Los promotores de las cartas de militares retirados buscaban el efecto cascada para presionar al Rey

El teniente coronel Domínguez dice que se debatió un pronunciamiento militar y pedir una audiencia al Monarca

El rey Felipe VI, junto al presidente Pedro Sánchez, durante su discurso de la pasada Pascua Militar.
El rey Felipe VI, junto al presidente Pedro Sánchez, durante su discurso de la pasada Pascua Militar.Mariscal (EFE)

Los promotores de las cartas que militares retirados han enviado al Rey, cargando contra el “Gobierno socialcomunista”, buscaban provocar una cascada de misivas similares con la que presionar al jefe del Estado. Primero fueron 39 jefes y oficiales retirados de la XIX promoción de la Academia General del Aire (AGA) los que el 10 de noviembre remitieron una misiva a La Zarzuela; y luego les siguieron 73 miembros de la XXIII promoción de la Academia General Militar (AGM) el día 25. El plan era que a la iniciativa se fueran sumando otras promociones de militares y ya se habían celebrado contactos con la XX del Aire, la siguiente a la suya, y con veteranos de la Escuela Naval Militar para provocar un pronunciamiento similar en la Armada.

La intervención de la ministra de Defensa, Margarita Robles, el pasado martes en el pleno del Congreso, donde criticó a los militares retirados que “pretenden implicar al jefe del Estado, vulnerando” la neutralidad política de las Fuerzas Armadas, tuvo como objetivo cortar en seco la cadena de adhesiones a esta iniciativa, según fuentes de dicho departamento.

La ministra de Defensa, Margarita Robles, durante su intervención en el Congreso del pasado martes. En vídeo, Robles acusa a los militares retirados que enviaron una carta al Rey. EMILIO NARANJO / EFE (VÍDEO: EPV)

El teniente coronel José Ignacio Domínguez confirmó este miércoles, en una entrevista con la cadena SER, que los miembros de la XIX promoción del Ejército del Aire, a la que él pertenece, tenían un chat en el que se vertían frases como “no queda más remedio que empezar a fusilar a 26 millones de hijos de puta” o “que pena no estar activo para desviar un vuelo caliente [con armamento real] de [el campo de tiro de] las Bárdenas a la casa sede de esos hijos de puta”, en alusión a la Asamblea Nacional de Cataluña. Ambas frases, adelantadas por Infolibre, fueron escritas desde las terminales del general de división Francisco Beca Casanova y del coronel Andrés González Espinar, respectivamente.

Domínguez, vicepresidente del Foro Milicia y Democracia (FMD), heredero de la Unión Militar Democrática que se opuso a la dictadura, ha revelado que, en marzo pasado, “se empezó a discutir [en el chat] la posibilidad de un pronunciamiento militar apoyado por el Rey”, al estilo del 23-F de 1981. Cuando llegaron a la conclusión de que era inviable, ha explicado, se plantearon “pedir una audiencia al Rey”, para finalmente optar por el envío de la carta, intentando involucrar a otras promociones.

El promotor de esta iniciativa era el capitán José Manuel Adán Carmona, quien colgó el uniforme y llegó a ser inspector de finanzas y subdirector general del Ministerio de Economía y Hacienda. En cambio, en el Ejército de Tierra la carta fue promovida por el general de división Francisco Fernández Sánchez, que en 2006 fue cesado como comandante general de Melilla por motivos nunca aclarados. El borrador de esta segunda carta incluía una frase que sugería que el Rey compartía las preocupaciones de los militares sobre las supuestas amenazas a la unidad de España, aunque en la versión definitiva se eliminó.

En opinión de Domínguez, estos movimientos responden “a la crispación de Vox”, ya que antes “ese odio nunca había existido” en el grupo de militares retirados. Uno de los miembros del chat envió un mensaje de voz del líder del partido ultra que decía: “Hola, soy Santiago Abascal. Me han dicho que este es un grupo que merece ser saludado. Un abrazo para todos y ¡Viva España!”.

El portavoz parlamentario de Vox, Iván Espinosa de los Monteros, aseguró que este mensaje no iba dirigido específicamente a ese grupo de WhatsApp, sino que circula por muchos chats, mientras que su número dos, Macarena Olona, tras un tenso debate con el diputado socialista Odón Elorza, acabó refieriéndose a los militares que firmaron las cartas al Rey con estas palabras: “Por supuesto que son nuestra gente”.

Sobre la firma

Miguel González

Responsable de la información sobre diplomacia y política de defensa, Casa del Rey y Vox en EL PAÍS. Licenciado en Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) en 1982. Trabajó también en El Noticiero Universal, La Vanguardia y El Periódico de Cataluña. Experto en aprender.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción