El largo velatorio al raso de 17 cadáveres de migrantes en aguas del Atlántico

Los cuerpos de los migrantes fallecidos en una patera en alta mar llegarán a Tenerife a primeras horas del jueves

El helicóptero del Servicio Aéreo de Rescate que ha trasladado a los tres inmigrantes supervivientes de un cayuco localizado este lunes al suroeste de El Hierro.
El helicóptero del Servicio Aéreo de Rescate que ha trasladado a los tres inmigrantes supervivientes de un cayuco localizado este lunes al suroeste de El Hierro.Miguel Barreto (EFE)

Una nave de Salvamento Marítimo, la Talía, se dirige este martes hacia el puerto de los Cristianos, en el sur de Tenerife. En ella viajan los cuerpos sin vida de los 17 migrantes hallados el pasado lunes en una patera a la deriva en alta mar, a unos 500 kilómetros al suroeste de la isla canaria de El Hierro. Cuando el barco llegue a tierra firme, no antes de la madrugada del jueves, los cadáveres de esas 17 personas llevarán tres noches enteras a la intemperie. Su largo velatorio en el Atlántico —primero a cargo de los tripulantes del carguero liberiano Lady Doris, que el lunes se quedó junto a la patera para que no se perdiera en la oscuridad de la noche, y después de los ocho trabajadores de la Talía, enviada para recoger los cuerpos e intentar darles descanso en tierra— es la última imagen que deja la tragedia de la ruta canaria de la inmigración.

Más información
Hallados 17 inmigrantes muertos y tres supervivientes en un cayuco en Canarias

El cayuco se encontraba a la deriva cuando fue avistado durante la mañana del lunes por un avión del Servicio Aéreo de Rescate. Este contacto preliminar fijó en 20 el número total de ocupantes. En ese momento, el centro de control de Salvamento Marítimo en Tenerife movilizó a la Talía y a un helicóptero del Ejército del Aire. A su vez, localizó en el radar a embarcaciones cercanas. Una de ellas era la Lady Doris, de bandera liberiana, que se encontraba a unas cinco horas de travesía.

Desde Gran Canaria partió también en dirección a la patera una patrullera de la Guardia Civil, la Río Segura. Esta última embarcación, sin embargo, no llegó a su destino original: por el camino encontró una segunda patera con 41 personas a bordo, todas en buen estado de salud, y paró para rescatarlas y regresar con ellas a tierra.

Tras localizar el primer cayuco, poco antes de las 16.30 del lunes, el helicóptero del SAR rescató a los únicos supervivientes, dos hombres y una mujer, y confirmó que a bordo quedaban 17 cuerpos sin vida. El centro de control solicitó entonces al carguero Lady Doris que permaneciese en la zona custodiando la patera para evitar que se perdiese su pista. La ley internacional obliga a cualquier barco a acudir al rescate de una embarcación en dificultades. Pero, una vez comprobado que no quedaban supervivientes, la nave liberiana podría haberse negado a seguir prestando ayuda y continuar su rumbo. No lo hizo y permaneció toda la noche vigilando.

Mientras tanto, los tres supervivientes volaban en helicóptero hacia el aeropuerto Tenerife Norte, donde el Servicio de Urgencias Canario desplegó dos ambulancias medicalizadas y una de soporte vital básico para darles asistencia. Uno de los varones se encontraba en estado grave por deshidratación, y fue derivado inmediatamente al hospital universitario de Canarias. Las otras dos personas rescatadas fueron evacuadas en estado moderado al Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria, también en la capital tinerfeña. Los tres supervivientes siguen hospitalizados y su estado es estable, según fuentes de la Consejería de Sanidad.

Los cuerpos de los 17 fallecidos tardarán en encontrar reposo. Una vez que lleguen, comenzará el proceso de identificación y de contacto con las familias. Un procedimiento complejo y con recursos “insuficientes”, según volvió a denunciar este martes el defensor del pueblo, Francisco Fernández Marugán.

El del lunes se convirtió en el intento de llegada a la costa canaria más letal desde el pasado septiembre. Según el recuento del programa Missing Migrants (inmigrantes desaparecidos) de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), desde el 1 de enero han perdido la vida 87 personas intentando llegar a Canarias en embarcaciones inseguras, de las cuales solo se han recuperado 47 cuerpos. A este registro se le suma una muerte más: la de un inmigrante subsahariano que falleció el sábado pasado en un hospital de la isla de Tenerife tras haber sido rescatado la víspera.

Desde que comenzó el año, han llegado a Canarias o han sido rescatados en el espacio marítimo cercano 4.361 inmigrantes en 119 pateras, cayucos y otras embarcaciones precarias, según los últimos datos oficiales del Ministerio del Interior. Esta cifra representa un crecimiento del 125% respecto a la registrada hasta el 30 de abril de 2020, año que fue el segundo de la historia en número de inmigrantes llegados de manera irregular a Canarias (23.023).

Sobre la firma

Guillermo Vega

Jefe de sección de Tecnología y corresponsal en Canarias. Escribe sobre el impacto de la tecnología y sobre lo que pasa en las islas. Trabajó en la Cadena Ser, Cinco Días y fue jefe de EL PAÍS Retina. Licenciado en Ciencias de la Información, diplomado en Traducción e Interpretación y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS