, Calvo les agradeció su “'capacidad de dialogar'”. La vicepresidenta quiso dejar claro que necesitarán la colaboración de Ciudadanos no solo para negociar los próximos Presupuestos, sino también para asegurarse una posible mayoría alternativa que permita sacar adelante muchas de las leyes que el Gobierno puede plantear a lo largo de la legislatura, informa Lucía Tolosa.

Lo importante es la “foto final”, insisten en Ciudadanos, y mantener la “cabeza fría” durante todo el proceso de negociación, que no ha hecho más que comenzar. “Solo ganan quienes tienen paciencia y no se ponen nerviosos”, ejemplifica un dirigente de la cúpula de Arrimadas. El momento clave será, primero, cuando conozcan el documento pactado entre el PSOE y Unidas Podemos como propuesta marco de Presupuestos, donde comprobarán cómo queda la reforma fiscal, el nudo gordiano de sus diferencias con Podemos y que rechazarán si incluye una significativa subida de impuestos, aunque en principio el partido de Pablo Iglesias ha aceptado ya posponer esos planes.

Antes, la aprobación de la senda de gasto puede dar pistas, pero en Cs creen que esta vez podría tener un amplio apoyo parlamentario, incluso con una posible abstención del PP. En ese primer paso no exigirán al Gobierno que elija socios.

Bal defiende la gestión “ejemplar” del Gobierno de Madrid

La situación de la Comunidad de Madrid, donde los contagios se han disparado y el Gobierno regional, del que forma parte Cs, ha pedido ayuda al Ejecutivo central, también fue uno de los temas de conversación con la vicepresidenta primera. Bal pidió a Calvo una “tregua política” con el Gobierno madrileño, al que ha defendido a capa y espada a pesar de la incertidumbre de las últimas horas sobre si habrá o no nuevos confinamientos. “Creo que la gestión del Gobierno de la Comunidad de Madrid ha sido ejemplar. Lo han hecho francamente bien”, afirmó el portavoz adjunto de Cs, que volvió a descartar su apoyo a una posible moción de censura. Bal también destacó que el Gobierno regional “es un ejemplo de transparencia” al ser preguntado porqué el Ejecutivo de Madrid aún no ha ofrecido una rueda de prensa con preguntas para explicar la situación.


Sobre la firma

Elsa García de Blas

Periodista política. Cubre la información del PP después de haber seguido los pasos de tres partidos (el PSOE, Unidas Podemos y Cs). La mayor parte de su carrera la ha desarrollado en EL PAÍS y la SER. Es licenciada en Derecho y en Periodismo por la Universidad Carlos III de Madrid y máster en periodismo de EL PAÍS. Colabora como analista en TVE.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS