Inés Arrimadas, tras la Ejecutiva de Ciudadanos: “En estos momentos difíciles, vuelvo a dar un paso al frente”

Toni Cantó dimite y dos dirigentes del núcleo duro de la líder de Cs dan un paso atrás por el fracaso de la moción de Murcia

Toni Cantó tras presentar su dimisión a la salida de la sede de Ciudadanos en Madrid. En vídeo, declaraciones del portavoz de Ciudadanos en les Corts Valencianes pidiendo la dimisión de la Ejecutiva Permanente.Vídeo: VÍCTOR SAINZ / EUROPA PRESS

Inés Arrimadas acusa el golpe. La decisiva reunión de la ejecutiva extraordinaria de Ciudadanos, convocada tras la crisis por la fallida operación en Murcia, se ha roto este lunes con la dimisión de uno de los principales líderes territoriales, Toni Cantó, coordinador de la Comunidad Valenciana. Cantó ha anunciado que abandona todos sus cargos orgánicos y renuncia a su acta de diputado porque, a su juicio, la dirección del partido no ha asumido responsabilidades suficientes por el fiasco murciano, y porque discrepa de que el partido se presente en solitario a las elecciones a la Comunidad de Madrid. Cantó ha reclamado la dimisión de Arrimadas, que aparque la moción de censura en Murcia y una candidatura unitaria con el PP en Madrid sin Ignacio Aguado para “mantener el centro derecha”.

Poco antes de las ocho de la tarde, tras una reunión de la cúpula que se ha alargado durante cinco horas, Arrimadas ha comparecido por vídeo flanqueada por la mayoría de miembros de su ejecutiva. “En estos momentos difíciles, vuelvo a dar un paso al frente”, ha recalcado la líder de Cs en uno de los momentos más duros de una presidencia que estos días cumple un año, tal y como ha recordado al principio de su intervención. “En estos meses hemos tomado decisiones muy difíciles y hemos cometido errores. Cada vez que hemos tenido que tomar una decisión, la hemos tomado con un único fin: hacer lo correcto para España”, ha apuntado, para enseguida abordar la sacudida que ha sufrido su partido, que instó una moción en Murcia con el PSOE frustrada luego por el no de tres de los diputados de Cs en la Asamblea y que ha sido expulsado por Díaz Ayuso del Gobierno de la Comunidad de Madrid.

Arrimadas ha asegurado en su comparecencia que en su partido se debate y que en la Ejecutiva de hoy han escuchando a sus compañeros de Murcia. Han sufrido, ha dicho, una situación “terrible”, con “prácticas escandalosas”, “irregularidades”, “contratos apañaos” y “datos que se ocultan y que han acabado en muchos casos ante la UDEF”. “Nos han detallado datos espeluznante de acoso (...) y amenazas”, ha recalcado. “Somos muy buenos socios, pero muy malos cómplices”, ha sentenciado enseguida.

De la autocrítica que, ha apuntado, se ha escuchado en la ejecutiva de la formación, ha destacado un aspecto, que ha tildado también de error: “El que más lamento es que no hayamos sabido transmitir a los españoles la situación tan grave que se producía en Murcia (...) y que no hayamos sabido trasladar el porqué de esta situación”, que ha entendido motivada por la corrupción.

Aunque no se hayan oído sus nombres, ha sobrevolado durante la comparecencia de Arrimadas la salida de Fran Hervías, secretario de Organización de Cs, para integrarse en el PP (con acusaciones de servir de “muleta del sanchismo” a Arrimadas) y la dimisión de Cantó. “En los últimos días hemos visto a personas que estaban y están en Ciudadanos pero que a los pocos días incluso horas se ponen al servicio de otro partido. Esto sirve para ver la diferencia entre el verbo ser y estar en la lengua española. porque hay personas que estaban y están en Ciudadanos, pero quizá no son de Ciudadanos”, ha apuntado. Al final de su intervención sin preguntas ha reconocido como “reflexión personal” que estos días “están siendo duros”. “Yo no sé lo que estar en política en un momento tranquilo y cómodo. Me metí en política en Cataluña cuando Ciudadanos tenía tres escaños en el Parlament. Desde el primer día (...) sabía que me complicaba la vida”.

Ampliación de la ejecutiva

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La dimisión de Cantó no ha sido la única este lunes: los dos vicesecretarios generales del partido, Carlos Cuadrado y José María Espejo, para los que varios dirigentes pedían su dimisión, han decidido dar un paso atrás y renunciar a sus responsabilidades orgánicas, pero la líder los ha mantenido en el núcleo. Arrimadas ha buscado el cierre de filas con una ampliación de la ejecutiva permanente, dando entrada a los principales barones.

Este lunes, Arrimadas ha propuesto una ampliación de la ejecutiva permanente de 7 a 16 miembros, en la que da entrada a los principales líderes territoriales, como la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, el exvicepresidente de Madrid Ignacio Aguado y el vicepresidente de la Junta de Andalucía, Juan Marín. La líder también pretendía incluir a Cantó, pero este ha declinado con su dimisión. Tras su marcha, Cantó ha descartado integrarse en el PP, como se lleva especulando en las últimas semanas. “Lo único que me planteo es llamar a mi representante para ver si puedo volver a trabajar de lo mío”, ha dicho a las puertas de la sede del partido, en referencia a su profesión de actor, que abandonó con su salto a la política. La cúpula de Arrimadas cree, sin embargo, que el camino del ya exlíder valenciano sí será entrar en el PP. “La sensación es que esta operación está orquestada”, ha defendido Edmundo Bal, portavoz adjunto, sobre la salida de Cantó. “Si tenemos en cuenta que el PP tiene en marcha esta operación de compra de cargos de Cs... blanco y en botella”, ha remachado.

La salida de Cuadrado y Espejo de la vicesecretaría general era reclamada por varios miembros de la cúpula, como Cantó, que ya pidió su destitución tras el batacazo del partido en las elecciones catalanas. Entonces Arrimadas optó por respaldarlos, pero esta vez han sido ellos quienes se han apartado para proteger a la líder. De no haber salido, las responsabilidades podrían haber apuntado directamente contra Arrimadas. Ahora bien, los dos escuderos siguen en la permanente y nadie les sustituye en el puesto de vicesecretarios generales, que deja de existir.

Arrimadas ha decidido ampliar el núcleo de la toma de decisiones del partido para tratar de aplacar la crisis interna provocada por el fracaso de la operación para desalojar al PP del poder en Murcia. Durante el fin de semana había consultado a los principales dirigentes de Cs para pedirles opinión sobre los siguientes pasos a seguir, y varios de ellos le habían aconsejado los cambios en la dirección. La ampliación de la cúpula era una petición interna recurrente, porque el órgano era todavía más reducido bajo el liderazgo de Arrimadas que durante la etapa de Albert Rivera, cuando estaba formado por una docena de miembros.

La líder mantiene a Marina Bravo como secretaria general del partido y a Melisa Rodríguez como portavoz, aunque pasa a ser la adjunta de Edmundo Bal, que sale reforzado con los cambios. En la propuesta de la presidenta destaca la entrada de líderes territoriales, que estaban todos fuera de la permanente. Estos sí formaban parte de la ejecutiva ampliada, que se reúne por lo normal una vez al mes, frente a la permanente, que es semanal. Además de los madrileños Begoña Villacís e Ignacio Aguado y del andaluz Juan Marín, Arrimadas incorpora a Daniel Pérez, coordinador en Aragón. El único dirigente con responsabilidades de Gobierno que queda fuera es Francisco Igea, vicepresidente de Castilla y León y exrival de Arrimadas por la presidencia del partido. Arrimadas ha dado entrada a la ejecutiva, además, a dos dirigentes del ala más socioliberal: el eurodiputado Jordi Cañas ―que fue el principal representante del sector socioaldemócrata catalán― y la diputada en el Congreso Sara Giménez. Entran también el dirigente malagueño y diputado en el Congreso Guillermo Díaz, y el líder de Cs en el Ayuntamiento de Valencia, Fernando Giner.

El vicepresidente de la Junta de Andalucía y coordinador autonómico de Ciudadanos (Cs) en dicha región, Juan Marín, ha expresado este lunes públicamente su "apoyo" a la presidenta nacional del partido naranja, Inés Arrimadas. (Vídeo: Europa Press)Vídeo: Víctor Sainz

Arrimadas ha salvado de momento que su liderazgo sea puesto en cuestión, sobre todo tras la salida de Toni Cantó, que antes de marcharse sopesaba disputarle la presidencia. Este lunes, la líder ha recibido el respaldo expreso de varios barones, como Juan Marín, vicepresidente andaluz, y Daniel Pérez, coordinador de Aragón. Pérez ha recordado que cuando Arrimadas asumió la presidencia el partido ya estaba “en la sala de autopsias”. El coordinador de Cs en Cantabria, Félix Álvarez, se ha mostrado contundente: “Somos un meme de nuestro propio partido”.

La reunión extraordinaria de la ejecutiva de este lunes, reclamada por varios dirigentes autonómicos, ha llegado precedida por una fuerte marejada, sobre todo tras el fichaje por el PP de Fran Hervías, exsecretario de Organización de Ciudadanos, que asegura que a su salida le acompañará un desembarco masivo de dirigentes de Cs en el PP.

Cantó repite la jugada

Toni Cantó ha tomado una decisión muy similar a la que adoptó en 2015. Entonces dimitió como candidato a la presidencia de la Generalitat valenciana por UPyD y dejó su acta de diputado en el Congreso como consecuencia de su enfrentamiento con la dirección nación de Rosa Díez, tras los malos resultados del partido en Andalucía. Si ahora ha pedido una candidatura conjunta de Ciudadanos y PP en Madrid, entonces postulaba un acercamiento entre UPyD y Ciudadanos. “La única carrea que me planteo es la de volver al teatro”, dijo el actor valenciano hace seis años. En 2016, salió elegido diputado en el Congreso por Ciudadanos, partido por el que encabezó la candidatura a la Generalitat Valenciana en 2019. “Solo me planteo ahora llamar a mi representante para empezar a trabajar de lo mío dentro de poco”, ha dicho la mañana de este lunes el que fuera protagonista de la popular serie de televisión ‘Siete vidas’. La pasada semana, el dirigente y portavoz del PP en el Senado, Javier Maroto, destacó el rechazo de Cantó a la decisión de Arrimadas de presentar una moción de censura en Murcia, antes de incidir en que el PP está abierto a la incorporación de dirigentes de Ciudadanos. Un ofrecimiento que había expresado con anterioridad el secretario general de los populares, Teodoro García Egea, que contactó la pasada semana con Cantó para conocer los planes del partido naranja en Alicante, donde apoya los gobiernos del PP en la Diputación y en el Ayuntamiento. /FERRÁN BONO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS