Rodrigo Rato y Federico Trillo siguen la línea de las excúpulas del PP y se desmarcan de ‘los papeles de Bárcenas’

Los exministros niegan que cobraran sobresueldos y cuestionan la existencia de la caja b, pese a las sentencias que la acreditan

Rodrigo Rato y Federico Trillo, durante su declaración por videoconferencia este jueves en el juicio de la caja b. En vídeo, sus frases más destacadas.VÍDEO: QUALITY

El juicio sobre la caja b del PP, que llevaba esta semana dos intensas jornadas seguidas con el testimonio de tres ex secretarios generales del partido y dos expresidentes del Gobierno, se ha adentrado este jueves en una tercera sesión que ha servido de epílogo al desfile ante el tribunal de antiguos altos cargos de la formación conservadora. Dos exministros de José María Aznar, Federico Trillo y Rodrigo Rato, han comparecido este jueves y han aprovechado para desmarcarse también de los papeles de Bárcenas. Según han repetido, como antes hicieron sus antiguos compañeros, nunca percibieron ningún sobresueldo. Y tampoco le dan credibilidad a la contabilidad paralela que el extesorero popular llevaba de su puño y letra, pese a que dos fallos de la Audiencia Nacional y el Tribunal Supremo la han dado por acreditada.

Ataviados con mascarilla y a través de videoconferencia, Trillo y Rato no se han salido del guion. “No me reconozco [en esos asientos contables]. Tampoco reconozco validez a esos papeles”, ha recalcado el primero de ellos, que ocupó la cartera de Defensa de 2000 a 2004. “No entiendo por qué aparece mi nombre. No responde a ninguna relación económica que yo tuviera con el partido en ese momento. Desconozco esos apuntes. No sé quién los ha elaborado ni su intención”, ha apostillado el segundo, vicepresidente del Gobierno entre 1996 y 2004, y posteriormente condenado a cárcel por el caso de las tarjetas black de Caja Madrid y actualmente procesado por la presunta defraudación de más de 8,5 millones de euros —la Fiscalía le pide por ello otros 70 años de prisión—.

Sus nombres aparecen en los papeles de Bárcenas. “R. Rato” consta como perceptor de 61.663 euros entre 1999 y 2004. “Federico Trillo”, de más de 30.000. A estas cifras se suman otras entradas bajo los conceptos de “R.” o “Federico” (esta última, por más de 200.000 euros), que Bárcenas aseguró que se refería a ellos dos. De hecho, durante su declaración como acusado el pasado 8 de marzo, el extesorero los señaló expresamente como receptores de sobresueldos. A Trillo, según dijo, le entregó incluso el dinero en mano. A Rato, en cambio, se lo daba Álvaro Lapuerta, su predecesor en el cargo.

“En lo que a mí se refiere son falsos”, se ha defendido Rato este jueves: “Le vuelvo a repetir. Desconozco su origen y su veracidad. Desconozco esas anotaciones. No tienen nada que ver conmigo. No sé lo que representan y no puedo especular sobre ello”, ha reiterado ante la insistencia de las acusaciones populares. En la misma línea, se ha pronunciado Trillo: “No reconozco ni mi persona, ni cobros que yo haya recibido [...]. En el PP nadie me llama Federico, sino Fede o Federico Trillo”.

Trillo y Rato, en una imagen de archivo tomada en el Congreso.
Trillo y Rato, en una imagen de archivo tomada en el Congreso.Rafa Samano (Cover/Getty Images)

Durante su interrogatorio, Trillo ha ido más allá a la hora de marcar distancias con los papeles de Bárcenas, revelados por EL PAÍS el 31 de enero de 2013. Según ha asegurado ante el tribunal, nunca se preocupó por ellos. “No tuve conocimientos de alusiones o referencias a [mí] ni cantidad alguna hasta que volví de mi misión en Londres y fui llamado al Congreso”, ha asegurado el exministro de Defensa, que ocupó el puesto de embajador en la ciudad británica hasta 2017. En 2018, tuvo que comparecer en el Parlamento ante la comisión de investigación abierta por la presunta financiación irregular del PP. “Nunca ningún juez me llamó a declarar. Ni estoy citado en las diligencias”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Los dos exdirigentes del PP han seguido el camino marcado en jornadas anteriores por sus antiguos compañeros. Al igual que los dos expresidentes del partido (José María Aznar y Mariano Rajoy) y cuatro ex secretarios generales (Francisco Álvarez Cascos, Javier Arenas, Ángel Acebes y María Dolores de Cospedal), Federico Trillo y Rodrigo Rato han eludido cualquier conocimiento o responsabilidad sobre las cuentas de la formación durante su etapa en la fuerza política.

—¿Tenía relación con las finanzas del partido? —le ha preguntado un letrado a Rato.

—Nunca, ninguna […] Yo ni contraté ni conocía el montante de las campañas electorales —ha respondido el exvicepresidente del Gobierno.

“El secretario general y el presidente no tenían nada que ver con la gerencia”, ha defendido también Trillo, dejando así cualquier responsabilidad en manos de Bárcenas. Según ha dicho el exministro de Defensa, el tesorero daba cuenta a la cúpula sobre las finanzas de la formación en un acto “de forma breve”. “Pero no se interesaba nadie por ello”, ha alegado, antes de protagonizar un encontronazo con uno de los abogados: “¡Qué largo es el cuento!”, le ha espetado cuando le cuestionaban sobre el papel de Lapuerta. “No es un cuento, es una pregunta”, le ha respondido el letrado. “Es un cuento. Porque es falso. Con el señor Lapuerta tuve una estupenda relación. Ahí el cuento les ha salido rana”.

Este no ha sido, sin embargo, el único roce de Trillo con los abogados de las acusaciones. En otro momento del interrogatorio, uno de los letrados le ha recordado que Bárcenas había declarado en julio de 2013 que de la caja b había salido el dinero para pagarle la defensa por las denuncias que recibió por el caso Yak-42, la muerte en 2003 de 62 militares españoles en un accidente aéreo en Trebisonda (Turquía). Las anotaciones del extesorero reflejan supuestos pagos a Trillo por 51.000 euros desde julio de 2003 —el siniestro aéreo fue en mayo— a julio de 2006. El exministro, claramente molesto, ha afirmado que tanto él como sus colaboradores que fueron denunciados habían pagado la defensa “a escote” entre todos. “No voy a entrar sobre el Yakolev [...] Bastante dolor ha causado y me ha causado”, añadió para zanjarlo.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS