Robles acusa a los exmilitares que enviaron una carta al Rey de querer implicarlo en la lucha política

La ministra de Defensa reprocha a los 73 mandos retirados del Ejército que vulneren la neutralidad de las Fuerzas Armadas

La ministra de Defensa, Margarita Robles, recoge los papeles de su discurso tras intervenir en el debate de Presupuestos en el pleno del Congreso. En vídeo, Robles acusa a los militares que enviaron una misiva al Rey. FOTO: EMILIO NARANJO (EFE) / VÍDEO: EFE

La ministra de Defensa, Margarita Robles, ha acusado hoy en el Congreso a los 73 mandos retirados del Ejército de Tierra que han enviado una carta al Rey en contra del Gobierno, al que consideran una amenaza para la unidad de España, de vulnerar la neutralidad política de las Fuerzas Armadas y pretender “implicar” al jefe del Estado en la batalla partidista.

Robles ha aprovechado su intervención en el pleno del Congreso, en defensa del presupuesto de su departamento, para criticar a quienes, “en misivas, amparándose en una carrera militar que ya no sirven, de la que están muy lejos, sin defender los valores castrenses, pretenden implicar al jefe del Estado, Su Majestad el Rey, vulnerando la clave fundamental [de las Fuerzas Armadas] que es la neutralidad política”. En la carta al Monarca, fechada el 25 de noviembre, los exmilitares, pertenecientes a la XXIII promoción de la Academia de Zaragoza, asumen el lenguaje y el discurso de Vox: aluden al “Gobierno social-comunista, apoyado por filoetarras e independentistas” como una amenaza para la “cohesión nacional” y la unidad de España.

“El jefe del Estado es de todos, no de algunos que ciertamente con determinadas cartas y misivas, implicando a Su Majestad el Rey, no están haciendo lo que tienen que hacer como servidores públicos, ni defendiendo aquellos valores que caracterizan a la familia militar”, ha agregado en tono grave. Robles ha pasado de inmediato a exponer el presupuesto, cortando los aplausos de la bancada socialista.

Previamente, la titular de Defensa había expresado su “agradecimiento, reconocimiento y orgullo a los 120.000 hombres y mujeres de las Fuerzas Armadas que en este momento, sirviendo a la Constitución y desde la más estricta neutralidad política, están en misiones en el extranjero, en misiones permanentes, haciendo de rastreadores en la Operación Misión Baluarte, como antes lo hicieron en la Operación Balmis”, de lucha contra la pandemia.

Robles ha recordado a los 188 muertos en misiones de paz, a los asesinados por el terrorismo, “particularmente por la banda terrorista ETA”, y a los que están retirados, pero “siguen cuidando los valores que defiende la institución castrense de neutralidad política y de servicio a los ciudadanos”. Incluso ha expresado su “reconocimiento” a los generales que hoy se sientan en los escaños de Vox y el PP. “En una opción legítima, están aquí haciendo política de partidos, defienden lo que creen que son los intereses de los ciudadanos. A ellos mi reconocimiento aunque estemos tan distantes de ellos”, ha dicho, contraponiéndolos con los 73 mandos militares firmantes de la carta al Rey.

Todos los signatarios de la misiva (un teniente general, dos generales de división, cuatro generales de brigada y 66 coroneles) están ya retirados, por lo que no están sujetos al código disciplinario militar y no se les puede aplicar ninguna sanción. Sin embargo, la ministra no ha querido pasar por alto el hecho de que los antiguos mandos no han actuado como ciudadanos particulares, sino haciendo ostentación de su empleo militar y de su pertenencia a la XXIII promoción de la Academia de Zaragoza. Y se han dirigido al Rey, que es capitán general de los ejércitos.

Defensa se ha tomado muy en serio la carta porque no se trata de un hecho aislado, sino de un movimiento en contra del Gobierno que busca recabar adhesiones entre el personal de las Fuerzas Armadas.

La carta de los 73 mandos del Ejército de Tierra no es la primera iniciativa de este tipo. El 10 de noviembre, 39 jefes y oficiales del Ejército del Aire (un general de división, 23 coroneles, tres tenientes coroneles y 12 capitanes), todos de la XIX promoción de la academia de San Javier (Murcia), remitieron al Rey y al presidente del Parlamento Europeo una misiva similar. La ministra guardó entonces silencio, pero ahora no ha querido hacerlo y ha elegido para responderles un lugar especialmente simbólico: la tribuna del hemiciclo del Congreso, sede de la soberanía popular.


Sobre la firma

Responsable de la información sobre diplomacia y política de defensa, Casa del Rey y Vox en EL PAÍS. Licenciado en Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) en 1982. Trabajó también en El Noticiero Universal, La Vanguardia y El Periódico de Cataluña. Experto en aprender.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción