CIERRE PERIMETRAL

“Ni al chalé de Torrent ni de visita a Alfafar”: València se cierra para frenar el virus

Un fuerte dispositivo policial controla las salidas de la capital, que registran colas kilométricas en las primeras horas

Un dispositivo policial para controlar el cierre perimetral en Valencia.
Un dispositivo policial para controlar el cierre perimetral en Valencia.Jorge Gil (Europa Press)

Son las tres en punto de la tarde del viernes y la cola de vehículos es kilométrica en el camino nuevo de Picanya, una de las salidas de Valencia hacia los vecinos municipios del área metropolitana. La Policía Local de València ha desplegado el control, con varias patrullas, conos y vallas. El resto de entradas a la capital estaban igual, atascadas por la hora punta y porque València y otras 15 grandes ciudades se cierran perimetralmente en fin de semana para restringir la movilidad de los ciudadanos con vistas a frenar el contagio del virus. “Que nadie se vaya sin un motivo justificado, en eso consiste el control”, dice a pie de carretera el comisario del distrito de Abastos, Fernando Jiménez Oñate.

A lo largo del fin de semana y hasta el lunes a las seis de la mañana la policía local tiene previsto controles en diferentes puntos de la ciudad para cumplir con la última restricciones decretada por la Generalitat que limita la salida y entrada de la capital. En los más de 30 años de servicio en el cuerpo municipal es la primera vez que se cierra la ciudad.

Los agentes seleccionan aleatoriamente a los vehículos, los pasan al control y les piden la documentación. Le preguntan por qué salen de la ciudad y hacia dónde se dirigen. Alguno de los conductores, nervioso, no lleva encima el DNI y echa mano de su teléfono móvil por si guarda una fotografía. Regresa a su domicilio en los cercanos municipios de Picanya, Paiporta o Torrent y la mejor manera de acreditarlo es el documento.

“Si algún ciudadano se va al chalé que tiene en Torrent, pues sintiéndolo mucho no podrá salir; si otro piensa visitar a unos familiares de Alfafar [salvo las excepciones previstas], pues tampoco puede salir. La excepciones están especificadas y los que no se ajusten tienen que darse la vuelta y volver a su casa, continua Oñate.

Los controles son este primer día informativos, orientados a concienciar a la población de que se quede en casa para doblegar la curva de contagios. Pero las sanciones por denuncia son de hasta 600 euros. La gente tiene mucha imaginación e intenta convencer a los agentes “pero nosotros tenemos que hacer cumplir la norma”, agrega el comisario.

Esther vuelve a casa del trabajo. Está impaciente “porque llevo desde las dos de la tarde retenida y lo que quiero es salir de aquí ya”. Le entrega a la agente de policía local el justificante de Consum, la cadena de supermercados donde trabaja, que lleva a mano. Lo tenía desde antes para poder moverse más allá del toque de queda, a las diez de la noche. Después de mostrar el salvoconducto ha salido rápidamente del control.

Los nervios traicionan a Mónica que tarda un poco en buscar el justificante de su viaje. “Vengo del hospital de hacerle una PCR a mi chiquilla por el cole. La policía me ha pedido un justificante y le he enseñado el mensaje que el hospital me envió con la cita. Y con eso ha sido suficiente”. Otra chica atraviesa el control, es empleada de Carrefour y agradece el control policial “porque si no esto sería un caos”, dice.

Joan Ribó, alcalde de València, ha pedido a los ciudadanos una “actitud responsable” ante el cierre perimetral de la ciudad, que se mantendrá hasta las seis de la mañana del lunes. “No se pueden repetir situaciones de 10 ó 12 personas juntas en la playa como hemos visto estos días” pese a las restricciones en vigor por la pandemia. El concejal de Policía, Aarón Cano, ha advertido que si hay aglomeraciones se cerrarán las playas. “No es un capricho sino una necesidad a causa de la pésima situación sanitaria en que nos encontramos”, añade.

En Alcoi, otra de las grandes ciudades valencianas perimetradas, su alcalde Antonio Francés, ha destacado este viernes que “después de cinco semanas, empezamos a doblar la curva, empieza a reducirse la incidencia del coronavirus en nuestra ciudad y comienza a bajar el número de ingresos en el Hospital comarcal Virgen de los Lirios”. Las últimas cifras de la covid-19 en Alcoi reflejan un ligero descenso de la incidencia acumulada en la ciudad, que pasa de 2.730 a 2.517 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días.

Los embotellamientos de vehículos se han repetido también a las salidas de las ciudades de Alicante y Castellón en el primer día del cierre perimetral, que ha transcurrido sin incidentes y en el que la Delegación del Gobierno de la Comunidad Valenciana ha desplegado 10.000 agentes de la Policía Nacional y la Guardia Civil.

Sobre la firma

Cristina Vázquez

Periodista del diario EL PAÍS en la Comunitat Valenciana. Se ha ocupado a lo largo de su carrera profesional de la cobertura de información económica, política y local y el grueso de su trayectoria está ligada a EL PAÍS. Antes trabajó en la Agencia Efe y ha colaborado con otros medios de comunicación como RNE o la televisión valenciana À Punt.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS