Un puente de San José de riguroso invierno, con mucho frío y nieve incluso en la costa

Las temperaturas diurnas se desplomarán y estarán hasta 15 grados por debajo de lo habitual para estas fechas

Dos falleras se protegen de la lluvia, este viernes en Valencia.
Dos falleras se protegen de la lluvia, este viernes en Valencia.Manuel Bruque (EFE)

Tiempo de riguroso invierno en la Península y Baleares para el puente de San José y para dar la bienvenida a la primavera astronómica. A partir de este jueves y hasta el domingo, las temperaturas diurnas caerán en picado hasta situarse entre 5 y 10 grados por debajo de la media en la mayor parte del país, incluso 15 en el norte, habrá heladas nocturnas en amplias zonas y nevará incluso al nivel del mar en el noreste. Rubén del Campo, portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), habla de “acumulados importantes de nieve” en los Pirineos, pero no será un fenómeno extremo ni generalizado.

Este jueves se inicia el cambio de tiempo, causado por el arrastre de una masa de aire muy frío procedente del norte del continente europeo por parte de los vientos del norte, que se intensificará el sábado por una borrasca situada en el Mediterráneo. “Entre el anticiclón atlántico y las bajas presiones mediterráneas se crea una autopista por la cual circulan esos vientos fríos, que, al proceder del interior continental, son secos y, por lo tanto, las precipitaciones no van a ser muy abundantes”, explica Del Campo.

El descenso térmico es ya patente en prácticamente toda España, más acusado en puntos del sureste peninsular, donde se espera una caída extraordinaria de 10 grados en un día. Así en Albacete se pasará de 18º a 8º, en Toledo de 20º a 13º y en Murcia de 20º a 12º. En Madrid y Ávila los termómetros marcarán seis grados menos y en Badajoz cinco. Mientras tanto, Huelva y Sevilla registrarán la máxima peninsular con 22º y 21º, seguidas de Cádiz, Almería y Córdoba con 20º.

Helará de noche en la meseta norte, páramos del centro y zonas montañosas. Lloverá en forma de chubascos, que pueden ir acompañados de tormenta, en el Cantábrico oriental, el alto Ebro, Pirineos, Andalucía oriental, Murcia, sur de la Comunidad Valenciana y Baleares. También puede llegar alguna lluvia o chubasco al centro y a la mitad oriental peninsular. La cota de nieve irá bajando hasta los 500 metros en el entorno de los Pirineos y de 800 a 1.200 en el resto de la mitad norte. Andalucía, Baleares, Cantabria, Cataluña, Galicia, Navarra y Comunidad Valenciana tienen avisos por lluvia, nieve o mala mar de nivel amarillo, el más bajo en una escala de tres.

El viernes continuará con la bajada de temperaturas y aumentará la inestabilidad al acercarse la borrasca. Helará en las mismas zonas. En el Cantábrico, Navarra, Burgos, La Rioja y Pirineos habrá lluvias que pueden ser tormentosas, además de localmente fuertes o persistentes en el área cantábrica y la zona pirenaica. También puede llover o nevar en montañas del resto de la mitad norte y los chubascos harán acto de presencia en el área mediterránea peninsular y en Baleares.

En el resto, cielos poco nubosos o despejados, pero ambiente muy frío. La cota oscilará entre 200 y 500 metros en la mitad norte, incluso por debajo de forma puntual, de 400 a 700 metros en el interior del sureste, y de 700 a 900 en Baleares, y se esperan acumulados de entre dos y 20 centímetros, según las zonas. Soplará viento del norte con rachas fuertes en el noreste, zonas de montaña y Baleares, lo que incrementará la sensación de frío. Los avisos suben a naranja, el segundo nivel de la escala, en Cataluña, mientras que son amarillos en Aragón, Cantabria, Castilla y León, Galicia, Madrid, Navarra, País Vasco, La Rioja y Comunidad Valenciana.

El sábado se producirá la segunda entrada de aire frío y seco, lo que hará que las temperaturas vuelvan a caer, hasta ocho grados en el interior de la Península. Los termómetros marcarán como mucho 5º de día en buena parte del norte, lo que supone entre 10º y 15º por debajo de lo habitual para la época. En Burgos, Vitoria, Teruel, Valladolid, Pamplona, Cuenca y Ávila, entre otras capitales, las máximas oscilarán entre los 4º y los 8º. De noche helará de forma generalizada, con valores entre 51 y 10º por debajo de la media. “En zonas de montaña se bajará incluso de los -10º y en el este de ambas mesetas, el noreste de Castilla-La Mancha y el sur de Aragón se puede bajar incluso de los -5º”, detalla el portavoz de Aemet.

Además, el centro de la borrasca se aproximará a la Península, por lo que lluvias serán más abundantes en Baleares, Melilla y puntos del área mediterránea peninsular, especialmente el sur de la Comunidad Valenciana. Además, lloverá o nevará en zonas bajas del Cantábrico, el alto Ebro y Pirineos. “La cota de nieve estará muy baja, incluso a nivel del mar en el nordeste peninsular y entre 200 a 500 metros en el resto de la Península. En Baleares, en torno a los 500 o 600”, puntualiza Del Campo. Vientos fuertes del norte soplarán en la mitad norte y el área mediterránea peninsular, así como Baleares. Los avisos, todos amarillos, afectan a Aragón, Baleares y Cataluña. El domingo, con el alejamiento de la borrasca mediterránea hacia el este, el episodio invernal comenzará a remitir. Las precipitaciones tenderán a desaparecer, aunque aún pueden aparecer de forma dispersa en Baleares y Melilla. Nevará en cotas bajas en el Cantábrico oriental y el norte de Navarra.

Y la Semana Santa y la primavera serán...

Una niña pasea a su perro, el martes en la localidad mallorquina de Andratx.
Una niña pasea a su perro, el martes en la localidad mallorquina de Andratx.CATI CLADERA (EFE)

Cuando aún quedan 10 días para el inicio de la Semana Santa, Meteorologia prevé que en los primeros días festivos, entre el 27 marzo y 1 de abril, se registren temperaturas por encima de la media, sobre todo en el sur peninsular, y que haya una baja probabilidad de precipitaciones en amplias zonas del país. Es lo que ocurrirá, por ejemplo, en ciudades como Bilbao y Madrid, mientras que en Sevilla se esperan temperaturas "muy por encima" de lo habitual, ha destacado Beatriz Hervella, también portavoz de Aemet, durante la rueda de prensa en la que la agencia ha hecho balance del invierno y ha hecho sus pronósticos para la primavera. La Semana Santa, de momento, "apunta bien", aunque habrá que ir afinando la predicción los próximos días, ha concluido Del Campo.

 

La primavera astronómica, que comenzará el 20 de marzo a las 10.37, será probablemente más cálida de lo normal, después de un invierno que, a pesar de la histórica 'Filomena', ha tenido un carácter cálido, húmedo y que ha estado fuertemente marcado por los contrastes. Donde hay una mayor certeza de esta tendencia es en el este de la Península y en Baleares. En cuanto a las precipitaciones, previsiblemente será más seca de lo habitual en el noroeste peninsular, mientras que para el resto del país no hay una señal "clara".

Sobre la firma

Victoria Torres Benayas

Redactora de la sección de Madrid, también cubre la información meteorológica. Licenciada en Periodismo por la Universidad de Navarra, cursó el máster Relaciones Internacionales y los países del Sur en la UCM. En EL PAÍS desde el año 2000, donde ha pasado por portada web, última hora y redes, además de ser profesora de su escuela entre 2007 y 2014.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS