Picardo asegura que el despliegue de un buque de guerra en Gibraltar no es un “acto ofensivo” contra España

Malestar en Exteriores por la decisión de basar por primera vez un patrullero de altura con carácter permanente en el Peñón

El buque 'HMS Trent', en el puerto de Gibraltar en agosto de 2020.
El buque 'HMS Trent', en el puerto de Gibraltar en agosto de 2020.Royal Navy

El ministro principal de Gibraltar, Fabian Picardo, ha salido al paso de la alarma generada por el despliegue de un buque de guerra británico en el Peñón, por primera vez con carácter permanente, asegurando que, aunque la medida supone un refuerzo de la base naval de la colonia, no se trata de un “movimiento ofensivo” contra España. En declaraciones a la televisión local, Picardo ha asegurado que la presencia del HMS Trent no tiene por qué suponer una “escalada de tensión” en las aguas que rodean el Peñón, cuya soberanía se disputan España y el Reino Unido, ya que el patrullero de altura “no operará en Gibraltar ni en torno a Gibraltar” y solo acudirá a su base para aprovisionarse o descansar.

El ministro de Defensa británico, Ben Wallace, anunció el pasado lunes que el HMS Trent, hasta ahora basado en Portsmouth (Inglaterra), tendrá su base permanente en Gibraltar a partir de finales de año. Se trata de un patrullero de altura de la clase River, de 2.000 toneladas, 90,5 metros de eslora y 13 de manga, con 34 tripulantes, un cañón de 30 milímetros y capacidad para embarcar un helicóptero Merlin. Su despliegue supone un salto cualitativo en la capacidad de la Armada británica en Gibraltar, donde hasta ahora solo dispone de dos pequeñas patrulleras de hasta 54 toneladas, que se han visto envueltas en numerosos incidentes con pescadores españoles y la Guardia Civil por el control de las aguas del Peñón.

Según la información facilitada por el Ministerio de Defensa británico, la misión del HMS Trent será “apoyar operaciones de la OTAN en el Mediterráneo, trabajar con nuestros socios norteafricanos y cooperar con operaciones multinacionales contra la piratería en el golfo de Guinea y África Occidental”, así como “integrarse con la Marina francesa en la Fuerza Expedicionaria” franco-británica. El HMS Trent es uno de los buques más modernos de la Royal Navy, ya que entró en servicio en agosto del año pasado. Ese mismo mes se incorporó a la Operación Sea Guardian de la OTAN en el Mediterráneo e hizo escala de aprovisionamiento en el Peñón.

El despliegue permanente de un buque de guerra en Gibraltar forma parte del documento Defensa en una era competitiva, con el que Londres pretende recuperar la condición de poder militar global. El despliegue de un grupo de combate en el Índico y una fragata en el mar de Arabia o la transformación de los Royal Marines en una fuerza de comando o de los Rangers en una brigada de operaciones especiales son muestras de esta ambición. La Royal Navy ha destacado patrulleras similares al HMS Trent en las Malvinas, el Caribe y Oriente Próximo.

La decisión de desplegar un buque de guerra con carácter permanente en Gibraltar ha causado malestar en el Ministerio español de Exteriores que, sin embargo, ha guardado silencio, pues no se discute la soberanía del Reino Unido sobre la base militar del Peñón y tampoco se quiere malograr el pacto para incorporar a la colonia británica al espacio europeo sin fronteras o tratado de Schengen.

Tras haber logrado un principio de acuerdo el pasado 31 de diciembre, la Comisión Europea y el Reino Unido deben aún plasmarlo en un tratado. Fuentes diplomáticas admiten que la negociación va con retraso, ya que aún no se ha aprobado el mandato negociador, por lo que es muy difícil que esté listo antes de julio, como se esperaba. De momento, no se han instaurado en la Verja los controles que corresponden a una frontera exterior de la UE, aduciendo que se trata de una situación provisional hasta que entre en vigor el nuevo tratado, pero las fuentes consultadas admiten que esta situación, en la que España y la propia Comisión están haciendo la vista gorda, no se puede mantener indefinidamente. El senador del PP y alcalde de Algeciras, José Ignacio Landaluce, ha preguntado al Gobierno si el despliegue del HMS Trent en Gibraltar es “un acto de agresión o intimidación” contra España.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Más información
España sacará a Gibraltar de su lista de paraísos fiscales tras la entrada en vigor del acuerdo tributario

La ubicación permanente de un buque de guerra no es la única noticia inquietante que ha llegado de Gibraltar en los últimos días. Picardo hizo pública el miércoles una carta de la ministra británica del Interior, Priti Patel, en la que desmentía que se estuviera planteando confinar en el Peñón y en la isla de Man a los solicitantes de asilo en el Reino Unido mientras se tramitaba su petición, como se había publicado en la prensa británica.

Sobre la firma

Miguel González

Responsable de la información sobre diplomacia y política de defensa, Casa del Rey y Vox en EL PAÍS. Licenciado en Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) en 1982. Trabajó también en El Noticiero Universal, La Vanguardia y El Periódico de Cataluña. Experto en aprender.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS