El Potito, de padrino de boda generoso a capo del blanqueo del hachís

La Guardia Civil documenta la vida de lujo, chalés y coches de alta gama de seis bandas con 115 detenidos que lavaron 2,5 millones de euros

La directora general de la Guardia Civil, María Gámez, y el general jefe de la IV zona Andalucía, Alfonso Rodríguez, este miércoles en Sevilla.
La directora general de la Guardia Civil, María Gámez, y el general jefe de la IV zona Andalucía, Alfonso Rodríguez, este miércoles en Sevilla.Raul Caro (EFE)

Ana Maria quería una boda de ensueño y su hermano, Juan Manuel R. M., alias El Potito, se la dio. El vestido con metros de cola y cientos de perlas y brillantinas, la enorme carroza nupcial o la fila de limusinas dieron buena cuenta de aquel sarao, convertido en vital, celebrado en La Línea en abril de 2016. La investigación policial que ahora le mantiene a él en prisión y a ella investigada no ha llegado tan atrás como para saber cómo se financió tanta opulencia. Pero sí ha sido lo suficientemente profusa como para asociar la supuesta actividad de narcotráfico de El Potito con el blanqueo de 2,5 millones de euros en lujos tan poco discretos como aquel casamiento. 115 detenidos son sospechosos de formar parte de esa mafia integrada por seis clanes de la Bahía de Cádiz y el Campo de Gibraltar, dirigidos por ese generoso padrino nupcial y dos capos más.

Las operaciones Barros y Lodos de Ocon Sur, el mando de la Guardia Civil creado para luchar contra el narco del Estrecho, y la Fiscalía Antidroga de Cádiz han conseguido reconstruir la vida de lujo, chalés, coches de alta gama y potentes narcolanchas que había creado esta sociedad entre narcos y sus testaferros. En la primera, explotada en junio de 2020, acabaron detenidas 91 personas, acusadas de participar en alijos que iban desde las costas del sur de Portugal a Málaga, pasando por Huelva y Cádiz, su centro principal de operaciones. Más de 200 agentes se desplegaron este miércoles en el operativo Lodos entre las localidades de Chiclana de la Frontera, La Línea, Algeciras y San Roque para detener a 24 sospechosos de ayudar a los primeros a lavar los beneficios de esa actividad. Muchos son padres, hermanos o familiares cercanos de los primeros apresados.

Aunque estaban organizados en seis clanes de blanqueo, todos estaban dirigidos por tres capos: Juan Manuel R. M., El Potito (en prisión, después de que se entregase en 2020); J. A. F. C., alias Hagui (ya detenido) y J.D.L.M., que según fuentes cercanas a la investigación aún permanece en paradero desconocido. Aunque Juan Manuel ya era famoso por la boda de su hermana o por haberse asociado con el conocido narco Jesús Heredia, El Pantoja; Hagui, con sus más de 50 años, era el más veterano de todos. Dio sus primeros pasos en el contrabando en La Línea en 1999, hasta que decidió trasladarse a un diseminado de chalés irregulares de Chiclana, donde llegó a construirse tres edificaciones y una zona para caballos. El principio del fin de tan cómoda vida llegó en abril de 2019, cuando los agentes descubrieron una narcolancha atestada con 2,6 toneladas de hachís en las costas chiclaneras, una zona poco habitual para alijos de tanta envergadura.

Aunque eran especialistas en organizar descargas de droga en La Línea con hasta 60 personas, las bandas aprendieron pronto a diversificar sus vías de entrada, ante la presión policial en el Campo de Gibraltar. Así fue como El Potito llegó a planificar alijos en los que la botadura de sus semirrígidas se producían desde el sur de Portugal, donde pilotar esas narcolanchas de 14 metros de eslora y hasta cuatro motores —valoradas en unos 150.000 euros— no está prohibido como sí ocurre en España.

Dos años han tardado los investigadores en armar el puzle completo de una mafia que blanqueaba sus beneficios en lujos, como ha detallado este miércoles la directora de la Guardia Civil, María Gámez. En estos meses, los agentes se han topado con opulentas casas como una de diseño y y domotizada, construida en un solar de Algeciras donde antes apenas había una edificación de madera. En uno de los baños de esta vivienda, al lado del inodoro, el falso fondo de una estantería escondía 100.000 euros en billetes de 50 euros, empaquetados en papel film. La investigación no ha demostrado por ahora que esta construcción pertenezca El Potito o sus otros dos socios, lo que demuestra que la vida de excesos también llegaba a los integrantes de escalafones más bajos de la organización.

Desde que comenzó el Plan Especial de Seguridad del Campo de Gibraltar en el verano de 2018, se han realizado 2.621 operaciones, de las que 753 son por blanqueo de capitales —una de las líneas de investigación actualmente predominantes—, y se han incautado de bienes por un valor de casi 40 millones de euros y 1.537 medios de transporte: 1.133 vehículos y 404 embarcaciones. “La Guardia Civil está atacando también el corazón de las organizaciones criminales. No sirve de nada intervenir una narcolancha si las organizaciones pueden comprar otra”, ha afirmado Gámez. Solo en el primer trimestre de 2021, la Guardia Civil ya lleva detenidas 801 personas y se ha procedido a la incautación de 55 toneladas de droga en Andalucía.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete


Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS