El guardia civil que rescató un bebé en el mar: “Estaba helado, frío, no gesticulaba”

Juanfran es uno de los ocho miembros del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS) de la Guardia Civil de Ceuta que llevan casi dos días en el agua salvando a migrantes

Juanfran, del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS) de la Guardia Civil de Ceuta, durante el rescate de un bebé, este martes.
Juanfran, del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS) de la Guardia Civil de Ceuta, durante el rescate de un bebé, este martes.HANDOUT (AFP)

La imagen de Juanfran (Juan Francisco Valle) rescatando a un bebé de pocos meses, aterido de frío, amarrado a la espalda de su madre, que trataba de alcanzar la costa española, ha dado la vuelta al mundo. El guardia civil, de 41 años, uno de los ocho miembros que componen el Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS) de Ceuta, lleva prácticamente dos días enteros en el agua junto a sus compañeros. “Hemos dormido ocho o 10 horas en total desde el domingo”, aseguraba la tarde de este miércoles a EL PAÍS, tras regresar del trabajo en las aguas fronterizas de España y Marruecos.

In English
Spanish diver who rescued migrant infant at sea: ‘The baby was freezing cold and was not moving’

No sabe si el bebé que rescató, “rígido, blanco”, es un niño o una niña. Cuando lo sacó del agua tampoco sabía “si estaba vivo o muerto”, confiesa. Fuentes del instituto armado confirman que el pequeño está a salvo, aunque no revelan dónde.

Juanfran, que fue antes militar y ejerció como buceador de rescate en la Armada, ingresó en la Guardia Civil hace 12 años, y se preparó para desarrollar también dentro del cuerpo esa misma especialidad. Asegura que les entrenan para afrontar “casi cualquier situación en el mar”, pero nunca antes se habían encontrado ante “una marea humana” como esta, de “cientos de personas desesperadas”.

“Nuestro trabajo habitual consiste en recuperar cuerpos de muertos en las aguas, ya sean del mar, de un pantano o de un río. Pero en esta ocasión teníamos que rescatar a personas vivas, de todas las edades, en todas las condiciones, y discriminar entre tanta gente en el agua quién requería más urgentemente nuestra ayuda”, explica. “Cogimos al bebé, estaba helado, frío, no gesticulaba”, relata conmovido.

Fuentes del instituto armado señalan que sus agentes “llevan sacando niños, mujeres, jóvenes, personas mayores...” desde la madrugada del lunes. Juanfran es incapaz de saber a cuántas personas han asistido en el agua durante estos dos días, pero al regresar esta mañana ha tenido tiempo para atender a los muchos medios de comunicación que querían entrevistar a quien se ha convertido en una de las imágenes, la más humanitaria, de esta grave crisis migratoria y diplomática entre España y Marruecos.

Los 600 guardias civiles destinados en Ceuta, aparte de los refuerzos que Interior ha establecido ante el mayor conflicto por causas migratorias que se recuerda con Marruecos, viven con mayor intensidad que nadie la llegada masiva de las más de 8.000 personas que han cruzado a nado o con precarias embarcaciones y elementos de salvamento desde el país vecino a la ciudad autónoma.

“Estábamos atentos a todas las personas que creíamos que no iban a ser capaces de llegar desde donde querían salir hasta la zona española”, recuerda el buzo. “Iban en flotadores de juguete, con botellas vacías, con lo que fuera. Algunos llevaban chalecos como de corcho mal colocados que, en lugar de mantenerles la cabeza a flote, les provocaba el efecto contrario”.

“Había muchos padres y madres con los hijos amarrados como podían”, continúa. “Se los echaban a las espaldas con telas y ropas”, especifica el guardia, cuyos compañeros describen como “un grandísimo profesional”. Fue esa manera de atender y priorizar a los migrantes más necesitados la que puso en su foco, y en el de su compañero Braulio, a esa madre con su bebé amarrado, a quienes acudieron a rescatar rápidamente. El guardia civil ha recordado también que, pese a salvar a muchos, no llegaron a todos, como aljoven migrante que falleció ahogado este martes, la única víctima mortal del aluvión migratorio.

Juanfran y sus compañeros tienen grabados en sus retinas “los ojos desorbitados de las personas a las que han tenido que asistir estos días en el mar”. El momento más duro, según relata, “fue la madrugada del lunes al martes, cuando comenzaron a echarse al agua decenas de personas de origen subsahariano, a las que nos costaba mucho divisar en el agua, de noche, y con su piel oscura... no les veíamos, no sabíamos si llevaban niños”, se lamenta.

Entregado a su trabajo, casi ajeno al revuelo que la imagen de su rescate ha causado en los medios de comunicación, este miércoles Juanfran ha vuelto al agua con los suyos, dispuesto a seguir salvando vidas.

Sobre la firma

Patricia Ortega Dolz

Es reportera de EL PAÍS desde 2001, especializada en Interior (Seguridad, Sucesos y Terrorismo). Ha desarrollado su carrera en este diario en distintas secciones: Local, Nacional, Domingo, o Revista, cultivando principalmente el género del Reportaje, ahora también audiovisual. Ha vivido en Nueva York y Shanghai y es autora de "Madrid en 20 vinos".

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS