Predicción meteorológica

Teruel y Zaragoza, bajo aviso rojo por temperaturas de hasta 43°

El fin de semana se producirá un alivio térmico por la entrada de una borrasca atlántica

Varias personas se refrescan este jueves en el parque Juan Carlos I de Madrid.
Varias personas se refrescan este jueves en el parque Juan Carlos I de Madrid.Javier Lizón / EFE

Segundos avisos rojos del verano, que de momento se salda con altas temperaturas, pero sin olas de calor. Teruel y Zaragoza se encuentran este viernes en alerta máxima por temperaturas de 42º, que pueden llegar a 43º en la ribera del río Ebro y zonas bajas del Bajo Aragón, mientras que toda la mitad oriental de la Península tiene activos avisos naranjas o amarillos. Se trata del último apretón del calor debido a una “breve” entrada de una masa de aire africana, muy cálida, seca y estable, el jueves pasado, tras una semana en la que han arreciado las temperaturas. Sin embargo, la llegada de una borrasca atlántica aliviará, poco a poco, los termómetros, avanza Ricardo Torrijo, portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

¿Llegarán a batirse récords de temperatura? En el aeropuerto de Zaragoza, la temperatura máxima absoluta es de 44,5 grados alcanzados durante la ola de calor de julio de 2015. “Va a depender de si las bocanadas de viento cálido pasan o no por Zaragoza. Parece que el modelo da muy justa la franja pero, si no es en Zaragoza, doy por hecho que cerca habrá observatorios de la red principal de Aemet que se superarán”, comenta el divulgador científico y experto en el clima de la zona Vicente Aupí, al que le preocupa los valores que se pueden alcanzar en Hijar, Alcañiz o Caspe (Zaragoza). En Teruel, el récord está en 40,2º el 10 de agosto de 2012.

Además de los avisos rojos de dos de las provincias de Aragón, hay avisos de menor importancia en otras nueve comunidades. Bajo avisos naranjas, el segundo de una escala de tres, están Andalucía, Baleares, Castilla-La Mancha, Cataluña, Murcia, Navarra, La Rioja y Comunidad Valenciana, mientras que la Comunidad de Madrid tiene aviso amarillo, el más bajo del sistema de Meteoalerta.

Así, se esperan 41º en Valencia, con hasta 42º en el sur de la provincia, 40º en la vega del Segura y el noroeste de Murcia, la ribera del Ebro de La Rioja y de Navarra, Huesca, La Mancha albaceteña, Guadix, Baza y la cuenca del Genil (las tres en Granada), la campiña cordobesa, Cazorla y Segura y el valle del Guadalquivir de Jaén. Las temperaturas alcanzarán 39º en Mallorca y el Ampurdán (Girona), y 37º en el Pirineo de Lleida y la serranía de Cuenca, todas estas zonas bajo aviso naranja o riesgo importante. Destaca el contraste de estas temperaturas con los apenas 21º de máxima de A Coruña o los 22º de Oviedo.

Por la noche las mínimas también serán muy altas, con noches tropicales, en las que las mínimas no bajan de 20º. Jaén, Córdoba y Alicante los termómetros no registrarán menos de 24º seguida de Albacete, Sevilla, Tarragona, Valencia, Toledo, Zaragoza, Murcia, Madrid, Huesca, Girona, Cuenca, Castellón, Cádiz, Cáceres y Albacete entre otras, donde los termómetros oscilarán entre 21 y 23º.

Además, de la mano de la masa de aire africano, la calima o polvo en suspensión continuará afectando a la Península este viernes. Pero este viernes también comenzará a circular la borrasca atlántica y la situación cambiará de cara al fin de semana, porque llegan lluvias y bajará la temperatura de forma escalonada a medida que la borrasca se extienda y rompa la cuña anticiclónica, que ha traído las altas temperaturas. Un frente asociado a dicha borrasca afectará este viernes a Galicia y a la cornisa cantábrica, donde dejará lluvia.

El sábado se prevé un “descenso notable” de las máximas en el valle del Ebro y Pirineos, aunque persistirán los valores significativamente altos en puntos del sudeste peninsular y de las Islas Baleares, que seguirán afectados por la masa de aire africana, con 40-42º en interiores de Murcia y Almería y zonas de Málaga. Andalucía, Baleares, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana y Murcia aún seguirán bajo aviso naranja. A lo largo de esta jornada, en provincias del interior peninsular se empezará a notar un respiro: en capitales como Madrid y Toledo los valores no pasarán de los 31 y 33º.

El domingo, el alivio térmico llegará a las zonas donde resistía el calor intenso ―en la mitad este peninsular y Baleares, de forma notable en este archipiélago, y en áreas del sudeste―. Las máximas solo superarán los 34-36º en el valle del Guadalquivir, puntos de Málaga, Albacete e interior de Murcia. Aemet espera que las temperaturas se hayan normalizado el lunes, con valores en lo habitual “o algo inferiores para finales de julio”, pero con una tendencia a subir entre el martes y el jueves, para volver a bajar a partir del viernes.



Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50