Más Madrid desbarata el intento de Iglesias de liderar el asalto de Madrid

La jugada del vicepresidente resucita la tensión entre Podemos y el partido de Errejón

Mónica García, candidata a la Comunidad de Madrid por Más Madrid, el martes.
Mónica García, candidata a la Comunidad de Madrid por Más Madrid, el martes.Álvaro García (EL PAÍS)

Pablo Iglesias ha recibido su primer no a la estrategia a varias bandas que lanzó el lunes. La jugada del vicepresidente, desembarcando por la fuerza y pidiendo paso en la política madrileña, ha vuelto a encender la más podemita de todas las batallas: errejonistas contra pablistas. Más Madrid, el partido fundado por Íñigo Errejón cuando abandonó Podemos, rechazó el lunes una lista conjunta para las autonómicas madrileñas del 4 de mayo. El plan de Iglesias para liderar el asalto a la presidencia de la Comunidad de Madrid chocó contra su primer muro.

Nadie se fía de nadie a la izquierda de la izquierda del PSOE. El anuncio de Pablo Iglesias lanzándose, sin preguntar, como candidato a presidir la Comunidad de Madrid en una lista conjunta con Más Madrid cogió a todo el mundo desprevenido. Tanto, que hasta la candidata de la formación madrileña, Mónica García, reaccionó bien de entrada. “Hablaremos y nos entenderemos”, dijo. Pero con el paso de las horas, la oferta les empezó a oler a una jugada de Iglesias. Más Madrid tiene veinte escaños, Podemos, siete. ¿Por qué iba a imponer su estrategia el líder de la formación que menos apoyos tiene?

En vídeo, el momento en el que Mónica García rechaza la candidatura conjunta con Pablo Iglesias. FOTO: CHEMA MOYA (EFE) | VÍDEO: EPV

La contienda electoral del 4 de mayo es una batalla de bloques —derecha e izquierda— que encierra 1.000 escaramuzas menores. El rechazo de Más Madrid a la lista unitaria amenaza el órdago de Iglesias, un plan a largo plazo y a muchas bandas que empieza en Madrid y acaba en la secretaría general de Podemos, que en siete años solo ha conocido un único líder. Sin el número uno de una candidatura conjunta encabezada por Iglesias, las posibilidades del líder de Podemos de llegar a la presidencia de la Comunidad de Madrid se desinflan casi por completo.

Podemos estuvo a punto de convertirse en fuerza extraparlamentaria en las últimas elecciones autonómicas celebradas en 2019. Tras la marcha de Íñigo Errejón para encabezar la candidatura de Más Madrid, la formación apenas rebasó la barrera del 5% necesario para tener representación con Isa Serra como candidata. Logró siete escaños y quedó como sexta fuerza, por detrás del PSOE, PP, Ciudadanos, Más Madrid y Vox.

El partido del vicepresidente ha ido perdiendo votos en cada elección a la que concurre desde los 71 diputados que llegó a tener en las generales de 2016. Una sangría que tampoco frenó su entrada en el Gobierno central y que, según las últimas encuestas, ponía en duda la permanencia de Unidas Podemos en la Comunidad de Madrid tras las elecciones del 4 de mayo. Iglesias se presentó el lunes como apuesta para evitar un fracaso que sería muy difícil de superar.

En Podemos sostienen que, pese a la negativa a la lista unitaria, los planes siguen adelante y confían en que Iglesias pueda incluso superar a García en las urnas. Desde Más Madrid están seguros de que quedarán por delante. “La duda era que no sabíamos si Podemos iba a sacar el 5% necesario para que sume para la izquierda; ahora con Pablo está claro que lo va a sacar, pues fenomenal”, sostiene un miembro de la formación. Más Madrid defiende que el electorado de los dos partidos no es el mismo. Incluso creen que una candidatura liderada por Iglesias podría hacerles perder votos hacia el PSOE o desmovilizar a parte de los suyos.

Las circunstancias electorales de la Comunidad de Madrid hacen que no tenga especial valor que los partidos concurran juntos o separados si consiguen superar el 5% de los votos. El tamaño de la región y el número de escaños permiten un sistema mucho más proporcional que en unas elecciones generales.

El resquemor entre los dos partidos que nacieron de uno mismo sigue presente. Fuentes de Más Madrid piensan que si realmente Iglesias hubiera querido alcanzar un acuerdo con ellos, lo habría negociado antes de anunciarlo. “De esta forma plantea que nosotros [al decir que no] somos los responsables de que no se produzca la unión de la izquierda”, deducen.

En la reunión que mantuvieron el lunes por la mañana los miembros de la formación madrileña, el principal debate giró en cómo comunicar su rechazo para no parecer culpables. La respuesta logró desviar la presión. “Las mujeres estamos cansadas de hacer el trabajo sucio para que en los momentos históricos nos pidan que nos apartemos”, subrayó García en un vídeo donde anunciaba su negativa a la lista conjunta. Un golpe al líder de Podemos, que respondió, educado: “Máximo respeto”.

Sobre la firma

Inés Santaeulalia

Es la jefa de la oficina de EL PAÍS para Colombia, Venezuela y la región andina. Comenzó su carrera en el periódico en el año 2011 en México, desde donde formó parte del equipo que fundó EL PAÍS América. En Madrid ha trabajado para las secciones de Nacional, Internacional y como portadista de la web.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS