Esclavos del tabaco

Desmantelada una banda de españoles, ucranios y bielorrusos aislados en fábricas ilegales de tabaco en Andalucía

Interior de una nave de tabaco ilegal desmantelada en Andalucía. En vídeo, la Policía desmantela una fábrica ilegal de tabaco.FOTO Y VÍDEO: EUROPA PRESS

Con las máquinas a toda pastilla, un millón de cigarrillos de contrabando salían a diario de naves ocultas de cuatro pueblos andaluces. Una banda internacional fabricaba tabaco ilegal de forma masiva en zonas rurales de Marchena, Écija, Bormujos (Sevilla) y Lucena (Córdoba) hasta que la Policía y Vigilancia Aduanera detuvieron a sus 12 miembros españoles, ucranios y bielorrusos. Varios trabajadores vivían en una habitación sin ventanas y no salían, para así evitar levantar sospechas, y terceras personas les llevaban la comida a su particular zulo.

A pesar de las cautelas, la Policía y Vigilancia Aduanera desarticularon por completo esta banda a finales de año. Cuando comenzaron las intervenciones el 16 de diciembre, varios desconocidos incendiaron una de las naves con tabaco ilegal en su interior para destruir mercancía y lograron su objetivo. El tabaco de contrabando es una tarea ilegal en la que se han especializado organizaciones del Este de Europa, y en los últimos años se han desmantelado varias fábricas en zonas rurales de Andalucía, adonde se procesa la materia prima y se elaboran cajetillas que tienen salida al mercado ajenas a los estancos.

Cuando los agentes entraron en las naves la pasada semana, se encontraron 45.500 cajetillas, 4.200 kilos de picadura y 10.320 kilos de hoja de tabaco además de máquinas, coches, móviles y ordenadores valorados en 1,5 millones de euros.

Al inicio de la investigación los agentes localizaron la fábrica de Marchena y continuaron con las pesquisas hasta dar con un chalet de lujo en Bormujos, a las afueras de la capital andaluza, donde residían los cabecillas de la banda. Uno de ellos controlaba que a los trabajadores les llegara la comida y bebida para que no abandonaran las fábricas en ningún momento.

La organización utilizaba dos naves: una en Lucena con tres empleados irregulares ucranios y otra en Marchena con tres bielorrusos y un ucranio que “vivían hacinados en una sola habitación sin ventanas y que habían sido incomunicados por la banda tras incautarles sus móviles al llegar a España”, aclaran los agentes en un comunicado.

En las fábricas se llevaba a cabo la línea completa de despalillado, corte, secado y humidificación del tabaco, proceso previo a la fabricación de cigarrillos y la producción de cajetillas para su posterior venta. Las diligencias policiales de Vigilancia Aduanera y la Udyco (Unidad contra la Delincuencia y el Crimen Organizado) de Sevilla están coordinadas desde el Juzgado 1 de Instrucción de la localidad sevillana de Marchena.

Sobre la firma

Javier Martín-Arroyo

Es redactor especializado en temas sociales (medio ambiente, educación y sanidad). Comenzó en EL PAÍS en 2006 como corresponsal en Marbella y Granada, y más tarde en Sevilla cubrió información de tribunales. Antes trabajó en Cadena Ser y en la promoción cinematográfica. Es licenciado en Periodismo por la Universidad de Sevilla y máster de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción