Ortuzar seguirá al frente del PNV hasta 2024 para seguir creciendo como un partido de Estado

La nueva ejecutiva confirma la continuidad con solo tres cambios en sus 13 miembros

Andoni Ortuzar, reelegido presidente de la Ejecutiva del PNV hasta 2024, el día del 125 aniversario.
Andoni Ortuzar, reelegido presidente de la Ejecutiva del PNV hasta 2024, el día del 125 aniversario.FERNANDO DOMINGO-ALDAMA

La asamblea nacional del PNV ha reelegido en Bilbao a Andoni Ortuzar para un tercer mandato al frente del Euzkadi Buru Batzar —el consejo ejecutivo del partido—. Ortuzar que tomó el mando de la formación en enero de 2013 justo después de la primera experiencia del PNV en la oposición tras el mandato de Juan José Ibarretxe, tendrá a su lado a un equipo continuista con tan solo tres caras nuevas, Xabier Barandiaran, Nerea Melgosa y Peio Etxeleku. El PNV va a seguir ahondando en el camino del pacto, del pragmatismo y del compromiso con la gobernabilidad del Estado, pero sin abandonar sus ideales. En sus primeras palabras tras la reelección, Ortuzar ha manifestado que “el PNV es el mejor instrumento para llevar a este país a la libertad”.

“Somos el principal partido de este país y tenemos que transmitir confianza en el futuro porque los retos que teníamos antes de marzo de 2020 siguen intactos y ahora se nos han sumado otros”, ha dicho en una corta intervención ante los militantes del partido.

De los catorce miembros del EBB, repiten once en el consejo nacional y, además, son los más importantes: Ortuzar, los presidentes de Bizkaia (Itxaso Atutxa), Álava (José Antonio Suso), Gipuzkoa (Joseba Egibar) y Navarra (Unai Hualde), el secretario de Organización y mano derecha de Ortuzar, Joseba Aurrekoetxea; el del área Institucional y la mano izquierda del presidente, Koldo Mediavilla; y la secretaria del EBB, Mireia Zarate. También siguen la guipuzcoana María Eugenia Arrizabalaga y los vizcaínos Mikel Burzako y Ana Esther Furundarena. Las tres novedades son el presidente del Ipar Buru Batzar del País Vasco francés, Peio Etxeleku, el guipuzcoano Xabier Barandiaran y la alavesa Nerea Melgosa, que cogen el relevo de Pako Arizmendi, Iñaki Txueka y Kepa Aldama, respectivamente.

El PNV ha dejado para cuando se pueda reunir la asamblea general, su máximo órgano, la aprobación de la ponencia política que ha de guiar el mandato de Ortuzar, así como la reforma de los estatutos. Pero el presidente ya ha anunciado que la continuidad será una de las claves para seguir creciendo en el escenario político vasco, en el nacional y en el europeo.

Ortuzar ha situado al partido en lo más alto de la representación institucional e influencia política desde la escisión en 1986. El acuerdo con el PSE-EE le ha devuelto el mando de las principales instituciones vascas, es un socio preferente del Gobierno de Pedro Sánchez y desde 2019 es vicepresidente del Partido Demócrata Europeo, consolidándose como un partido de Estado.

Junto al lehendakari Íñigo Urkullu, ha sido capaz de adaptar y modernizar el nacionalismo desde las posiciones más esencialistas a las más pragmáticas, consolidando una capacidad de pacto con todas las formaciones sin que eso suponga renunciar a su identidad. “La prioridad es el bienestar de los ciudadanos” han repetido sus principales líderes, suavizando los aspectos más soberanistas de las bases del nuevo Estatuto que pactaron con EH Bildu en la Ponencia de Autogobierno del Parlamento vasco.

El PNV ha seguido creciendo y no le han afectado algunos escándalos como el de la oferta pública de empleo en la sanidad vasca en 2018, cuyas irregularidades se siguen investigando en el juzgado de Vitoria, o la gestión del vertedero de Zaldibar y de los dos trabajadores sepultados bajo toneladas de escombros. Uno de los cadáveres sigue sin ser encontrado.


Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción