Pablo Casado acusa a Sánchez de “desestabilizar” gobiernos autonómicos en plena pandemia

El líder popular tilda el proyecto de Iglesias de “comunista” y achaca su renuncia del Gobierno a la “onda expansiva” de lo sucedido en Murcia

El líder del PP, Pablo Casado,en un debate sobre economía organizado por la Sociedad Barcelonesa de Estudios Económicos y Sociales de Foment del Treball, en Barcelona.DAVID ZORRAKINO (EUROPA PRESS) / EPV

El líder de Podemos y vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, ha anunciado este lunes su salida del Ejecutivo de coalición para presentar su candidatura como cabeza de lista de Unidas Podemos en las elecciones madrileñas del 4 de mayo. Iglesias, que aspira a lograr una lista unitaria con Más Madrid, disputará así la presidencia a Isabel Díaz Ayuso y abandonará el cargo, como hizo Salvador Illa, el 20 de abril, justo antes del arranque de la campaña. El presidente del PP, Pablo Casado, se ha alineado con Ayuso y ha afirmado que lo que está en juego en España es “el comunismo o la libertad” recogiendo así el lema de precampaña de la presidenta madrileña.

Más información

En un acto de la Sociedad de Estudios Económicos y Sociales de la patronal catalana Foment del Treball, Casado ha afirmado que le ha sorprendido “relativamente” la decisión de Iglesias, puesto que, sostiene, la política española está instalada desde hace tiempo en una “huida hacia adelante” que no piensa celebrar. Según Casado, el paso que ha dado el ya exvicepresidente es consecuencia de la “onda expansiva” provocada por la decisión previa de Pedro Sánchez de “intentar desestabilizar” el Gobierno de Murcia, de Castilla y León y de Madrid. “Lo que vemos es que la onda expansiva ha hecho que sea ahora su Gobierno el que se tambalea”, ha señalado, culpando a Sánchez de desencadenar ese efecto dominó que ha provocado la convocatoria electoral en Madrid e impactado en su propio Gobierno.

Casado ha culpado al Ejecutivo de pretender seguir jugando, en plena pandemia y con más de seis millones de desempleados y 100.000 muertos, al Risk (un juego de mesa de estrategia) para poner sus figuras en contra de la estabilidad política de gobiernos autonómicos. Y ha sostenido que Iglesias ha decidido llevar su proyecto “comunista”, como “simpatizante de regímenes totalitarios” en Latinoamérica y Oriente Próximo, a una confrontación política en la Asamblea de Madrid, “tal y como está llevando en el Gobierno de España desde hace dos años”. Frente a la postura del líder de Unidas Podemos, Casado plantea una alternativa basada en la “concordia, la bajada de impuestos, la creación de empleo y la libertad”.

Con la asunción del lema de “comunismo y libertad”, Casado respalda la apuesta de Ayuso, que ve una oportunidad de polarizar aún más la campaña, centrándola en ella e Iglesias, y desdibujando al resto de los candidatos. La presidenta madrileña ha reclamado este lunes el apoyo de los votantes de Cs y PSOE: “A partir de este momento, todos los que quieren vivir en libertad en Madrid, desde el socialismo o el liberalismo, se van a tener que unir, vamos a tener que aglutinar esfuerzos”. El portavoz nacional del PP, José Luis Martínez-Almeida, ha deslizado que la candidatura de Iglesias hará que la victoria de Ayuso sea “por mayoría absoluta”.

El discurso de Casado en Barcelona se ha producido justo cuando Ciudadanos celebraba la ejecutiva que puede marcar su futuro tras la crisis desatada la pasada semana. El popular ha interpretado que la formación está pagando su “error” de unir su destino a Sánchez y que ha dejado de ser útil. A su juicio, la victoria de Inés Arrimadas, en 2017, en Cataluña fue tan poco útil como la de Salvador Illa (PSC) ahora. “¿Qué ha quedado de la operación Illa? La misma desilusión. Ha sido una victoria inútil”, ha zanjado.

El PP solo logró tres de los 135 escaños del Parlamento catalán el 14-F y Casado ha matizado que hace meses ya dijo que su apuesta en Cataluña era a largo plazo y con independencia del resultado electoral. Por ello, se ha ofrecido a reagrupar todo el centroderecha, también en Cataluña, y ha abierto las puertas a partidos que reivindicaban antes el nacionalismo moderado. Casado ha explicado que hace poco se reunió con el abogado y padre de la Constitución, Miquel Roca, y que su posicionamiento nada tiene que ver con el de Laura Borràs o Pere Aragonès. “Lo que pasa en Cataluña parece el día de la marmota”, ha sentenciado.

Reacciones desde otras fuerzas

La salida inesperada de Pablo Iglesias del Gobierno ha desatado también las críticas del presidente de Vox, Santiago Abascal. En un tuit ha cargado este lunes contra el Ejecutivo de coalición preguntando si “hay alguien al timón, alguien en el Gobierno preocupado y trabajando para que los españoles recuperen la libertad, la prosperidad, la salud”. El líder de la formación de extrema derecha ha apuntado: “Están todos pensando en cómo recolocarse para sobrevivir al desastre que han provocado”.

Por parte de los socialistas de Madrid, su secretario general, José Manuel Franco, ha dado la bienvenida a Pablo Iglesias a la “política madrileña”, aunque con una advertencia: el PSOE-M es “la fuerza hegemónica de la izquierda” en la Comunidad de Madrid, ha dicho, “y lo seguirá siendo”. En una entrevista en TVE, Franco ha arropado al candidato de su formación, Ángel Gabilondo, al calificarlo como una persona “responsable” que “siempre” busca consensos entre partidos, y señalando que es el único que podría conseguir “unir a las izquierdas”. El secretario general también ha respondido a la oferta que el hasta ahora vicepresidente segundo ha lanzado a Más Madrid: “La división en la izquierda perjudica a los partidos que quieren cambiar las cosas en Madrid”, ha dicho Franco.

En las filas de Ciudadanos, el exvicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, ha comentado la noticia de la salida de Iglesias en un tuit dirigido a Díaz Ayuso: “Isabel, tu capricho de dinamitarlo todo solo traerá crispación, enfrentamiento y parálisis”. “La que has liado”, ha concluido, aludiendo al adelanto electoral en la región, previsto para el próximo 4 de mayo, y a la concurrencia de Iglesias a esos comicios.

Desde Andalucía, la líder de Anticapitalistas y exsecretaria general de Podemos Andalucía, Teresa Rodríguez, ha criticado la decisión de Iglesias y la ha atribuido a su “enorme inmadurez” en una comparecencia ante los medios. “Me da la impresión de que Pablo Iglesias tiene serias dificultades para comprometerse al cien por cien con las tareas que asume”, ha señalado Rodríguez, refiriéndose a su doble función de de vicepresidente segundo y ministro de Derechos Sociales y Agenda 2030. Rodríguez, que abandonó Podemos Andalucía tras mantener diferencias ideológicas y organizativas con Iglesias, le ha reprochado que “facilitara” la repetición de las elecciones generales en 2019 para “conseguir” una vicepresidencia en el Gobierno del PSOE. Una decisión que, en su opinión, “facilitó el crecimiento de la ultraderecha”.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción