Sánchez quiere hacer de España “el Hollywood de Europa”

El presidente pretende convertir el país en un gran polo de producción audiovisual con el respaldo de los fondos europeos

Pedro Sanchez escucha al español Manuel de las Torres, ingeniero espacial de la NASA, frente a una réplica del Perseverance, el último vehículo enviado a Marte. En vídeo, declaraciones de Sánchez sobre las plataformas de información y entretenimiento. IRFAN KHAN / POOL / EFE. VÍDEO: EFE

No hay nada para un presidente español como salir de casa para encontrar un ambiente completamente diferente y muchos más aplausos que críticas. Pedro Sánchez lleva ya dos días en EE UU, en una gira de marcado contenido económico, y en esas 48 horas ha escuchado muchas más alabanzas que reproches, al contrario de lo que sucede en la política española. El jueves, Sánchez encontró un respaldo claro de representantes de Universal, Netflix y HBO por el apoyo del Gobierno español a los rodajes de series y películas de estas grandes plataformas y estudios, sobre todo a través de la concesión de visados rápidos para viajar a España.

El presidente español, que visitó los estudios Universal, en el corazón de Hollywood, se creció tanto en ese ambiente favorable que planteó un objetivo ambicioso: “Aspiramos a convertirnos en el Hollywood de Europa”. España, sobre todo a través de Netflix, que ya ha creado una sede de producción en Madrid en alianza con Sequoia, ya se está convirtiendo en un lugar clave de rodajes de superproducciones internacionales, algo que ya había sido históricamente. Varias series importantes, como una nueva temporada de Juego de Tronos, se van a rodar en suelo español.

Pero la idea del Gobierno, que cuenta para ello también con el gran fondo de reconstrucción europeo aprobado para paliar las consecuencias económicas de la pandemia de covid, es ir más allá y hacer de España un gran polo audiovisual que atraiga a todas las grandes plataformas no solo para rodar, sino para instalarse permanentemente también con posproducción, efectos especiales y todo lo que implica innovación en la industria y creación de puestos de trabajo. Eso sí, el polémico asunto fiscal —estas grandes plataformas pagan una cantidad mínima en España— esta vez no estuvo en el contenido de las reuniones, a pesar de que Sánchez sí se lo ha reprochado públicamente en alguna ocasión.

El segundo día del viaje de Sánchez en EE UU estuvo así centrado en buscar inversiones en el sector audiovisual y también en el aeroespacial. El presidente visitó una sede de la NASA en California donde trabajan una treintena de ingenieros españoles. Otro de los PERTE, los planes de inversión que derivan del gran fondo de reconstrucción, está pensado precisamente para este sector.

El tercer hito del día era defender el español en la capital más hispana de EE UU, Los Ángeles, y en la universidad con más hispanistas, la pública UCLA. Allí, con Luis García Montero, director del Instituto Cervantes, Sánchez confirmó que se abrirá otra sede de este organismo en la ciudad y pretende hacer de ella una especie de “casa de lo hispano, una apuesta estratégica por el español” en un país con 43 millones de hispanohablantes, y cuyo número está en ascenso. Se calcula que en 2060 EE UU será el segundo país del mundo con más hispanohablantes, después de México, y por tanto, muy por delante de España.

Sánchez remata este viernes su viaje en el corazón tecnológico mundial, en Silicon Valley, con una visita a Apple, donde se verá con su consejero delegado, Tim Cook, y mantendrá un encuentro con varias compañías. El presidente, en un gesto novedoso, va acompañado en el avión oficial de un grupo de cinco representantes de star-ups españolas —habitualmente van ejecutivos de grandes empresas del Ibex a este tipo de viajes— para tratar de presentarlas en todas las reuniones como ejemplo de proyectos innovadores y en los que los fondos de EE UU pueden invertir. Viajan con Sánchez los máximos responsables de Red Points, Laura Urquizu; de Rated Power, Andrea Barber; de Adara Ventures, Alberto Gómez; de Wall Box, Enric Asunción, y de Carto, Javier de la Torre.

La Moncloa quiere ofrecer así una imagen completamente diferente de España, como un país moderno e innovador que puede ser puntero en el sector tecnológico —estas cinco empresas están especializadas en eso—, en producción audiovisual o incluso en tecnología aeroespacial. En sus entrevistas televisivas, el presidente compagina la venta de esta nueva España, como gran país para invertir y que pronto recibirá los importantes fondos europeos, con un mensaje político: con el profundo cambio de Gobierno que acaba de llevar a cabo, con la salida de siete ministros, él también quiere modernizar el Ejecutivo e iniciar una nueva etapa centrada en la recuperación. Durante todo el viaje, Sánchez trata de lanzar mensajes positivos y evitar las polémicas que dominan la política española. Sin embargo, en cuanto regrese a Madrid, el sábado, la oposición le estará esperando para recuperar la dinámica habitual, muy alejada del buen tono y los aplausos de empresarios que ha tenido estos días en EE UU.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50