España se mantiene a la cola de los países de la UE por reconocimiento de peticiones de asilo

Los colombianos son los que acumulan más rechazos en sus solicitudes de protección

Vista del Centro Temporal de Acogida para Solicitantes de Asilo de Vallecas, Madrid, en julio de 2020.
Vista del Centro Temporal de Acogida para Solicitantes de Asilo de Vallecas, Madrid, en julio de 2020.David Fernandez (EFE)

España solo otorgó protección internacional a 5.700 personas en 2020, una cifra que no llega al 5% de las 114.919 solicitudes de asilo estudiadas. Estas cifras vuelven a empujar a España a la cola de los países de la Unión Europea en cuanto a reconocimiento de solicitudes de asilo reconoce. En el último informe publicado este jueves por la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), se detalla como las cifras colocan al país por debajo de otras naciones como Francia (22%), Bélgica (35%), Alemania (44%) o Italia (23%) en resoluciones favorables. Las cinco primeras nacionalidades que llegan a España pidiendo protección son latinoamericanas, sobre todo de los dos primeros países en número, Venezuela y Colombia. Las personas que provienen de este último país acumulan más de la mitad de las denegaciones realizadas.

A pesar de la disminución de peticiones de asilo provocada por los cierres fronterizos durante la primera ola de la pandemia, España se mantuvo en 2020 como uno de los países de la UE que más solicitudes recibió (88.762), junto a Francia (93.470) y Alemania (121.955), de acuerdo con los datos recopilados por CEAR. Las solicitudes resueltas positivamente no son, sin embargo, tan abultadas. España solo reconoció 4.360 estatutos de refugiado, la máxima protección para personas que huyen de persecuciones por su raza, religión o ideología política. Además reconoció la protección subsidiaria a 1.398 personas, sobre todo a sirios, malienses y ucranios, solicitantes que han acreditado motivos fundados de que corren un riesgo grave si regresasen a sus países.

Tasa baja en España

España tiene una particularidad que explica, en parte, por qué su tasa de reconocimiento de refugiados es tan baja. A diferencia del resto de países de su entorno, que concentran el mayor número de sirios, afganos o sudaneses, que huyen de conflictos declarados, más del 80% de los solicitantes que piden asilo en territorio español son latinoamericanos a los que la comisión interministerial que estudia sus casos no suele reconocerles la protección. En el caso específico de los venezolanos; a la mayoría se les deniega la solicitud (y acaba engrosando la enorme bolsa de rechazados), pero en cambio sí se les concede un permiso de residencia y trabajo por razones humanitarias. Este permiso lo obtuvieron casi 41.000 personas en 2020; prácticamente todos venezolanos.

El perfil de los solicitantes, sin embargo, no justifica totalmente que España se mantenga a la cola de la UE. Al observar el reconocimiento de otras nacionalidades, los datos demuestran que el país mantiene criterios más restrictivos que el resto de sus socios. En el caso de los sirios, donde en la mayoría de los países de la UE el reconocimiento ronda el 60% de los casos, España solo reconoce la protección a un 35% de los que lo solicitan, según un informe de la Oficina Europea de Apoyo al Asilo (EASO). Esta es una de las tasas más bajas del continente, seguida de Dinamarca, que solo llega al 36%.

Menos protección entre los colombianos

Los colombianos, la segunda nacionalidad más numerosa entre los solicitantes, son el grupo al que menos protección se le concede. En 2020 se rechazaron 37.907 solicitudes de las 38.683 estudiadas, más de 97% del total. Para la directora jurídica de CEAR, Paloma Favieres, el reconocimiento debería ampliarse para reconocer la situación del país de origen de los peticionarios: “Queremos poner el énfasis en la persecución de agentes no estatales… Es decir, [en] la persecución de las personas [que] no es por el Estado sino por diversos agentes como bandas criminales”, apunta. En el continente europeo, las personas del país sudamericano solo obtienen un 2% de reconocimiento como solicitantes de asilo, según la EASO.

No obstante, España ha crecido en el número de resoluciones a peticiones de asilo en primera instancia, algo que consiguió reducir más del 20% las 103.000 solicitudes acumuladas que estaban sin resolver el año pasado, según el análisis de CEAR. El avance en el estudio de las peticiones supone un enorme cambio en “el número de vidas pendientes de una decisión, pues las incertidumbres futuras generan graves repercusiones en las personas”, afirma la ONG. Además, esto pone a España como uno de los cinco países de la unión, junto con Alemania, Francia, Grecia e Italia, que emitieron más de cuatro quintas partes de todas las resoluciones de petición de asilo en primera instancia en 2020, de acuerdo con la EASO.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción