Muere un guardia civil atropellado por un conductor dado a la fuga en Jerez de la Frontera

El joven de 22 años huía a más de 180 kilómetros por hora y ha dado positivo en consumo de cocaína

Capilla ardiente del agente Agustín Cárdenas, de 52 años, fallecido esta madrugada tras ser atropellado por un coche.
Capilla ardiente del agente Agustín Cárdenas, de 52 años, fallecido esta madrugada tras ser atropellado por un coche.Román Ríos. (EFE)

La huida descontrolada, que durante la madrugada de este sábado arrancó en la autovía Jerez-Los Barrios, ha acabado con un brutal y mortal atropello a un guardia civil al final de esta vía. El agente Agustín Cárdenas, de 52 años, ha fallecido en el acto esta noche tras el impacto de un coche a más de 180 kilómetros por hora, cuyo conductor ha dado positivo en consumo de cocaína. El accidente, al que le ha sucedido otro provocado por el mismo vehículo, ha ocurrido en la entrada de Jerez de la Frontera. El agente fallecido era natural de esta ciudad y vecino de Cuartillos, una barriada rural de la misma localidad. Deja viuda, una hija y tres nietos, según han informado fuentes de la Guardia Civil en Cádiz.

El suceso se ha producido durante la madrugada, cuando Cárdenas participaba de un servicio de seguridad ciudadana ubicado al final de la A-381, ya en el término municipal de Jerez. En una hora no determinada por la Guardia Civil, un Renault Megane, ha irrumpido en la zona a gran velocidad y ha atropellado mortalmente al agente. El fallecido se encontraba en las inmediaciones de un vehículo de la agrupación de tráfico que estaba cruzado en la autovía y fue arrollado cuando los detenidos trataron de esquivarlo en su huida, según apuntan los primeros informes de lo ocurrido. Tras el brutal accidente, el coche se estrelló frontalmente contra otro vehículo ocupado por tres personas que también han resultaron heridos leves.

El accidente ha sido el trágico final de una huida que arrancó en un control que la Guardia Civil estaba realizando en la misma autovía a la altura La Palmosa, un polígono industrial ubicado en Alcalá de los Gazules. Al percatarse del dispositivo, los dos ocupantes del vehículo emprendieron una huida a lo largo de más de 40 kilómetros, perseguidos por una patrulla del Instituto Armado, a una velocidad de más de 180 kilómetros por hora, la misma con la que el vehículo habría impactado contra el agente.

El Megane era conducido por un joven de 22 años, junto a un copiloto menor de edad de 17 años. Al conductor le constaban antecedentes policiales “por malos tratos en el ámbito familiar y al segundo infracciones administrativas”, según apuntan fuentes de la Guardia Civil. Los dos jóvenes han acabado detenidos y han sido trasladados a los calabozos de la Comandancia en Cádiz, donde han comenzado a instruirse las diligencias, a la espera de que pasen a disposición judicial. El joven de 22 años ha dado positivo en consumo de cocaína, según han asegurado las mismas fuentes.

Los investigadores se centran ahora en averiguar si, además del consumo de cocaína, había más motivos para emprender la peligrosa huida. Testigos oculares de la persecución han asegurado que los detenidos arrojaban elementos durante la carrera desde el vehículo en marcha. Eso ha hecho que la Guardia Civil haya desplegado un rastreo a pie con perros antidroga. Sin embargo, por ahora “no hay constancia fehaciente” de que se desprendiesen de droga o de que los sospechosos estén implicados en el narcotráfico.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

En un primer momento, la capilla ardiente por el agente fallecido se programó en un tanatorio de Jerez, aunque finalmente se ha instalado en el Cabildo Viejo, histórica sede del Ayuntamiento de la ciudad. Además, el Consistorio ha decretado un día de luto oficial. El subdelegado del Gobierno, José Pacheco; la directora general de la Guardia Civil, María Gámez; y el director adjunto operativo, Pablo Salas, han acudido a la capilla ardiente. El agente fallecido ha recibido a título póstumo la condecoración con distintivo rojo, según han confirmado desde el instituto armado. El entierro está previsto que se celebre a las 13.00 del domingo en la Catedral de Jerez.

El accidente ha provocado una oleada de condolencias más allá del ámbito local. La más destacada ha sido la del rey Felipe VI que, este mismo sábado ha trasladado el pésame a la familia de Cárdenas y ha recordado su “máximo servicio” en la defensa de la seguridad de los españoles. Igualmente, el presidente del Gobierno Pedro Sánchez ha trasladado su “solidaridad ” a la viuda, hija y compañeros del agente fallecido, a través de un mensaje de su cuenta de Twitter. Asociaciones profesionales, como AUGC o Jucil, se han sumado a los tuits de condolencias a través de esta misma red social.

No es la primera vez que un agente de la Policía Nacional o de la Guardia Civil acaba herido o fallecido tras ser embestido por un vehículo en el transcurso de una huida en la provincia de Cádiz. En junio de 2017, un policía local de La Línea de la Concepción murió después de que un contrabandista a bordo de un ciclomotor se diese a la fuga en las inmediaciones de la frontera con Gibraltar. En septiembre del pasado año, un policía nacional resultó herido de gravedad después de ser embestido por un narcotraficante que viajaba en un todoterreno robado atestado con 16 fardos de hachís.

Sobre la firma

Jesús A. Cañas

Es corresponsal de EL PAÍS en Cádiz desde 2016. Antes trabajó para periódicos del grupo Vocento. Se licenció en Periodismo por la Universidad de Sevilla y es Máster de Arquitectura y Patrimonio Histórico por la US y el IAPH. En 2019, recibió el premio Cádiz de Periodismo por uno de sus trabajos sobre el narcotráfico en el Estrecho de Gibraltar.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS