Elecciones en Madrid
Análisis
Exposición didáctica de ideas, conjeturas o hipótesis, a partir de unos hechos de actualidad comprobados —no necesariamente del día— que se reflejan en el propio texto. Excluye los juicios de valor y se aproxima más al género de opinión, pero se diferencia de él en que no juzga ni pronostica, sino que sólo formula hipótesis, ofrece explicaciones argumentadas y pone en relación datos dispersos

Madrid, 4 de mayo: ¿la ruptura de la foto de Colón?

El resultado de las elecciones autonómicas en la Comunidad de Madrid, convocadas el miércoles por la presidenta de la comunidad, Isabel Díaz Ayuso, tendrá una proyección nacional determinante

Los líderes del PP, Ciudadanos y Vox se reunieron el 10 de febrero de 2019 en la madrileña plaza de Colón. En la imagen, de izquierda a derecha, José Luis Martínez-Almeida (PP), Rocío Monasterio (Vox), Javier Ortega Smith (Vox), Santiago Abascal (Vox), Cristiano Brown (UPyD), Javier Maroto (PP), Pablo Casado (PP), Carmen Moriyón (Foro Asturias), Yolanda Ibáñez (UPN), Begoña Villacís, Albert Rivera e Ignacio Aguado (Ciudadanos).
Los líderes del PP, Ciudadanos y Vox se reunieron el 10 de febrero de 2019 en la madrileña plaza de Colón. En la imagen, de izquierda a derecha, José Luis Martínez-Almeida (PP), Rocío Monasterio (Vox), Javier Ortega Smith (Vox), Santiago Abascal (Vox), Cristiano Brown (UPyD), Javier Maroto (PP), Pablo Casado (PP), Carmen Moriyón (Foro Asturias), Yolanda Ibáñez (UPN), Begoña Villacís, Albert Rivera e Ignacio Aguado (Ciudadanos).Carlos Rosillo
Andrés Medina José Pablo Ferrándiz

La principal incógnita que se abre tras la audaz y súbita convocatoria electoral de la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, es si el PP y Vox pueden alcanzar en la región una mayoría de gobierno.

En apariencia, los madrileños deberán optar en mayo por un cambio en el Gobierno autónomo o por la continuidad que mantienen desde hace más de 25 años, pero el resultado de las urnas tendrá indudablemente una proyección nacional determinante.

El inesperado movimiento de Ciudadanos en la Región de Murcia, junto con el anticipo de elecciones autonómicas en Madrid, si finalmente se celebran, tienen una inmediata consecuencia en el tablero electoral: rompe el esquema de bloques ideológicos que opera en la arena política española desde hace unos años. A partir del miércoles ya no se puede hablar de bloque de la derecha en los mismos términos que antes.

Más información
Isabel Díaz Ayuso, junto a los consejeros populares del Gobierno de Madrid, el miércoles.
¿Habrá elecciones en Madrid? Las claves del enorme embrollo jurídico por las mociones
Isabel Diaz Ayuso during a press conference announces her resignation in Madrid, Wednesday March 10, 2021
El giro de Ciudadanos causa un terremoto político en España
10/03/2021 El vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, comparece ante los medios de comunicación para anunciar que la presidenta de la región, Isabel Díaz Ayuso ha convocado elecciones anticipadas en Madrid (España), a 10 de marzo de 2021. Díaz Ayuso, ha realizado esa convocatoria para evitar que se presente una moción de censura como la que Cs y PSOE han presentado en Murcia. Las elecciones se producirían el día 4 de mayo.
POLITICA 
Alberto Ortega - Europa Press
Reacciones a las elecciones en Madrid y la moción de censura en Murcia, en directo

De la misma manera que los resultados de las elecciones andaluzas en 2018 recompusieron el tablero nacional tras la irrupción autonómica de Vox, los comicios en Madrid en este 2021 pueden tener un similar efecto transformador de la política nacional.

Para resolver la incógnita y que la derecha retenga el Gobierno de la Comunidad de Madrid serán necesarias al menos dos premisas: la primera, dando por hecho la improbabilidad de mayorías absolutas, es que el PP consiga una suma suficiente con Vox, puesto que parece difícil pensar que Ciudadanos vuelva a darle el apoyo a Ayuso; y, la segunda es que el PP esté dispuesto a integrar a Vox en un eventual Gobierno de coalición, petición ya expresada en alguna ocasión y que supondría un hecho inédito en la política de pactos.

Si ambas cosas sucedieran, nos encontraríamos con una paradójica situación: la derecha podría vivir al mismo tiempo una bicefalia competitiva en el Congreso y una bicefalia cooperativa en la Puerta del Sol.

¿Pueden darse ambas condiciones? Según datos de Metroscopia, recogidos a finales del pasado mes de enero, los dos partidos más beneficiados por un hipotético —en aquel momento— adelanto electoral eran PP y Vox. Ambos cumplían, en mayor medida que el resto de formaciones políticas, las tres condiciones que todo partido desea y necesita para ser competitivo en unos comicios: tener un electorado fiel (es decir, sufrir las mínimas fugas posibles de votantes hacia otras opciones políticas); tener un electorado movilizado (que no se quede en casa el día de las elecciones) y, en tercer lugar, tener capacidad de atraer tanto a votantes de otras fuerzas políticas como abstencionistas o incluso nuevos votantes. A estas tres condiciones habría que añadir una cuarta no menor, en el caso del PP en comparación con Vox: el identificable liderazgo político de Díaz Ayuso.

La fotografía madrileña de la plaza de Colón, correspondiente al mes de febrero de 2021, según datos de Metroscopia, situaba al PP como ganador aritmético de las elecciones con el 28% de los votos. Crecía seis puntos respecto a los últimos comicios autonómicos. El PSOE retrocedía casi tres puntos, hasta el 25%, dejando así de ser la primera fuerza. Vox, con cerca del 20%, y Ciudadanos, con el 6% (al borde de quedar como extraparlamentario), intercambiaban las posiciones que ocuparon en 2019. Más Madrid, a pesar de descender del 15% al 12%, aún mantenía una gran ventaja sobre la lista de Podemos-IU, que, con el 7%, mejoraría un punto su resultado de mayo de 2019.

Esa foto experimentará cambios en las próximas semanas y, en todo caso, lo que ocurra en mayo estará condicionado por dos factores adicionales: la participación y la barrera electoral de entrada.

Las de mayo serán las cuartas elecciones, todas ellas autonómicas, que se celebren con restricciones sanitarias tras el estallido de la pandemia. En las tres ocasiones precedentes (Galicia, País Vasco y Cataluña) prácticamente la mitad del censo optó por la abstención y está por ver cuál será el humor de los madrileños cuando lleguen las urnas. Cabe advertir un par de diferencias significativas: serán los primeros comicios pandémicos con el proceso de vacunación avanzado y la jornada de votación se desarrollará en un día laborable.

En un marco mental de intensa polarización, la barrera electoral del 5% para entrar en el reparto de escaños puede ser también un factor determinante para que se produzca el cambio o no en el Gobierno madrileño. En la Asamblea de Madrid, disuelta el miércoles, están representadas seis fuerzas, tres de izquierda, dos de derecha y Ciudadanos. Si en las elecciones de mayo una de ellas no alcanzase este límite establecido en el 5%, las opciones de suma entre el PP y Vox serían mucho mayores. Hoy por hoy, los partidos con más probabilidades de quedarse a las puertas serían Podemos-IU y Ciudadanos, lo que podría resolver la incógnita que el miércoles se creó.

Andrés Medina es director general de Metroscopia y José Pablo Ferrándiz es investigador principal de Metroscopia.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS