Un trabajador de Podemos, detenido por agresiones en el mitin de Vox en Vallecas

La Policía Nacional arrestó a Daniel Jiménez, que realiza tareas logísticas para el partido, junto a otras cuatro personas el pasado 15 de abril

Enfrentamientos entre manifestantes y policías tras el mitin de Vox en Vallecas (Madrid), el pasado día 7.
Enfrentamientos entre manifestantes y policías tras el mitin de Vox en Vallecas (Madrid), el pasado día 7.Olmo Calvo

Se llama Daniel Jiménez y tiene 30 años, según fuentes policiales. Es un trabajador contratado por Podemos para tareas logísticas en la sede del partido y nunca de seguridad, según la formación que dirige Pablo Iglesias. Fue detenido el pasado día 15 de abril, junto a otras cuatro personas, acusado de “atentado contra agente de la autoridad, desórdenes públicos y daños” tras participar en los incidentes entorno al mitin de Vox en Vallecas el 7 de abril, una semana antes. No tiene antecedentes, apuntan las mismas fuentes policiales, que aseguran que “se ve claramente en un vídeo cómo agrede a un policía”.

Desde Unidas Podemos precisan que el detenido realiza normalmente labores de “portero, otras veces conduce la furgoneta, o lleva paquetes”. “Pero no es escolta ni miembro del equipo de seguridad”, aclaran con respecto a las informaciones publicadas en varios diarios a lo largo de este sábado y que han generado mucha polémica y reacciones en los tres partidos de la derecha. Tanto Podemos como la Policía Nacional han ratificado que no forma parte de los escoltas oficiales de que dispone Iglesias. En la formación de Iglesias no han precisado qué hacía exactamente el empleado el día del mitin de Santiago Abascal y otros dirigentes de Vox en Vallecas, aunque apuntan que Jiménez es de ese barrio y está muy asentado en distintas organizaciones vecinales.

Daniel Jiménez es hermano de Iñaki, conocido como Pirrakas, un joven que hace labores de escolta a Pablo Iglesias en su casa. “Es el que se encara con los que van a hacer caceroladas o a gritar en la puerta del chalé”, señalan fuentes policiales que realizan labores de vigilancia en esa zona de Galapagar. “Algunas veces también hace las veces de conductor y le lleva a algún sitio, en lugar de su escolta oficial”, afirman las mismas fuentes.

“Todos mis escoltas son miembros del Cuerpo Nacional de Policía y ninguno ha sido detenido”, ha asegurado este sábado Pablo Iglesias, en el marco de la celebración del Día de los Trabajadores y en la recta final de la campaña electoral para las elecciones autonómicas del 4-M. “Hace más de una semana, cuando Abascal rompió un cordón policial y provocó una carga, un miembro de nuestro partido en Vallecas fue detenido y por supuesto no cometió ningún ilícito civil, administrativo o penal y esto quedará en nada”, ha añadido Iglesias.

Daniel Jiménez trabaja en una empresa de Toledo por las mañanas. De hecho, el día que fueron a detenerle a casa de sus padres no se encontraba en el domicilio y la policía le pidió que “cuando terminase su jornada laboral” se pasara por la comisaría de Moratalaz, donde se encuentra la Brigada Provincial de Información (BPI). Así lo hizo. Le tomaron declaración y quedó en libertad, apuntan fuentes policiales. También se acercó ese día hasta las dependencias su hermano, “pensando que la historia iba con él”, aseguran. Iñaki Pirrakas sí cuenta con un nutrido historial de antecedentes, incluido el de tentativa de homicidio, según fuentes policiales. También estuvo en el mitin de Vallecas.

Daniel, Iñaki, Alberto Robles —este último, de 44 años, acusado también de atentado contra agente de la autoridad y entre los cinco detenidos de ese día 15—, son habituales del gimnasio del Rayo Vallecano, donde muchos practican boxeo, y que es uno de los puntos de encuentro de los Bukaneros, el club de los hinchas del equipo madrileño clasificados dentro de la “ultraizquierda”. Otra decena de personas ha sido detenida a lo largo del mes de abril por la policía en relación a los mismos hechos.

“Que esto salga precisamente hoy [por este sábado] revela la preocupación que tienen algunos. Yo auguro que de aquí al martes no es descartable que se publique alguna noticia que me relacione con el asesinato de John Fitzgerald Kennedy”, broméo Iglesias durante su presencia en la manifestación del primero de mayo en Madrid.

La detención de este empleado de Podemos por los incidentes de Vallecas provocó las reacciones de algunos de los líderes de partidos rivales a Iglesias en pleno día previo al cierre de la campaña del 4-M. La presidenta de la Comunidad de Madrid y candidata del PP a la reelección, Isabel Díaz Ayuso, ha condenado este sábado que “unos matones a sueldo de Podemos” hayan agredido a policías y les ha trasladado todo su apoyo. El presidente de Vox, Santiago Abascal, ha acusado al Gobierno de haber ocultado durante 15 días la detención de los que él definió como “dos escoltas de Pablo Iglesias” mientras “organizaba un montaje balístico”, al tiempo que ha calificado estos hechos como “algunos de los más graves que han ocurrido en nuestra democracia”. La presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, ha exigido al candidato de Unidas Podemos que condene públicamente la agresión de “dos miembros” de su partido a un policía durante un acto de campaña electora de Vox.

Incidentes

El pasado día 7 de abril Vox celebraba un acto preelectoral en la plaza de la Constitución de Vallecas, conocida popularmente como la “Plaza Roja”, bajo el lema “barrios seguros”, en los que participaron unos 70 simpatizantes. Un fuerte cordón policial de unos 150 antidisturbios los rodeó y separó de los manifestantes congregados en protesta contra el acto del partido ultra en la zona.

El presidente de la formación, Santiago Abascal, accedió al lugar del mitin escoltado por los agentes. Tras unas primeras palabras acalladas por el griterío de los manifestantes, bajó de la tribuna y se acercó a un grupo de ellos. La policía comenzó a apartarlos y estos respondieron con una lluvia de latas, botellas de plástico, alguna de cristal y varios adoquines, que cayeron entre los seguidores de Vox y periodistas que cubrían el acto. Después, los antidisturbios cargaron contra los manifestantes, que se fueron replegando hacia las calles aledañas a la plaza de la Constitución.

Al menos 35 personas fueron atendidas por lesiones leves, tres de las cuales fueron trasladadas al hospital. Entre ellas, un policía con una luxación en un hombro y el diputado por Guadalajara Ángel López, alcanzado por una piedra en una mano, según señalaron fuentes de Vox. Dos personas fueron detenidas el mismo día 7 por su participación en los altercados.


Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción