Sánchez da su apoyo a Pablo Iglesias tras la petición del juez del ‘caso Dina’ para que el Supremo lo investigue

Casado pide al presidente que destituya a su vicepresidente cumpliendo con “la misma vara de medir que exigía en su moción de censura”

El líder del PP, Pablo Casado, muestra la Constitución Española en el pleno del Congreso del pasado 30 de septiembre.
El líder del PP, Pablo Casado, muestra la Constitución Española en el pleno del Congreso del pasado 30 de septiembre.EUROPA PRESS/E. Parra. POOL (Europa Press)

El presidente del Gobierno respalda a su vicepresidente segundo ante la petición del juez del caso Dina de que el Tribunal Supremo le investigue por denuncia falsa, descubrimiento y revelación de secretos y delitos de daños informáticos. Pedro Sánchez subraya su apoyo a Pablo Iglesias y su absoluto respeto a las decisiones judiciales, según ha afirmado el presidente en una conversación informal con periodistas en el avión antes de salir hacia Argelia para una visita oficial. Sánchez ha hablado con su vicepresidente tras el auto del juez y le ha trasladado su apoyo; el presidente señala que no está preocupado y que respeta totalmente el procedimiento.

El jefe del Ejecutivo ha vuelto a respaldar a su socio en la coalición de Gobierno por las causas judiciales que le afectan. Ya lo hizo este verano, cuando a finales de agosto declaró “en el terreno político, total confianza y total apoyo a Unidas Podemos y al vicepresidente segundo” sobre la investigación de las cuentas del partido.

En paralelo, la oposición le reclama que destituya a Iglesias. El líder del Partido Popular, Pablo Casado, ha exigido este miércoles a Sánchez que cese “de inmediato” al vicepresidente segundo y líder de Unidas Podemos o que este presente su dimisión por la petición del juez Manuel García-Castellón al Tribunal Supremo de que le investigue por el caso Dina, la pieza del macrosumario del caso Villarejo que versa sobre el robo del móvil de Dina Bousselham, antigua colaboradora del político. El líder del PP considera que la destitución es necesaria para que Sánchez cumpla "con la misma vara de medir que exigía en su moción de censura”, aunque esta fue presentada por el PSOE tras la sentencia del caso Gürtel por la que el PP fue condenado como partícipe a título lucrativo en la trama de corrupción. Iglesias aún no ha sido imputado. El PP y Ciudadanos le han acusado de beneficiarse de su condición de aforado.

La decisión del juez de la Audiencia Nacional de pedir al Supremo que investigue a Iglesias se ha conocido, precisamente, cuando el líder del PP se encontraba reunido en la sede del partido en Génova 13 con cuatro exministros de Justicia de distintas épocas en el Gobierno de su formación: Alberto Ruiz Gallardón, Ángel Acebes, José María Michavila y Rafael Catalá. La cita estaba programada para recabar su conocimiento y experiencia ante la “grave deriva de colonización de las instituciones del Estado y del Poder Judicial” que el PP achaca al actual Ejecutivo y en especial al sector de Unidas Podemos, según admitió tras la reunión Enrique López, secretario de esa área en el partido y consejero en la Comunidad de Madrid. Tras el encuentro, López enfatizó “la profunda preocupación” por “la especial e inusitada gravedad” de la investigación propuesta desde la Audiencia Nacional contra Pablo Iglesias.

El PP ha subrayado ―como también ha hecho desde Ciudadanos su portavoz, el abogado del Estado Edmundo Bal― que Iglesias ya estaría imputado si no fuera aforado (hablan de “antesala de imputación”). El portavoz del PP, sin embargo, ha tenido más problemas para justificar y diferenciar su argumento de “presunción de inocencia” y felicitación por la reciente absolución del exministro de Justicia popular, Ángel Acebes, por el caso Bankia, con el señalamiento contra Iglesias. El vicepresidente de Podemos se encuentra por ahora en la misma situación en la que estuvo Casado en 2018, cuando una juez de Madrid apreció “indicios de responsabilidad penal” en la obtención de su posgrado y elevó la causa al Supremo, que finalmente resultó archivada. En el PP apuntan a que en el momento de la imputación de Acebes, este “no era ni miembro del Gobierno ni político o cargo público en activo”, que contra él sí hubo un “uso abusivo de la acción popular” y que la Fiscalía no respaldó aquella acusación. Acebes está esgrimiendo estos días, tras su absolución, que ha sufrido una condena del telediario, mediática y social, durante los nueve años en que ha estado encausado en ese proceso.

Enrique López defiende que el PP exige ahora el cese de Iglesias “tras la lectura atenta de la exposición razonada” del magistrado de la Audiencia, porque sostiene que en la misma sí hay “un relato exhaustivo de los hechos y diligencias practicadas” por el juez que pueden marcar una imputación futura si lo decide en su caso el Tribunal Supremo. El portavoz de Justicia del PP aprovechó la actuación del juez de la Audiencia para justificar la decisión de su partido de mantener bloqueado y sin renovar el Consejo General del Poder Judicial, cuyo mandato acabó hace casi dos años, basándose en que Unidas Podemos sigue en el Gobierno central, el presidente Sánchez no les ha desautorizado ni apartado por sus ataques al jefe del Estado y a la propia cúpula judicial.

Ciudadanos, por su parte, ha registrado este miércoles una petición de comparecencia de Pablo Iglesias en la Comisión de Calidad Democrática del Congreso y avisa de que apoyará una comisión de investigación sobre el proceso judicial de Unidas Podemos si el PP vuelve a impulsarla, después de que fuera rechazada por la Mesa de la Cámara baja. “El señor Iglesias se encuentra a un paso de ser imputado por el Tribunal Supremo. Si no estuviera aforado, ya estaría imputado”, ha alertado Edmundo Bal en una rueda de prensa en el Congreso. “Le pregunto al señor Sánchez: ¿qué va a hacer ahora el PSOE, después de que de una forma demoledora un juez aprecia la comisión de tres graves delitos por parte del vicepresidente segundo del Gobierno?”. No obstante, a diferencia del PP, Ciudadanos no reclama la destitución de Iglesias hasta que no sea imputado.

Desde el sector de Podemos en el Ejecutivo, la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, reaccionó respaldando con “solidaridad, afecto y cariño” al vicepresidente en clave personal y política y aventuró que el asunto quedará en nada: “Conozco muy bien a Pablo Iglesias y estoy muy tranquila y muy confiada en su inocencia. El tiempo, como siempre, hablará”. El portavoz de Podemos en el Congreso, Pablo Echenique, dirigió sus ataques en Twitter contra el magistrado: “El juez se salta a la Audiencia Nacional y a la Fiscalía porque contra Podemos y contra Pablo Iglesias vale todo. Lo de siempre: hay que destruir a los que suben el salario mínimo y quieren poner un impuesto a la riqueza con la artillería que haga falta”.

La petición al Supremo se ha conocido durante la presentación del plan de reconstrucción económica por parte del presidente del Gobierno ante un nutrido auditorio. El juez ha pedido que se investigue al dirigente político la comisión de presuntos delitos de descubrimiento y revelación de secretos, con “agravante de género”; daños informáticos y denuncia falsa o simulación de delito.

La decisión de solicitar la investigación del vicepresidente segundo se toma tres semanas después de que la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional devolviese a Iglesias la condición de perjudicado en el caso Dina y revocase la iniciativa del propio García-Castellón de retirar, el pasado 17 de julio, el estatus de víctima en la causa al vicepresidente. El juez considera que Iglesias usó de forma fraudulenta este proceso para intentar lograr algún tipo de ventaja electoral.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS