Iceta: “Quiero una España fuerte en su unidad y orgullosa de su diversidad”

El nuevo ministro de Política Territorial defiende la cooperación entre administraciones como el camino para dar el mejor servicio a los ciudadanos

El nuevo ministro de Política Territorial, Miquel Iceta, durante el acto de traspaso de la cartera del Ministerio de Política Territorial y Función Pública. En vídeo, sus primeras declaraciones como ministro.EUROPA PRESS/J. HELLÍN / VÍDEO: EUROPA PRESS

Miquel Iceta, el segundo ministro de Política Territorial del PSC con Pedro Sánchez como presidente del Gobierno, ha reivindicado este miércoles la pluralidad del país en la ceremonia de traspaso de carteras con Carolina Darias, nueva titular de Sanidad. Ambos han prometido previamente sus nuevos cargos ante el rey Felipe VI en el Palacio de la Zarzuela sin la presencia de periodistas por las restricciones por la pandemia a la que han asistido, como marca el protocolo, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, como Notario Mayor del Reino. “Quiero una España fuerte en su unidad y orgullosa de su diversidad. No hay fortaleza más sólida que la que surge del acuerdo y del pacto”, ha manifestado Iceta ya en sus nuevas funciones, en una nueva jornada planificada al milímetro para mayor gloria del PSC, en la víspera del arranque de la campaña electoral en Cataluña.

Iceta es uno de los pocos políticos en España con la capacidad de provocar el mismo recelo en el independentismo extremo y en la derecha más montaraz. Su reconstrucción del PSC tras la ruptura con el alma soberanista de los socialistas catalanes, enarbolando la bandera del diálogo y el reencuentro y proponiendo un Estado federal como alternativa a la aventura del procés, le han granjeado críticas cruzadas y muy gruesas de los nacionalistas de cada lado. El líder socialista catalán ha expresado su “compromiso” con la Constitución, que a su juicio “fue un profundo acuerdo entre españoles y solo puede mejorarse mediante acuerdos sólidos”, un mensaje que La Moncloa quiere impulsar en su nueva etapa. Lo ha hecho después de arrancar su intervención dando los buenos días en castellano, catalán, euskera y gallego: “Os saludo en las lenguas de España, me gusta España como es, diversa, plural y unida”.

Curtido en mil batallas —razón por la que Sánchez le ha definido como “un estudioso de la política”— y con experiencia en las tripas de La Moncloa cuando el presidente era un adolescente —”No va a haber sobresaltos, inventos ni improvisaciones”, ha zanjado Iceta—, su elección responde a la dimensión más política que se le quiere dar al Ministerio de Política Territorial. Su designación va ligada a la candidatura de Salvador Illa a la Generalitat: se produce a menos de tres semanas de las elecciones catalanas del 14 de febrero. Si se cumplen las encuestas, los comicios pueden abrir un escenario que rompa con la política de bloques de independentistas y constitucionalistas.

“No hay fortaleza más sólida que la que surge del acuerdo y del pacto”, ha aseverado Iceta, en una declaración que sirve como punto de partida para encarar tanto la crisis territorial en Cataluña como las tiranteces y desencuentros en la gestión compartida entre Gobierno y comunidades. “El presidente dijo que soy un hombre de acuerdo y también de concordia. Las tareas que me ha encargado son la cooperación, colaboración, coordinación y cogobernanza”, ha resumido el nuevo inquilino del Palacio de Villamejor, sede de su ministerio.

Darias le ha precedido en el uso de la palabra. “Hemos vivido tiempos difíciles y hemos trabajado duramente para poner en marcha proyectos ilusionantes, pensando en la vertebración de nuestro país, codo con codo con las comunidades autónomas, las entidades locales, consells y cabildos (...) Me vas a tener siempre Miquel a tu disposición”, ha reiterado antes de partir a su nuevo destino como ministra de Sanidad.

Al acto han asistido pesos pesados del socio mayoritario del Gobierno, como la presidenta del Congreso y referente del PSC, Meritxell Batet, que fue la primera ministra de Política Territorial tras el éxito de la moción de censura de Pedro Sánchez contra Mariano Rajoy en junio de 2018; José Luis Ábalos, ministro de Transportes y secretario de Organización del PSOE y a quien Iceta se ha referido como “amigo”; Fernando Grande-Marlaska, ministro del Interior y “amigo y vecino” en palabras del nuevo ministro. También han acudido la ministra de Industria, Reyes Maroto y otra histórica del PSC, Teresa Cunillera, delegada del Gobierno en Cataluña, a la que Iceta quiere “como ella sabe”.

Pero el que ha concentrado todas las miradas, una vez más, ha sido Salvador Illa. La campaña empieza este jueves pero gira alrededor del exministro de Sanidad desde que se anunció su candidatura, en lugar de Iceta, el 30 de diciembre. “Me han pedido que sea cuidadoso, no estoy en campaña electoral, estamos hablando de vocación de servicio público y de anteponer el interés general al personal. Por eso es un buen momento para hablar de Salvador Illa: nos ha enseñado cómo se ejerce con dignidad y eficacia la labor pública en un momento extraordinariamente complejo”, ha destacado Iceta. El recién estrenado ministro también ha subrayado el “compromiso con la cooperación y concordia” de su relevo como cabeza de cartel en las elecciones previstas para el 14 de febrero. Iceta también ha recordado el trabajo desempeñado antes que él en el ministerio por Joaquín Almunia y Jordi Sevilla: “Su labor en él me tiene que servir de inspiración”.

“El valor del servicio público”

El exministro de Sanidad y candidato del PSC ha abandonado un año y 14 días después la cartera “con sentimientos encontrados” después de haber pasado en un ministerio, hasta la pandemia considerado menor —Unidas Podemos rechazó la cartera, por la que han pasado seis ministros del PSOE y del PP en los últimos seis años—, “los momentos mas complejos” de su trayectoria en la administración. “He aprendido el valor del servicio público y he intentado escuchar todo lo que he podido. La pandemia ha alterado todos los planes que teníamos para este ministerio”, ha reconocido. El favorito, según el CIS, a la presidencia de la Generalitat ha recordado el legado de Ernest Lluch, ministro de Sanidad (1982-1986) asesinado por ETA: “Se me ha revelado en toda su magnitud la importancia de su legado, el de un sistema sanitario público, universal y gratuito”.

En su despedida, Illa se ha mantenido fiel a su imagen templada y moderada y no ha entrado a las críticas de la oposición e incluso de Unidas Podemos por dejar el cargo en pleno pico de la tercera ola. En su alegato final no ha deslizado el menor reproche. Al revés, ha agradecido “las aportaciones” de los portavoces parlamentarios y el trabajo realizado a los equipos de sanidad de todas las comunidades autónomas, “en particular a los consejeros” —ha trabajado durante la pandemia con 23 distintos—, pero sobre todo ha dado las gracias “de forma especial”, a “todo el personal sanitario en el más amplio sentido de la palabra”. Desde enfermeros y médicos a limpiadores y celadores. Tampoco se ha olvidado de los fabricantes de material sanitario como las mascarillas cuando más escaseaban o a las empresas que dejaron de fabricar coches para fabricar respiradores. “Gracias al presidente por haber confiado en mí para servir a España, mi país, desde el Consejo de Ministros. Ha sido un honor servir a España, trabajar con ustedes y al virus lo vamos a derrotar, no lo duden”, se ha despedido.

La exministra de Política Territorial -Illa ha definido a su sucesora en la cartera más sensible del Gobierno por su “templanza” y “capacidad de trabajo”, los mismos términos que emplean para referirse al candidato del PSC en Ferraz y La Moncloa- ha afirmado que seguirá la senda trazada por su predecesor “reforzando la toma de decisiones compartidas”. “Anticipación, respuesta rápida y coordinación entre todos” serán sus premisas contra la covid. “Sé que voy a contar con los consejeros autonómicos de forma directa y corresponsable y cómo no con los empleados públicos que son nuestra gran bastión”, ha aseverado Darias. La ministra ha subrayado que el proceso de vacunación “es largo y complejo pero está planificado”. En cuanto a un confinamiento domiciliario, que solicitan varias comunidades, pero no recoge el decreto del estado de alarma vigente, no parece considerarlo: “La lucha contra la pandemia es una guerra sin tregua. Necesitamos reducir la transmisión del virus y estoy convencida de que lo conseguiremos. Tenemos las herramientas y determinación para llevarlo a cabo”. Batet, tercera autoridad del Estado, ha asistido también al relevo en el Ministerio de Sanidad. Pablo Iglesias, vicepresidente segundo de Derechos Sociales, y Margarita Robles, ministra de Defensa, han sido los miembros del Consejo de Ministros que han estado presentes.


Sobre la firma

José Marcos

Redactor de Nacional desde 2015, especializado en PSOE y Gobierno. Previamente informó del Gobierno regional y casos de corrupción en Madrid, tras ocho años en Deportes. Es licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense y Máster de Periodismo de EL PAÍS. Trabajó en Starmedia, Onda Imefe y el semanario La Clave.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción