Sánchez hace un cambio mínimo de Gobierno y se encomienda a la vacuna

Darias releva a Illa y entra Iceta para afrontar la fase definitiva de “superación de la pandemia”

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, al comparecer en La Moncloa para anunciar los nuevos nombramientos de ministros. En vídeo, Sánchez comunica los cambios en el Gobierno.FOTO: M. FERNÁNDEZ / POOL | VÍDEO: EUROPA PRESS

Pedro Sánchez ya no está para sorpresas. En plena campaña catalana, con una fuerte tensión interna con Unidas Podemos, y sobre todo con la pandemia desatada en una durísima tercera ola, el presidente no ha querido hacer más cambios en el Gobierno que los imprescindibles para cubrir la salida de Salvador Illa para ser candidato del PSC el 14 de febrero. “Un reajuste mínimo”, lo definió este martes el propio Sánchez, que se encomienda a la vacuna para salir de la durísima crisis del coronavirus. Carolina Darias relevará a Illa en Sanidad y Miquel Iceta, líder del PSC, entra en el Gobierno como ministro de Política Territorial, el puesto que ocupaba la canaria. Illa, rodeado de una gran polémica por dejar Sanidad en pleno pico de la ola, dijo que va donde cree “que puede ser más útil”.

Salvador Illa no es un ministro más. Y no ha tenido una gestión normal. Así que cuando a este hombre, siempre hermético y poco dado a mostrar sus emociones, se le quebró la voz durante el Consejo de Ministros mientras recordaba los momentos más difíciles de la pandemia, todos los demás miembros del Gobierno estallaron en un aplauso espontáneo, según cuentan varios de ellos.

Más información
31/12/2020 Miquel Iceta
Miquel Iceta, el fiel aliado de Sánchez que salvó al PSC
11.01.20. Las Palmas de Gran Canaria. Carolina Darias, nueva ministra de Política Territorial y Función Pública. Foto: Quique Curbelo
Carolina Darias, el relevo “lógico y natural” de Illa
'Salvador Illa, exministro de Sanidad'
Salvador Illa, el ministro monotema

Illa estaba recordando uno de los peores episodios de la crisis, el que luego explicó en la rueda de prensa: el día que tuvo que proponer al presidente que había que prohibir a los familiares que acompañaran a sus seres queridos enfermos en los últimos momentos, e incluso impedirles que acudieran a su entierro o limitar mucho esa presencia. Ahí se quebró. No en la rueda de prensa, pero sí dentro, en el consejo. Y ahí le aplaudieron todos, emocionados, según relatan varios de los presentes. La polémica que rodea su salida quedaba totalmente opacada en el Gobierno por un respeto de todos hacia el durísimo trabajo de gestionar la pandemia y la capacidad de Illa de llevarlo adelante sin pelearse con nadie.

Pocas horas después, tras anunciar los cambios al Rey, Sánchez comparecía en la escalinata de La Moncloa sin aceptar preguntas. El presidente se colocaba ya en el nuevo escenario y se encomendaba a la vacuna para salir del agujero en que el está instalada la España de la tercera ola. El líder del PSOE tiene claro que este Gobierno resistirá y será el que protagonizará la salida de la crisis, y lo dijo de forma indirecta: “Durante 2020 estuvimos al frente de la emergencia sanitaria. En 2021 estamos al frente de la estrategia de vacunación y también de recuperación económica y social, en definitiva de superación de esta pandemia. Frente al miedo y la incertidumbre, lo que tenemos que hacer es abonar la esperanza y confianza en nuestro país”.

El relevo de Illa por Darias era un nombramiento cantado y casi escenificado en las últimas comparecencias, donde ambos salían siempre juntos. Miquel Iceta, el líder del PSC, entra en el Gobierno al frente de un departamento, el de Política Territorial, que parece casi diseñado a medida para el PSC. Antes lo ocupó Meritxell Batet, ahora presidenta del Congreso. Y hace un año estaba destinado para Illa, pero en el último momento Sánchez dio un giro y le envió a Sanidad, entonces considerado un ministerio menor, hasta el punto de que el presidente le dijo al secretario de organización del PSC que sus responsabilidades le dejarían mucho tiempo para ocuparse de las tareas de partido porque apenas tenía competencias.

Después llegó la pandemia e Illa se tuvo que instalar en La Moncloa día y noche —dormía allí en un apartamento— sin ver a la familia durante meses para gestionar la peor crisis sanitaria en un siglo. Y ese enorme protagonismo le ha llevado directamente a la candidatura del PSC, en una decisión muy polémica que el propio Illa justificaba así en su despedida: “Estoy donde creo que puedo ser más útil y donde me piden mis compañeros que esté. En el Ministerio de Sanidad hay un gran equipo de servidores públicos que van a seguir haciendo un trabajo magnífico”.

Por la tarde, después de hacer un agradecimiento especial a Illa —”ha sido un ministro extraordinario, una persona honesta que siempre ha evitado la confrontación política en estos tiempos tan duros”— Sánchez alabó a los nombrados. “Carolina Darias ha compartido con Salvador Illa el día a día de la gestión de la pandemia en primera línea del equipo frente al virus”, destacó el presidente. Darias ha gozado de mucho protagonismo en los últimos meses en la gestión de la crisis del coronavirus y lleva varias semanas compareciendo casi siempre con Illa tras las reuniones del Consejo Interterritorial de Salud o durante la crisis con Madrid. Este lunes la nueva ministra de Sanidad apareció de nuevo en un acto con el ministro saliente, y el presidente Sánchez, en un gesto claro de sucesión controlada.

El veterano Iceta entra al fin en el Gobierno, para el que había sonado en varias ocasiones. El líder de los socialistas catalanes mantiene todavía su puesto de primer secretario aunque hay indicios de que con la candidatura de Illa a presidir Cataluña se puede iniciar un relevo en el liderazgo en este partido histórico aliado del PSOE. Sánchez se ha explayado en calificativos elogiosos con Iceta, uno de los pocos barones autonómicos que siempre apoyó al presidente en las batallas internas de los socialistas, cuando casi todos le dieron la espalda: ”Es un político muy conocido, un estudioso de la política. Es una persona de ideas, de construir consensos. En un estado compuesto, descentralizado, en el que la cogobernanza ha llegado para quedarse, Miquel es un hombre de acuerdo y de concordia”.

El Gobierno queda pues listo para pasar los meses más duros, en los que la pandemia aún no ha remitido y la vacunación aún no ha alcanzado la velocidad de crucero. Sánchez ha decidido no hacer grandes cambios para afrontarlos.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS