Especial Opinión | Indultos del ‘procés’: un debate sobre España

La decisión de dejar en libertad a los líderes independentistas catalanes ha provocado una reflexión colectiva llena de claroscuros sobre sus causas, su justificación y su utilidad. Estos artículos pretenden contribuir al debate sobre una cuestión de alto voltaje político que marcará al Gobierno de coalición

“La razón fundamental de los indultos es su utilidad para la convivencia. Sacar a estas nueve personas de la cárcel que representan a millones de catalanes es un rotundo mensaje de concordia. Esta decisión no les afecta a ellos, se dirige a toda la sociedad”. Esta es la idea fundamental con la que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, justificó así en el Liceo de Barcelona su decisión de conceder indultos parciales a los nueve líderes independentistas catalanes condenados por el llamado procés. Los indultos serán oficiales este martes en el Consejo de Ministros y supondrán el fin de sus condenas, después de más de tres años en prisión.

Hace casi un mes después que el Gobierno de España empezó a transmitir la idea de que había tomado esta decisión. En este tiempo, argumentos a favor y en contra han ido escalando en intensidad. Desde el propio Sánchez, que contrapuso la decisión a un afán de “venganza”, hasta quienes desde el independentismo rechazan los indultos por insuficientes, o el líder de la oposición, Pablo Casado, que este lunes habló de “cambio de régimen”. Entre medias, caben estas opiniones:

Editoriales: “Una decisión trascendental y polémica”

Pedro Sánchez, tras el Consejo de Ministros.

Cambio de inercia

Los indultos tienen sentido como intento de modificar la nefasta dinámica catalana
People protest in front of the Liceu theatre in Barcelona on June 21, 2021 where Spanish Prime Minister Pedro Sanchez is expected to outline his government's plans to pardon the jailed Catalan separatists behind a failed 2017 independence bid. (Photo by Josep LAGO / AFP)

A los catalanes

La mejor manera de reconducir la crisis es a través de iniciativas políticas que primero rebajen la tensión, y progresivamente recuperen luego en la sociedad catalana espacios de sintonía con el proyecto democrático español
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (en el centro), durante el Consejo de Ministros que ha aprobado los indultos a los condenados por el procés catalán, rodeado de las vicepresidentas primera, segunda y cuarta, y del ministro de Justicia.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (en el centro), durante el Consejo de Ministros que ha aprobado los indultos a los condenados por el procés catalán, rodeado de las vicepresidentas primera, segunda y cuarta, y del ministro de Justicia.La Moncloa

Tribunas: un amplio espacio de duda

Entre las firmas a las que EL PAÍS ha invitado a contribuir a este debate hay escritores, juristas y expolíticos, que tanto a favor como en contra han expuesto las inquietudes y contradicciones que genera la decisión, a pesar de la rotundidad de los mensajes políticos.

Fernando Savater | Indulgencia plenaria

La justificación de los indultos que dará el Gobierno como medio para “fomentar la convivencia en Cataluña” es peor que los indultos mismos; lo que fomenta la convivencia democrática es el respeto y el temor a la norma compartida

Javier Cercas | Un acto de fe

A los partidarios se nos podrá acusar de estar confiando en la medida de gracia. No tengo nada que reprochar a quienes no lo hacen. Solo espero que sean ellos quienes se equivoquen

José María Lasalle | Indultos y concordia

La medida de gracia a los presos del ‘procès’, que una mayoría considera temeraria e injusta, puede crear un escenario donde se agudice la discordia

Tomás de la Quadra-Salcedo | Gracia y justicia

Si se concede el indulto, urge recuperar en el Código Penal la figura del delito contra la forma de gobierno que sancione la conducta de autoridades que actúen ilegalmente contra el sistema constitucional
Manifestación contra los indultos del gobierno a los líderes  independentistas catalanes en la Plaza de Colón en Madrid.
Manifestación contra los indultos del gobierno a los líderes independentistas catalanes en la Plaza de Colón en Madrid.Andrea Comas

Las firmas de EL PAÍS

El debate está afectado por aspectos controvertidos como la utilidad o no de los indultos para destensar la situación en Cataluña; la necesidad que el Gobierno tiene del apoyo independentista en el Congreso; la falta de arrepentimiento de los condenados; la oposición del Tribunal Supremo; o la ausencia de propuestas alternativas de la oposición. Las firmas habituales de EL PAÍS recogen estos aspectos:

Soledad Gallego-Díaz | Lo que importa es la no reincidencia

El Partido Popular corre el riesgo de cerrarse todas las vías de diálogo en Cataluña a cambio de acorralar al Gobierno

Juan Luis Cebrián | El reencuentro

Es obvio que para tratar de arreglar el destrozo que los facciosos todavía presos han generado en Cataluña resultará bueno que dejen de dar órdenes a sus acólitos desde la cárcel

Máriam Martínez-Bascuñán | La calle como trinchera

El Estado más fuerte es aquel que es capaz de condenar, asegurar que se cumple la ley e indultar, si así lo considera, pensando en el interés general y la convivencia

Javier Marías | Excarcelaciones

Lo grave es que la Generalitat, que se pretende “democrática”, no se aparte de la ANC en el acto y no repudie sus planes

Víctor Lapuente | Obispos y empresarios

No sé si los indultos son útiles políticamente para resolver el problema catalán. Pero mantener en prisión a unos políticos es inútil socialmente

Daniel Gascón | El poder se perdona a sí mismo

La razón principal para conceder el indulto es la principal razón por la que el presidente del Gobierno hace las cosas: le ayuda a mantenerse en el poder


Puede leer todos los contenidos de Opinión de EL PAÍS en nuestra web o seguirnos en Facebook, Twitter e Instagram.

Normas

Archivado En