El Gobierno vacía el campamento de Arguineguín

Es la primera vez, desde que se improvisó este espacio en agosto, que el muelle permanece completamente vacío

Salida de uno de los últimos migrantes que quedaban en el muelle de Arguineguín, en la tarde de este domingo.
Salida de uno de los últimos migrantes que quedaban en el muelle de Arguineguín, en la tarde de este domingo.Javier Bauluz

El muelle grancanario de Arguineguín, donde han llegado a dormir más de 2.600 personas, tiene, aparentemente, los días contados. Este domingo ha sido una jornada lluviosa, larga y frenética de coordinación entre Policía Nacional, Cruz Roja y la Secretaría de Estado de Migraciones para acelerar el traslado de las más de 600 personas que aún pernoctaban sobre el asfalto. Durante todo el día no han dejado de entrar al puerto autobuses que salían llenos de migrantes con destino al nuevo campamento policial de Barranco Seco, a ocho kilómetros de Las Palmas de Gran Canaria, o a los hoteles cercanos habilitados como acogida de emergencia. Dentro quedaban a última hora de la tarde 27 personas contagiadas de covid-19 que a primera hora de la noche han sido trasladadas en ambulancia a recursos específicos para guardar cuarentena. Es la primera vez, desde que se improvisó este espacio a principios de agosto, que el muelle permanece completamente vacío.

El intenso trabajo de las últimas semanas para vaciar el que se ha bautizado como el “muelle de la vergüenza” no significa que vaya a clausurarse definitivamente. La permanencia del campamento dependerá de la velocidad del despliegue de carpas que servirán como nuevas plazas de acogida y del ritmo de llegadas de los próximos días. El avance definitivo de este domingo responde, según fuentes policiales, a un gran esfuerzo de coordinación de las autoridades para desalojar el lugar, facilitado además por las malas condiciones meteorológicas que han frenado las llegadas en los dos últimos días.

El muelle de Arguineguín es uno de los principales agujeros en la gestión del Gobierno durante este repunte migratorio, que ya suma más de 19.000 desembarcos en lo que va de año, cerca de la mitad marroquíes. El Defensor del Pueblo, que aterriza en Gran Canaria este lunes, ha pedido al Ministerio del Interior el “cierre inmediato” de las instalaciones donde considera que se vulneraban los derechos básicos de los migrantes después de una visita de sus técnicos al campamento. Las personas que arriban a este muelle, que concentra este año el mayor número de desembarcos de inmigrantes irregulares de España, duermen sobre mantas finas y se alimentan apenas con tres bocadillos al día y zumos de fruta. Su único techo, durante días, es el de una carpa de lona abierta, no pueden asearse y conviven con positivos en coronavirus sin posibilidad de distanciamiento social. En el muelle, también se ha alojado a menores de edad.

Sobre la firma

María Martín

Periodista especializada en la cobertura del fenómeno migratorio en España. Empezó su carrera en EL PAÍS como reportera de información local, pasó por El Mundo y se marchó a Brasil. Allí trabajó en la Folha de S. Paulo, fue parte del equipo fundador de la edición en portugués de EL PAÍS y fue corresponsal desde Río de Janeiro.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS