Hallado el cadáver de un joven que desapareció el sábado en el río Pisuerga en Valladolid

La víctima, de 21 años, se metió en el agua en una zona no habilitada para el baño

Tareas de búsqueda del joven desaparecido este sábado en el río Pisuerga, en Valladolid.
Tareas de búsqueda del joven desaparecido este sábado en el río Pisuerga, en Valladolid.Junta de Castilla y León

Efectivos de emergencias han encontrado este domingo el cadáver de un joven de 21 años que desapareció el sábado por la noche en el cauce del río Pisuerga a su paso por la ciudad de Valladolid. Las operaciones de búsqueda del muchacho comenzaron cerca a las 22.00, cuando el 112 de Castilla y León recibió una llamada de socorro desde uno de los embarcaderos próximos al agua, una zona muy frecuentada en verano por jóvenes para bañarse o reunirse, pero que no está habilitada para el baño.

Los bomberos, la Policía local, Protección civil, la asociación de salvamento y rescate de Castilla y León y un equipo de sanitarios se desplazaron hacia el lugar, pero tuvieron que cancelar la búsqueda cuando cayó la noche y la falta de visibilidad imposibilitaba seguir con el rastreo. Los trabajos se han reanudado este domingo por la mañana, cuando se ha hallado el cuerpo.

El fallecido era de origen senegalés, según fuentes de la delegación del Gobierno. La víctima se encontraba con al menos una de sus hermanas y varios amigos cuando se metió en el agua, según los testimonios recopilados. Entonces, le escucharon gritar pidiendo ayuda y le perdieron de vista. Los servicios de emergencia encontraron las pertenencias del joven en la zona en la que fue visto por última vez con vida.

El embarcadero se encuentra cerca del puente de la Condesa Eylo y el cadáver ha sido rescatado a unos 200 metros de ese punto del barrio de La Rondilla, cerca del parque Ribera de Castilla y de la desembocadura del río Esgueva en el Pisuerga. Esta zona no está habilitada para el baño, al igual que en otros embarcaderos que el río tiene por la ciudad. La playa fluvial de Las moreras, a apenas unos minutos caminando de la zona del fallecimiento, sí que está delimitada y es muy habitual que los vallisoletanos naden en ella en verano.

Los bomberos de Valladolid han recibido en la mañana de este domingo otra llamada de auxilio de una joven que no podía salir del río y se había sujetado a unas ramas. Finalmente ha podido abandonar del agua por sus medios y no ha sido preciso el rescate. Este aviso ha llegado desde las inmediaciones del museo de la Ciencia, a unos tres kilómetros del lugar en que falleció el joven este sábado.

Hace poco más de un año un hombre de 36 años también murió ahogado en el Pisuerga. El varón se lanzó al agua en estado de embriaguez para intentar llegar a nado a la otra orilla, pero desapareció y su cuerpo se encontró cuatro días después en el río.

Los especialistas en rescates subacuáticos insisten en que, pese a que la superficie del río parezca tranquila puede haber fuertes corrientes en la profundidad, así como vegetación o cambios térmicos que puedan limitar la movilidad del bañista y producirle hipotermias.

Sobre la firma

Juan Navarro

Colaborador de EL PAÍS en Castilla y León, Asturias y Cantabria desde 2019. Aprendió en esRadio, La Moncloa, en comunicación corporativa, buscándose la vida y pisando calle. Graduado en Periodismo en la Universidad de Valladolid, máster en Periodismo Multimedia de la Universidad Complutense de Madrid y Máster de Periodismo EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS