El PP recorta de 10,9 puntos a solo 4,5 la distancia con el PSOE tras las elecciones de Madrid, según el CIS

El partido de Pablo Casado obtiene el 23,4% en intención de voto, frente al 27,9% de los socialistas

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante un acto en Madrid el lunes.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante un acto en Madrid el lunes.Mariscal / EFE

La ventaja del PSOE sobre el PP se ha recortado en solo un mes en más de la mitad. El colchón de 10,9 puntos que los socialistas tenían en abril se ha reducido a 4,5 puntos, según el último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). El principal partido del Gobierno se mantiene como primera fuerza política (27,9%), pero pierde 3,6 puntos y obtendría un resultado peor que el que logró en su victoria en las elecciones generales de noviembre de 2019 (28%). El PP crece 2,8 puntos respecto al mes anterior y obtiene un 23,4% en intención de voto, impulsado por el triunfo en las elecciones de Madrid. Frente a las peticiones de Pablo Casado de un adelanto electoral, Pedro Sánchez ya transmitió a la dirección federal del PSOE, tras el fiasco madrileño, su intención de agotar la legislatura. Las elecciones, reiteró, se celebrarán a finales de 2023.

Vox sigue como tercer partido, pero su apoyo disminuye y pasa a tener un 13,7%, frente al 15,4% de abril. Unidas Podemos obtiene tres décimas menos que el mes anterior, 10,4%, cuando se formalizó la salida de Pablo Iglesias de la vicepresidencia segunda del Gobierno. Los socios del Ejecutivo suman entre ambos una estimación de voto del 38,3%. El PP y la ultraderecha se sitúan muy cerca, con el 37,1%.

Tras su último revés en Madrid, donde perdió sus 26 escaños, Ciudadanos continúa cayendo y se sitúa en el 5,3%, 1,4 puntos menos que en abril. Más País-Compromís dobla en un mes su intención de voto (3,8%), impulsado por el buen resultado en las elecciones madrileñas del 4-M, donde la candidatura de Mónica García se convirtió en la segunda más votada tras rebasar al PSOE.

En el barómetro anterior, publicado con la campaña en Madrid ya en marcha, el PSOE continuaba en cabeza con una estimación de voto del 31,5% y una ventaja de 11 puntos sobre el PP, que entonces contaba con una estimación de voto del 20,6%. Vox se situaba en el 15,4%, cuatro décimas más que en el mes de marzo, y Unidas Podemos ganaba algo más de un punto hasta lograr el 10,7% tras la salida de Pablo Iglesias del Ejecutivo de coalición. Ciudadanos, tocado por la crisis desatada tras la fallida moción de censura en Murcia, se colocaba entonces en el 6,7%.

Para el trabajo de campo de su último trabajo demoscópico el CIS ha realizado 3.814 entrevistas entre el 4 y el 13 de mayo. Se trata, por tanto, del primer estudio publicado por el organismo tras los resultados del 4-M, en los que el PP de Isabel Díaz Ayuso obtuvo más escaños que las tres fuerzas de la izquierda juntas, quedándose a tan solo cuatro diputados de la mayoría absoluta. Las elecciones regionales, con una hegemonía de la derecha que no previó el CIS, forzaron además un auténtico terremoto político. Pablo Iglesias anunció la misma noche electoral su salida de la política, al no funcionar como el revulsivo que buscaba para Unidas Podemos. Ciudadanos desapareció de la Asamblea, devorado por el PP, mientras el PSOE obtuvo los peores resultados de su historia en la comunidad y su candidato, Ángel Gabilondo, dimitió días más tarde. Por su parte, Más Madrid, la formación fundada dos años antes, logró superar en votos a los socialistas con una aspirante, Mónica García, que mejoró todas las proyecciones.

En cuanto a la valoración de líderes, Sánchez, con 4,3 puntos sobre 10 posibles, es el que recibe la mejor puntuación, aunque no logra el aprobado y retrocede una décima con respecto a abril. Casado obtiene un 3,6, en su caso una décima más que en el barómetro anterior. Tanto Inés Arrimadas, presidenta de Ciudadanos (3,5), como Pablo Iglesias, antiguo líder de Unidas Podemos (3,1), se quedarían con la misma nota que un mes antes. Santiago Abascal repite como el peor valorado, con un 2,6 y dos décimas menos que en abril. El presidente del Gobierno también es el líder político mejor valorado por su actuación en la pandemia con un 4,5, ocho décimas más que Casado (3,7). El exvicepresidente Iglesias y Arrimadas obtienen un 3,4 y Abascal cierra la valoración: 2,6.

Sánchez no genera confianza en el 70,6% de encuestados, un porcentaje muy elevado, pero aun así inferior a la desconfianza que provoca Casado (83,7%). Mientras el 26,2% confía en el presidente, Casado inspira confianza al 11,9%. El 21,7% prefiere que el secretario general del PSOE sea el actual presidente, por el 12,5% que se decanta por el líder de la oposición.

El podio de los principales problemas según los españoles no varía respecto a abril. La crisis económica sigue a la cabeza (46,3%), por delante de la covid (41,6%) y el paro (39,3%). El mal comportamiento de los políticos (17,7%) y los problemas políticos en general (17%) son las siguientes inquietudes de los ciudadanos.

Una de las contradicciones que se repiten un mes tras otro en el barómetro del CIS es que, mientras la mayoría de encuestados (85%) considera que la situación económica de España es mala o muy mala, quienes definen su situación económica como buena o muy buena son en esta ocasión el 59,5% de los participantes en el sondeo.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50