Iglesias denuncia por amenazas e injurias un chat privado de policías en Facebook

Un administrador de ‘Primavera Española del CENEPE’, con más de 15.000 agentes inscritos, asegura que los comentarios contra políticos “son puntuales”

Pablo Iglesias, en un acto de la campaña para las elecciones del 4 de mayo a la Asamblea de Madrid en la que es candidatos por Unidas Podemos.
Pablo Iglesias, en un acto de la campaña para las elecciones del 4 de mayo a la Asamblea de Madrid en la que es candidatos por Unidas Podemos.Europa Press (Europa Press)

El exvicepresidente segundo de Gobierno y candidato de Unidas Podemos a la Asamblea de Madrid en las elecciones del próximo 4 de mayo, Pablo Iglesias, ha interpuesto este viernes en la comisaría de Policía del Congreso de los Diputados una denuncia por amenazas, injurias y calumnias contra los participantes en un chat de policías en la red social Facebook en el que se vierten “graves comentarios y amenazas” contra él, las personas de su “entorno personal y autoridades del Estado”, según recoge el texto de la denuncia al que ha tenido acceso EL PAÍS. Iglesias se dirige contra los participantes del grupo privado ‘Primavera Española del CENEPE [referencia a las siglas CNP, del Cuerpo Nacional de Policía]’, en el que, según recoge un pantallazo de la propia página incorporado a la denuncia, participan 15.149 miembros, todos ellos integrantes de la Policía Nacional, según confirma a este periódico uno de los administradores de la página. La denuncia se produce después de que, en los últimos días, Iglesias haya sido el destinatario de dos cartas que contenían proyectiles y amenazas.

En su denuncia, el exvicepresidente recoge 15 capturas de pantalla con fragmentos de algunas de las conversaciones vertidas en el chat que, en opinión de Iglesias, se le insulta y amenaza gravemente: “Hijo de la gran puta, escoria, rata basura... No digo lo que haría contigo porque voy abrochado, cerdo” y “siempre será el parásito amigo de terroristas” son algunas de las frases referidas a él. También recoge otros insultos en los que se alude a la ministra de Igualdad, Irene Montero, pareja de Iglesias: “Pues yo me follaba a su mujer”. El candidato de Unidas Podemos a las elecciones del 4-M considera que estas palabras pueden constituir también un delito de odio “dado que se estaría accediendo de manera habitual a contenidos y comentarios en un grupo que, por su gran número de integrantes, más de 15.000, están dirigidos o resultan idóneos para que públicamente fomenten, promuevan o inciten directa o indirectamente al odio, hostilidad, discriminación o violencia contra un grupo o personas, por razones como la ideología o el posicionamiento político en una escala de agresividad que rebasa ya la vulneración de los derechos contra el honor”.

Amenazas a Pablo Iglesias en Facebook.
Amenazas a Pablo Iglesias en Facebook.Facebook

Además, Iglesias recalca que estos comentarios resultan de especial gravedad porque supuestamente los estarían haciendo agentes policiales, “lo que puede conllevar un riesgo de quiebra de los principios básicos de actuación de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado” que recoge la ley. En el chat donde se vierten los insultos, algunos participantes se identifican con un nick [alias usado en conversaciones en internet], pero otros aparecen con nombres y apellidos. 11 de estos últimos son agentes en activo de la Policía Nacional, según ha podido comprobar este periódico en documentación oficial de Interior.

Uno de los administradores de ‘Primavera española del CENEPE’, el policía Juan Gancedo, niega que este grupo de Facebook sea un foro de posiciones de extrema derecha o que los insultos y amenazas a políticos sean habituales: “Son puntuales”, recalca. Gancedo detalla que el grupo “se creó en 2012 para ayudarnos entre nosotros y tiene, sobre todo, una labor social. Hemos recaudado cientos de miles de euros para ayudar a compañeros que lo necesitaban”, añade antes de insistir que es “apolítico”. Gancedo asegura que intentan controlar las conversaciones que se abren y los comentarios que se incluyen en cada una de ellas, pero que esta criba no puede ser exhaustiva por el volumen. “Hay conversaciones con más de mil interacciones y cada mes hay miles de participaciones. Si detectamos alguna que incluye insultos o faltas de respeto, las borramos”, añade, antes de puntualizar que las que ahora ha denunciado Iglesias no serán suprimidas “por si la justicia nos pide que las aportemos”.

Amenazas a Pablo Iglesias en Facebook.
Amenazas a Pablo Iglesias en Facebook.FACEBOOK

No obstante, tilda la decisión del exvicepresidente de denunciar los comentarios como “desproporcionada”y acusa al líder político de haber sido él quien en otras ocasiones “ha faltado el respeto a la Policía y no hemos dicho nada”. En similares términos se expresa Pablo Pérez, portavoz del sindicato Justicia Policía (Jupol), el mayoritario entre los agentes. Pérez reconoce que él es uno de los 15.000 agentes que está inscrito en este grupo para participar y afirma que el objetivo principal del mismo es que sus integrantes abordan “problemas sociolaborales dentro de la policía”. El portavoz de Jupol admite se pueden leer comentarios “no solo sobre Pablo Iglesias, sino también sobre otros miembros del Gobierno e, incluso, de otros grupos parlamentarios”, pero rechaza que estos puedan ser considerados amenazas, como refleja el líder de Podemos en su denuncia.

“Son comentarios que se vierten en un chat privado”, recalca el dirigente sindical para augurar que la denuncia será archivada como ocurrió el pasado marzo con la denuncia contra un chat de WhatsApp de un grupo de mandos retirados del Ejército del Aire en el que un miembro habló de “fusilar a 26 millones” de españoles y otro planteó la posibilidad de dar un golpe de Estado contra el Gobierno de Pedro Sánchez. La Fiscalía consideró entonces que esas conversaciones no encajaban dentro de un delito de odio precisamente porque se realizaron en un contexto “privado”, sin voluntad alguna de publicitarlas fuera de ese ámbito. Algo similar ocurrió, en septiembre de 2019, con el chat de policías municipales en el que se escribía contra la entonces alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, y contra los inmigrantes.

Por el contrario, otros policías consultados, que piden mantener el anonimato, coinciden en negar la neutralidad política del grupo de Facebook. “Mucha gente que participa en ese grupo ha olvidado que pertenecemos a la Policía y lanzan mensajes y comentarios que perjudican la buena imagen de la Policía”, señala uno de ellos. “Claramente están alineados con Vox, solo hay que leer algunos comentarios”, destaca otro. Fuentes de la Dirección General de la Policía aseguran que, hasta el momento, no han iniciado ninguna investigación interna sobre las amenazas del chat. “Tenemos que esperar a ver qué hace el juzgado que reciba la denuncia para actuar”, dicen. “En caso de que se considere por parte del juez que hay indicios de delitos, se aplicaría el reglamento disciplinario”, añaden. La Policía Nacional cuenta, además, desde 2013 con un código ético que recoge que tanto si el agente está de servicio como si no, “lo está su comportamiento y no debe dar lugar a una imagen que desacredite” a la institución. Este texto no contempla sanciones para quienes lo incumplen.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS