Las nuevas agendas de Villarejo sacuden al menos 12 líneas de investigación

El comisario anotó “grabaciones Bárcenas” junto al alias del ex ‘número dos’ de Interior a los pocos días de publicarse los papeles del extesorero y en la época en que el PP accedió a sus ordenadores

Villarejo, acompañado de su abogado, a su llegada al Congreso, el pasado 27 de mayo.
Villarejo, acompañado de su abogado, a su llegada al Congreso, el pasado 27 de mayo.KIKE PARA

Las 13 nuevas agendas manuscritas intervenidas al comisario jubilado José Manuel Villarejo —localizadas el pasado 23 de octubre durante el registro de su vivienda— sacuden, al menos, a 12 de las más de 30 líneas de investigación que acumula el macrosumario del caso Villarejo. Según varios oficios policiales a los que ha tenido acceso EL PAÍS, los agentes de la Unidad de Asuntos Internos (UAI) de la Policía han encontrado en los cuadernos “anotaciones relativas” a la pieza principal de la instrucción, conocida como Proyecto King, y a otras 11 piezas separadas: incluido, sobre la Operación Kitchen, la trama parapolicial de espionaje a Luis Bárcenas que ha provocado la imputación de María Dolores de Cospedal, ex secretaria general del PP.

Los agentes de la UAI detallan al juez Manuel García-Castellón, instructor de la Audiencia Nacional, que las agendas de Villarejo componen una especie de “diario personal” destinado a “la lectura privada de quien las confeccionó”. Unos apuntes elaborados entre 2007 y 2016 a modo de “registro”, donde se incluyen las presuntas “actividades”, “citas o comunicaciones mantenidas con terceros”, así como las fechas en que se produjeron y una “breve descripción del objeto de las mismas”.

Kitchen. La policía ha elaborado un informe centrado en la operación de espionaje al extesorero popular perpetrada en el seno del Ministerio del Interior en 2013 para tratar de arrebatarle supuestamente documentos comprometedores para altos cargos del PP tras estallar el escándalo de los papeles de Bárcenas, publicados por EL PAÍS el 31 de enero de ese año. Según fuentes jurídicas, este documento de Asuntos Internos resalta los motes o siglas con los que Villarejo se refería a los principales implicados en la trama —como “Chisco”, usado presuntamente para referirse a Francisco Martínez, secretario de Estado de Seguridad con el ministro Jorge Fernández Díaz—. Y también distingue tres etapas: una previa a la puesta en marcha de la Operación Kitchen como tal, donde se trataría de boicotear las pesquisas sobre la trama Gürtel; una segunda donde montan el despliegue para captar al chófer de Bárcenas; y una tercera donde se aparta presuntamente a Villarejo del dispositivo, según sus notas.

En el auto de imputación de Cospedal, el juez ya incidió en que un recorrido por las agendas permite dibujar un “cronograma temporal” de los incidentes “más relevantes” de Kitchen. Una de esas nuevas anotaciones, a la que ha tenido acceso EL PAÍS, se produjo presuntamente el 20 de febrero de 2013, solo 20 días después de la publicación de los papeles de Bárcenas y justo en las semanas en las que el PP accedió a la sala de la sede de Génova donde el extesorero guardaba sus ordenadores y sus papeles. Aquel día, Villarejo escribió que había conversado con Francisco Martínez y anotó: “Grabaciones Bárcenas”. Más adelante, el 16 de julio de ese año, volvería a apuntar algo similar tras hablar de nuevo con el entonces secretario de Estado: “Problemática por posibles grabaciones LB”. Los populares temían en aquel momento que el extesorero, que confesaría en julio de 2015 ante el juez, guardase audios de cargos del partido.

Dina. Otras anotaciones están relacionadas con la pieza 10, conocida como caso Dina, vinculada con el robo del móvil de una asesora de Pablo Iglesias (Podemos), de cuya tarjeta se encontró una copia exacta en casa de Villarejo y parte de la cual fue reproducida en varios medios a principios de 2016. Según destaca la policía, han localizado 40 nuevos apuntes supuestamente vinculados con ello: la mayor parte, citas con periodistas, aunque también consta una supuesta conversación con José Luis Olivera, entonces director del Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado: “Propone dar datos de Pod. a los cesis, poco a poco”, escribió Villarejo en febrero de ese año.

King, Iron y Land. Asuntos internos destaca en sus oficios el resto de piezas afectadas. La primera es la principal: bautizada como King y que trata sobre el uso por parte de Villarejo de bases de datos policiales para elaborar un informe para desprestigiar al ministro de Hidrocarburos de Guinea Ecuatorial, Gabriel Mbega Obiang Lima, hijo del presidente del país, Teodoro Obiang, y enfrentado en la sucesión de este a su hermano Teodorín.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Otras dos piezas de calado afectadas por las recientes revelaciones son los números 2 y 3, llamadas respectivamente Iron y Land, que ya han sido enviadas a juicio. La Audiencia Nacional prevé celebrar una macrovista oral sobre ambas el próximo otoño. Iron versa sobre otro encargo a Villarejo por parte del bufete de abogados Herrero & Asociados para espiar a un despacho rival. Land aborda la guerra familiar de los Cereceda, impulsores de la urbanización de lujo La Finca, en Pozuelo de Alarcón (Madrid).

Compañías y empresarios. La Policía ha detallado al juez que ha encontrado otras anotaciones de Villarejo relacionadas con supuestos proyectos encargados por importantes compañías del país y empresarios. Según sus oficios, constan apuntes que podrían tener conexión con la pieza 4, donde se contrató presuntamente al comisario para frenar la extradición a Guatemala del naviero español Ángel Pérez Maura, acusado de sobornar a altos funcionarios del país centroamericano. También, sobre la pieza 9, donde se investigan los trabajos ejecutados para el BBVA por la trama del antiguo agente de la Policía Nacional —donde se encuentra imputado el propio banco como persona jurídica y su expresidente Francisco González—.

Otras piezas afectadas por las anotaciones de las nuevas agendas son la 12 (sobre un enfrentamiento entre el Grupo Planeta y Kiss FM); la 21 (sobre los encargos de Repsol y Caixabank para espiar presuntamente al expresidente de la constructora Sacyr); la 25 (sobre un supuesto encargo de la empresa Persán); la 26 (proyecto Kids) y la 29 (proyectos Grass y Hacha). Los agentes también han buscado referencias sobre la pieza 18, donde estuvo imputado Mauricio Casals (directivo del grupo Atresmedia), pero no encontraron ninguna explícita.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS