GOBIERNO DE ESPAÑA

Pedro Sánchez replica a la declaración de Marruecos: “Es inaceptable que se ataquen las fronteras de España por desavenencias en política exterior”

El presidente del Gobierno responde a la declaración del Ministerio de Asuntos Exteriores marroquí

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (a la derecha), saluda al primer ministro de la República de Polonia, Mateusz Morawiecki. En vídeo, Sánchez sostiene que "no es aceptable" que Marruecos no respete la gestión de las fronteras.(FOTO: AP | VÍDEO: QUALITY)

El Gobierno español está cada vez más visiblemente molesto con el marroquí, con el que había tratado de mantener una buena relación hasta la última crisis en Ceuta. El presidente del Ejecutivo, Pedro Sánchez, ha rechazado abiertamente este lunes la declaración del Ministerio de Exteriores marroquí en el que este reconoce que la raíz de la crisis con España es el Sáhara Occidental, además de advertir de que el conflicto diplomático no comenzó con la llegada del líder del Frente Polisario a España, Brahim Gali, ni terminará con su partida. “Si lo que se está diciendo por parte del ministro de Asuntos Exteriores marroquí es que ha utilizado la inmigración, es decir, el asalto a las fronteras españolas por parte de más de 10.000 marroquíes en 48 horas, por desavenencias en política exterior, a mí me parece inaceptable y por tanto rechazo esa declaración”, ha señalado en tono tajante Sánchez en la rueda de prensa tras la cumbre bilateral entre Polonia y España en Alcalá de Henares (Madrid).

“No es admisible que haya un gobierno que diga que se atacan las fronteras, en este caso de España, que se abren las fronteras para que entren 10.000 inmigrantes en menos de 48 horas en una ciudad española como es Ceuta, por desavenencias, diferencias y discrepancias en política exterior”, ha continuado el presidente.

El Gobierno español tenía muy claro desde el primer momento que la crisis con Marruecos iba para largo y que el problema de fondo es la posición española sobre el Sáhara Occidental. Todo cambió cuando EE UU, en una de las últimas decisiones de Donald Trump como presidente, reconoció la soberanía de Marruecos sobre esta excolonia española a cambio de que Rabat aceptara establecer relaciones diplomáticas con Israel. Desde entonces, Marruecos está envalentonado, según la interpretación española, y quiere forzar a los grandes países de la UE a moverse a la posición de EE UU. Por eso en marzo rompió relaciones con Alemania, para presionar, y ahora choca con España. Ambos países se mantienen firmes en la idea de no reconocer la soberanía marroquí y apostar por la solución dialogada que defiende la ONU.

Más información

España asume así que las cosas van a estar difíciles con Marruecos por un tiempo y Sánchez lanza un doble mensaje: por un lado, mano tendida y ninguna apuesta por sanciones o fórmulas agresivas; pero, por otro lado, un mensaje de firmeza, de que es inaceptable abrir la frontera y lanzar a niños al mar para presionar. Y en este último punto España cuenta con el apoyo de toda la UE, incluida Francia, siempre cercana a Marruecos. Por eso Sánchez se siente fuerte para rechazar este último comunicado de plano. Sobre todo porque Marruecos reconoce públicamente lo que era obvio: que abrió la frontera para presionar a favor de un cambio en la postura de España sobre el Sáhara Occidental, algo inaceptable para La Moncloa.

“Por eso es importante trasladar sin duda alguna una actitud constructiva con Marruecos, pero recordar que la vecindad y la necesaria relación bilateral entre ambos países se tiene que cimentar sobre, en primer lugar, el respeto, y en segundo lugar, la confianza. Y el respeto y la confianza no se construyen si se está diciendo que por una desavenencia en política exterior no se están respetando las fronteras”, ha añadido el presidente español durante una rueda de prensa conjunta con el primer ministro de la República de Polonia, Mateusz Morawiecki.

Antes de hacer patente su rechazo a la declaración, Sánchez ha insistido en un mensaje, reiterado desde el inicio de la crisis fronteriza en Ceuta, sobre la importancia de las relaciones bilaterales entre España y Marruecos. “España concibe su relación con Marruecos desde un punto de vista estratégico y que Marruecos no puede olvidar que tiene ni mayor ni mejor aliado dentro de la UE que España. Para muchas de sus demandas sin duda alguna España es un interlocutor privilegiado, necesario, imprescindible, diría yo, para Marruecos dentro de la Unión Europea”.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

EmagisterCursos Recomendados

Lo más visto en...

Top 50